Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Los cuatro mandamientos

Jorge Luis González Suárez, en Primavera Digital

Plaza, La Habana.- El conjunto de libros conocido por la Biblia, contiene en sus inicios uno de los principios fundamentales de la religión: los diez mandamientos. Los cubanos de acá hemos tenido la necesidad de adaptar estos elementos y reducirlos a cuatro, pero que se ajustan a los problemas que padecemos y funcionan a cabalidad.

Los cuatro términos usados por nosotros son: “buscar, luchar, resolver e inventar”. Estas palabras de por si son aplicables en cualquier lugar del mundo a conceptos y acciones de la vida. En Cuba sin embargo, gozan de una connotación y preferencia en el argot diario con el cual todos nos entendemos. Ningún extranjero que no viva o aun que viva dentro de nuestro territorio, puede comprender a cabalidad este lenguaje, que tiene sus propias claves.

El primero de dichos vocablos es buscar. Aquí se entiende por hallar un producto o servicio que no está en el mercado común. Esto que en otro sitio se encuentra con facilidad porque está al alcance de cualquiera o se encuentra a través de las redes tecnológicas aquí es muy difícil de solucionar.

Otra interpretación de buscar es la manera de hacer dinero a través de algún negocio sea este lícito o no. Una frase que es muy común escuchar en el medio es, “ando en la búsqueda”. Significa que vende algo deficitario a un precio mayor para obtener alguna ganancia. El objeto que comercializa puede que se haya obtenido también por medio de la sustracción en un punto estatal y por tanto se negocia al criterio de la persona.

Luchar es trabajar. Se lucha cuando con esfuerzo usted consigue adquirir determinado beneficio económico. Podemos entenderlo además si se realiza una operación que redunde en cierta ganancia monetaria. Ambas formas pueden ser legales o no según el caso, aunque el aspecto común es que para llegar a la utilidad, se pasa bastante trabajo, por lo cual oímos con frecuencia decir que se pasa mucho trabajo para trabajar.

Si nos referimos a la expresión resolver estamos en presencia de una de las problemáticas más constantes de los nativos. Usted puede resolver un artículo que no se halla con facilidad. Otra faceta de este concepto “sui generis” es que usted tenga que solucionar algo que implique trámites en dependencias oficiales. El hecho concreto es que ante las dos causas la consecuencia nos lleve a la pérdida de tiempo y tener que realizar un gran esfuerzo para lograr el objetivo.

La última locución es el más significativo de los cuatro mandamientos. Inventar no es exactamente aquello que usted encuentra como definición en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española; crear algo nuevo. Aquí entendemos por inventar hacer una acción que nos permita obtener dinero por intermedio de un negocio casi siempre ilegal, o sea que no se crea nada novedoso, sino que se trafica con algo que de ganancias.

Las cuatro sentencias son el producto de la forma de vida que han llevado los ciudadanos durante casi toda la etapa revolucionaria y que han obligado a una manera de subsistencia muy personal del pueblo. Cada cual trata de lograr hallarle una solución a los múltiples y cotidianos problemas que enfrenta cada día.

Me pregunto ¿qué sucederá con la aplicación de los actuales cambios en el modelo de la economía? ¿El reinicio de las relaciones Cuba-Estados Unidos traerá las tan esperadas mejoras? Si esto sucediera, entonces desaparecerían las ideas que reflejan estas palabritas y las condiciones mejorarían, aunque como muchos soy escéptico. Debido a mi avanzada edad repito la opinión de muchos, estos cambios -si se dan- serán para una generación futura; yo no pienso verlos.