.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Las prioridades de Raúl Castro

Jorge Olivera Castillo, Primavera Digital

Centro Habana, La Habana.- Con más de cuatrocientas detenciones por motivos políticos, ocurridas en el pasado mes de noviembre, el régimen reafirma su perfil represivo.

Las señales que podrían indicar un cambio en las perspectivas, respecto a la forma de abordar el tema de los derechos fundamentales de los ciudadanos, siguen ausentes de un contexto cada vez más crispado y abierto a acciones de máxima brutalidad por parte de agentes y colaboradores de la policía política, sin que existan los recursos legales para tramitar una demanda con posibilidades de que prospere.

En Cuba, el Ministerio del Interior cuenta por prerrogativas extra constitucionales, algo que garantiza la impunidad en la consumación de golpizas, detenciones arbitrarias, actos de repudio y condenas a prisión, estas últimas, como es de esperar, sin las correspondientes garantías procesales.

Ser atacado, verbal o físicamente, por personas afines al partido comunista es una probabilidad que crece en la medida que aumenta la discreción o las órdenes explícitas para acometer estos actos, siempre mostrados como gestos espontáneos del pueblo frentes a las actitudes "contrarrevolucionarias".

Alarma saberse expuesto a todo tipo de represalias, al amparo de la noche o por medio de un presunto accidente, mientras se camina por la vía pública.

Ningún agravio se puede descartar en un escenario donde impera la ley del más fuerte, en este caso, el Estado y el Gobierno, representados por el partido único.

La vieja mentalidad prevalece, por encima de la necesidad histórica de desbloquear el sistema que ha enraizado el parasitismo social, la intolerancia, el voluntarismo, la improductividad y las corruptelas a un nivel tal que su reducción tardaría varias décadas.

Raúl Castro no será el abanderado de una reforma que ponga a un lado las obsoletas directrices del socialismo real.

Se puede asegurar que es, y seguirá siendo, el fiel guardián de una ideología que se extinguirá en la medida que la vejez impida el ejercicio de las funciones intelectuales del núcleo principal de la nomenclatura o la muerte imponga su inapelable veredicto.

En su fase final, el régimen intenta mostrar cierta cordura en el ámbito económico, posiciones a menudo sobreestimadas y carentes de muchos requisitos para pronósticos favorables.

Los espacios cedidos para el ejercicio de empleos no estatales, la mediatizada reforma migratoria y las ponderadas permisividades en el entorno cultural, responden a una estrategia de supervivencia de las élites y no a una nueva visión fuera de los cánones políticos vigentes desde la década del 60 del siglo XX.

Si por un lado los indicadores productivos se mantienen deprimidos, realidad que pone en entredicho la veracidad de los discursos oficiales en lo tocante a un paulatino despertar de la industria y el comercio nacionales, por otro se destacan las estadísticas de personas que ha sido objeto de la ira gubernamental por no callar sus discrepancias. Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), el número de cubanos procesados y detenidos temporalmente supera los 5000 en lo que va de 2012. El año anterior hubo 4 123 personas en la lista.

Si a esto sumamos las agresiones físicas o verbales que semanalmente ocurren a lo largo y ancho de la geografía insular, es poco lo que hay que agregar para cerciorarse de que los principales fundamentos de la dictadura se conservan intactos.

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN