Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Las cosas que se dicen a diario

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- Un escritor fracasado, reciclado felizmente como bloguero y fotógrafo, en medio de un inexplicable ataque de misantropía la emprende contra Cubanet, su director y por extensión, contra el resto de la prensa independiente. El gobierno cubano inexplicablemente retira su visto bueno al periodista español Mauricio Vicent, corresponsal residente del diario español ‘El País’ y la cadena SER. El gobierno cubano retira el PRE (permiso de residencia en el extranjero) al líder de estado de SATs. Algunos han dicho que lo hicieron para ¡complacer a Marta Beatriz Roque!

Pero esto, es en realidad poco. Más sobresaliente sin duda razonable alguna son las declaraciones de Rafael Maturana, secretario general de RSF (reporteros sin fronteras) en España a Débora Ramírez de http://www.prnoticias.com/index.php/periodismo/559-periodismo/20108674-el-cpi-cubano-pincha-el-telefono-y-controla-los-correos-de-los-corresponsales: Según reporta Débora, dice Maturana: “Los periodistas en Cuba no lo tienen nada fácil, la censura que ejerce el Régimen ha eliminado por completo a la prensa independiente del país y sólo algunos blogueros resisten”.

Este gallego tiene que ser o bobo o mal intencionado. Me pregunto, y doy por sentado que Internet debe tener: ¿Por qué habla tanta porquería? ¿Por qué este señor que supuestamente defiende los intereses de este gremio, desconoce lo que se hace a diario desde Cuba? ¿Será qué los veinte millones de USAID no alcanzan y el gallego Maturana, para “que alcancen para algo o alguien” se adelantó en decir que los periodistas independientes no existen? ¿Estará en defensa de algo? ¡Con amigos como estos, quien quiere enemigos!

A pesar de lo que personas como Maturana repiten hasta el cansancio, la prensa nacional independiente no ha parado su labor informativa antes, durante y después de la Primavera Negra de 2003. Pero claro, él no parece haberse dado cuenta. Su información de portada, lomo y contraportada sobre la Isla, no le dio para más. Es muy bueno que el Sr. Maturana tenga en cuenta que ser periodista independiente es estar dispuesto a buscarse problemas con un gobierno que puede sancionarlo a veinte años de cárcel. Luego de esto, ¿de veras cree Maturana que a un periodista independiente pueda importarle un ardite para decirlo como en su tierra, un problema (otro más) con él, con RSF o con cualquier sapingo que salga por ahí?

¿Cómo se atreve este señor a firmar el certificado de defunción para la prensa independiente que el régimen cubano aún no ha expedido? La prensa nacional independiente sale diariamente por Cubanet y desde este espacio Primavera Digital. Pero claro, esto parece no convenir a determinados intereses, que Maturana defiende.

Los esfuerzos por silenciar a la prensa independiente se van más allá de la impronta represiva del régimen militar de la Isla. Algunos incluso se han esforzado por tratar de borrarla o por sustituirla con sucedáneos como hace el régimen con el café. Luego de más de diez años de servicio, personas como Maturana llegaron a afirmar que la disidencia light de rumberos, raperos, trovadores, pintores, académicos, blogueros, etc., son los únicos en firmar sus trabajos desde la Isla y de pronunciarse en pro de la democracia. Esto ni los propios blogueros (a quien mucho respetamos) ni ninguna persona básicamente decente y superficialmente informada, en Cuba o fuera de ella, se hubiera atrevido a afirmarlo.

Forma parte de lo que se dice a diario por allá lejos, con Prisa y en familia. ¡Qué le vamos a hacer!