.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La verdad sobre el sistema penitenciario cubano

Dania Virgen García, Primavera Digital

San Miguel del Padrón, La Habana, (PD) Numerosas protestas han tenido lugar en varias prisiones del país debido a las mentiras de la prensa oficial sobre la prisión del Combinado del Este y especialmente lo divulgado en el periódico Granma por la periodista Dalia González Delgado.

En la mañana del día 10 de abril, reclusos de distintas prisiones, como Agüica, Quivicán, Guanajay, Las Mangas, Las Tunas, la prisión para enfermos del VIH-SIDA de San José de las Lajas, Boniato, Mar Verde, Kilo 8, El Pre de Villa Clara, Morón, Ariza, Guantánamo, Holguín y la 1580, además de los internos de varios campamentos, se manifestaron por vía telefónica, desmintiendo lo expuesto en el periódico Granma y en el Noticiero de la TV.

En la prisión del Combinado del Este, decenas de presos se quejaron de lo publicado por la periodista. Según los reos, esta filmación fue realizada el pasado mes de marzo, cuando se cumplía un año de los diez videos filmados clandestinamente que mostraron la verdadera situación en esa cárcel.

Refieren que los periodistas visitaron un área del Hospital Nacional de Reclusos (HNR) y el edificio tres, donde se halla el destacamento de los Cuellos Blancos (los ex funcionarios condenados por casos de corrupción), que fueron los profesores que salieron por la televisión dando clases a los presos paramilitares.

Los presos informaron que cuando estaban filmando, varias decenas de presos gritaron vivan los derechos humanos, abajo los Castro, abajo el hambre, abajo la corrupción de los carceleros del MININT, y otras consignas en contra del régimen.

En Cuba existen más de 200 cárceles, sin contar los campamentos de trabajo forzado, los llamados CETEM. Según datos oficiales, la población penal es de 150 000 reclusos, pero activistas de derechos humanos y otras fuentes independientes aseguran que son alrededor de 170 000.

Centenares de presos realizan llamadas a diario a esta reportera, informando los maltratos físicos a ellos y a sus familiares por los carceleros, la corrupción de los guardias, las golpizas, la falta de asistencia médica, las torturas, los actos degradantes e inhumanos, las muertes en circunstancias extrañas, las huelgas de hambre, los suicidios, las autoagresiones, la pésima alimentación, los abusos de poder.

Esa es la realidad en las cárceles cubanas. ¿Por qué mintió la periodista Dalia González?

Familiares de centenares de reclusos y ex reclusos están dispuestos a decir la verdad y a que graben sus testimonios.

¿Cuáles presos pudieron conversar con los periodistas? ¿Los paramilitares que trabajan para los carceleros y el jefe de la prisión, el teniente coronel Osorio, o los cuellos blancos, a los que les ofrecieron a cambio de sus mentiras, pabellones, visitas familiares, pases de 24 horas, así como la aprobación de los beneficios penitenciarios?

En las actividades laborales que según el jefe de la prisión realiza el 27% de la población penal, que recuerde que solo participa el 3% de los más de 5 000 presos que extinguen sanciones en el Combinado del Este, a los que no les pagan salario alguno, les hacen firmar un documento cada seis meses donde declaran que son trabajadores voluntarios. El preso, con tal de trabajar y no estar encerrado las 24 horas en las celdas, firma.

Sobre la reeducación y reinserción social que el reo llamado Nelson menciona, debo aclarar que él es uno de los presos que trabajan en las afueras de la prisión, en una empresa que se dedica a desarmar carros decomisados. Los presos que trabajan allí hacen negocios con los oficiales del MININT. Son sobornados con los estímulos penitenciarios, y no falta el porciento en cuc.

Sobre las clases a los presos, son totalmente ficticias. Los supuestos maestros, a la hora de las pruebas, les facilitan las respuestas a los estudiantes. Cuando salen de libertad, con sus diplomas, no saben ni dónde están parados.

En el Combinado del Este existen 26 cuartos habilitados como pabellones conyugales. No todos los presos tienen derecho a los pabellones de 24 horas. Las excepciones son los supuestos maestros, los matones que sirven de sicarios a los guardias, los cuellos blancos y otros que tienen suficiente dinero para comprar a los carceleros.

Acerca de la estadística sobre los 155 establecimientos penitenciarios conocidos como los CETEM son centros de trabajo forzoso. Exactamente eso.

Un centro penitenciario y un centro de trabajo forzoso visitaron estos periodistas y no hallaron nada que reprochar. ¡Lo que siento es pena por ellos, que fueron manejados por el régimen a su antojo!

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN