Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La verdad sobre el Mensalao y el Lava Jato

Osmar Laffita, en Primavera Digital

Capdevila, Boyeros.- En los últimos nueve meses, la prensa oficial cubana ha evitado informar sobre los escándalos de corrupción en Brasil.

En la podredumbre destapada por el mega-escándalo están implicado altos dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), directivos de Petrobras, políticos e importante empresarios de firmas constructoras. Por los delitos cometidos algunos han ido a parar a la cárcel, condenados a largas penas de prisión.

El pasado 21 de septiembre fue sentenciado a 15 años de prisión a Joao Vaccari Neto, ex tesorero del PT, por participar en el esquema de sobornos y sobreprecios en la estatal Petrobras, mediante el cual las mayores constructoras del país desviaron recursos hacia funcionarios públicos, intermediarios y partidos políticos para asegurarse millonarios contratos.

Este fallo le asesta un nuevo golpe a la ya debilitada presidencia de Dilma Rousseff.

Es la primera condena que recibe el ex tesorero del PT de las tres causas abiertas en su contra por su participación en delitos de corrupción.

El partido de gobierno recibió por mediación de Vaccari, 4,26 millones de reales (1,06 millones de dólares) en sobornos provenientes de un contrato entre Petrobras y un grupo de las más importantes de empresas constructoras de Brasil.

El PT, cogido con la mano en la masa, ha perdido toda credibilidad en importantes sectores de la población que años atrás votaron en masa por Lula.

Pero el PT se niega a reconocer sus faltas. En la reunión de la dirección nacional del PT celebrada en Sau Paulo, que contó con la presencia del ex-presidente Lula da Silva, salieron en defensa de Vaccari Neto, cuya condena la calificaron de “error”; se atrevieron a afirmar que se decidió sin pruebas, en base a delaciones premiadas.

La corrupción del PT no es reciente, se remonta a la operación de soborno a legisladores en el periodo 2003-2005 bautizada como Menselao (sueldazo). Los legisladores implicados recibían pago de sobornos a cambio de votos favorables al PT.

El cerebro gris de esta trama corrupta fue José Dirceu que se desempeñó como jefe de gabinete del primer gobierno de Lula. Lo secundaban José Genoíno y Delubio Soares, ex presidente y ex tesorero del PT, respectivamente. Los tres fueron a parar a la cárcel.

También fue condenado a 7 años de prisión por la operación Menselao, el diputado Roberto Jefferson, que fue el delator de este sistema de corrupción.

El asunto de la corrupción y el tráfico de influencias ha sacudido a la sociedad brasileña.

La fiscalía ha señalado la necesidad de esclarecer si el expresidente Lula hizo valer su influencia a favor de Otávio Marques de Azevedo y Marcelo Odebrecht, cuyas empresas edifican casi todas las obras del gobierno nacional y controlan el 75% de las que se ejecutan para los Juegos Olímpicos.

Para los brasileños es un secreto a voces que los empresarios Marques de Azevedo y Odebrecht financiaban las campañas de los partidos políticos, entre ellos el PT y el opositor Partido Movimiento Democrático Brasileño (PSDB).

La empresa Odebrecht está implicada en el caso de corrupción de Petrobras. Su presidente, Marcelo Odebrecht, fue detenido el pasado 19 de junio acusado de pagar sobornos a altos cargos a cambio de contratos. Permanece encarcelado, en espera de juicio.

La detención del presidente de Odebrecht se debió a que un ex directivo de Braskem, empresa del grupo Odebrecht, denunció el pago de sobreprecios en los contratos que se firmaban con Petrobrás. También presentó pruebas de transferencias bancarias a paraísos fiscales y a cuentas personales que corresponderían al pago de coimas a dirigentes del PT y el PMDB. Además, declaró que dos ex ejecutivos de la petrolera brasileña y un financista se pusieron de acuerdo y delataron a otros involucrados en el esquema de corrupción y lavado de dinero y esto lo hicieron a cambio de una reducción de pena, a través del mecanismo legal conocido como “delación premiada”.

El otro caso de corrupción en Brasil del que la prensa oficial cubana guarda absoluto silencio, es el caso Lava Jato, en el que están involucrados empresarios de las principales constructoras de Brasil, quienes habrían pagado sobornos a funcionarios del gobierno brasileño vinculados a Petrobras para lograr contratos millonarios.

Como resultado de las evidencias encontradas en las investigaciones, la Policía Federal ha acusado y enviado a la cárcel a empresarios de las constructoras más grandes del país, cómo Odebrecht, Andrade Gutiérrez y Camargo Correa.

En total son 16 las compañías involucradas en este escándalo de corrupción.

En esta trama mafiosa, funcionarios de alto nivel de los gobiernos de Lula Da Silva y Dilma Rousseff, desviaron y pagaron más de 800 millones de dólares en sobornos.

La Fiscalía General de la República ha denunciado ante el Tribunal Supremo al presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, por corrupción y lavado de dinero. Se sospecha que Cunha, del PMDM, aliado del gobierno de Dilma Rousseff, recibió sobornos que alcanzan los cinco millones de dólares por facilitar contratos con Petrobras.

La fiscalía, a Eduardo Cunha le imputa haber recibido ventajas indebidas para facilitar y viabilizar la contratación en el astillero Samsung para la reconstrucción de dos buques sondas para Petrobras, sin que haya mediado licitación alguna. Dichos contratos fueron firmados en 2006 y 2007.

Los sobornos salieron del bolsillo de Julio Camargo, lobista imputado y uno de los delatores que está en la cárcel. Los investigadores se pusieron tras la pista de Eduardo Cunha luego que Camargo declaró ante el juez responsable de la Operación Lava Jato que Cunha pagó sobornos al diputado y a otros políticos para viabilizar los contratos de los dos buques.

Cunha niega su implicación. Desde que fue acusado en junio, anunció su ruptura con la presidenta Dilma Rousseff, y ahora la acusa de conspirar contra él.

Desde que el presidente Raúl Castro tomó el poder en 2008 no ha dejado de reconocer que el exmandatario Lula da Silva y la presidenta Dilma Rousseff son sus aliados.

Brasil le concedió al gobierno cubano un préstamo cercano a los mil millones de dólares con el cual se pudo remodelar el puerto de Mariel y convertirlo en la más grande terminal de contenedores de Cuba.

Para el mandatario cubano debe haber sido un gran disgusto la corrupción en que se hallan envueltos el PT, Petrobras y altas figuras del gobierno brasileño. Por eso, el gobierno cubano ha optado por mantener al pueblo ajeno a los sonados escándalos del Menselao y el Lava Jato. Tratan de presentar a Lula da Silva y Dilma Rouseff como personas probas, que tienen el apoyo de la mayoría de los brasileños, cuando realmente ocurre todo lo contrario.