.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Las Timbiri-shoppings

Jorge Luis González Suárez, Primavera Digital

Plaza, La Habana.- Una Timbiri-Shopping es una tienda liliputiense en divisa. Equivale a una célula comercial miamense. El trasplante se ha desarrollado en esta nueva etapa como algo nuevo. Resulta un engendro difícil de concebir. Se trata de dar imagen diferente. Al final, es una quincalla con coloretes.

El surtido es peculiar. Difiere del estatal. Se puede encontrar lo mismo un tubo de pasta Colgate que unos tennis Converse. Uno al lado del otro. Todo está así. No hay división por departamentos.

La venta excluye los alimentos. Esos están limitados a otro entorno.

La variedad depende de la mercancía que llegué de "allá". Encontramos en cada una la repetición de cosas parecidas.

Los locales tienen categorías. Ya hay hasta pequeñas boutiques. La estantería y luces indirectas son preciosas. Los precios sí que no son lindos. Las clases que pueden los pagan. El vulgo se debe contentar con mirar. Unos usan. La gran mayoría se queda con la esperanza. Si no tiene FE (familiar en el extranjero), adiós Lola.

El lugar del establecimiento es una sala o un garaje. El sitio de recibir visitas ha cambiado. Ahora es la cocina. Los dueños priorizan sus intereses. El diseño varía poco. Ropas colgadas en percheros y artículos similares. Algunos ya tienen hasta maniquíes. El atiborramiento produce sensación de llenura. Tratamos de adaptar la mirada a nuevos tiempos por venir.

Los nombres son fabulosos: Chantal, La Guadalupeña. Existe una en Carlos III llamada. X-Treme. No sé si tiene patente de marca. Usa una denominación internacional. El cuchitril quiere dar aires de grandeza. La aspiración de crecer está latente. Esto es muy bueno. El marketing parece que ha dado algún resultado.

El sumum está en Marianao. Es una ex-tienda llevada al nuevo sistema. Forma una combinación de Photo-Service con trapos importados. Algunos servicios se pueden pagar en la conversión equivalente. El nombrecito sí que es original: Wao. Los precios hacen honor al calificativo. Usted los mira y exclama: ¡Wao!

El espectáculo que brindan tantos mini-establecimientos es fabuloso. Cada hueco vacío se ha llenado. Tratan de dar una imagen de riqueza. Las calles comerciales comienzan a despertar. El progreso es ilusorio. Aun así es agradable. Este despertar es interesante. La realidad aún está distante. Buscar nuevos horizontes es propio del ser humano.

La atención no siempre es destacada. Falta cultura mercantil. La frase: ¿en qué puedo servirle?, falta a veces. Las nuevas generaciones no saben del pasado. Están los más despiertos que aprenden rápido. Estos aplican técnicas comerciales. Son los menos por desgracia. Llegar a esta fase cuesta trabajo. Los más capacitados triunfarán.

¿Quiénes son los dueños? Resulta pregunta interesante. El capital inicial también viene de afuera. Otra variante es la de los poderosos internos. Estos últimos eran los ex grandes funcionarios. Aquellos que viajaban al exterior. Antes criticaban a los capitalistas. Hoy juegan a serlo. ¡Cómo cambian los tiempos, Venancio! ¿Qué te parece? Así es la letra de una canción tradicional que adquirió sentido moderno.

Comparo estos engendros con los negocios de ayer. ¡Qué gran diferencia! Aquellos invitaban a comprar. Estos, a ver sin adquirir. Falta una verdadera apertura. Necesitamos desarrollo mental y económico. La política actual no brinda esas condiciones. El maquillaje que se ha dado no cambia las cosas. Seguimos empantanados. La gente quiere pero no puede.

Los cubanos son emprendedores. Tratan de salir adelante. Queda demostrado con lo que vemos. La iniciativa está presente. Falta la oportunidad que no se brinda. Se imponen trabas. La cúpula no quiere ceder espacio ni soltar el poder. Así no vamos a ningún lado. Si queremos progresar, hay que dar libertades.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN