.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La revolución incosteable: Cuba debe 30,500 millones de dólares

Osmar Laffita Rojas

LA HABANA, Cuba, diciembre, www.cubanet.org – El monto de la deuda externa de Cuba es uno de los secretos mejor guardados del gobierno cubano. Los medios oficiales no abordan el tema. Los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, desde que esta fue creada en febrero de 1976, jamás han analizado el asunto de la deuda, que parece no ser de interés para el poder legislativo.

El asunto de la deuda externa de Cuba se mantiene desde que La Habana A mediados de la década del 80 del siglo pasado el gobierno cubano comunicó a sus acreedores del Club de París que no podía honrar sus obligaciones en el pago de la deuda contraída con ellos.

El Club de París es un foro informal de acreedores oficiales y países deudores cuya función es la coordinar formas de pago y renegociación de deudas externas de los países e instituciones de préstamo. Dicho Club está integrado por Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, EE. UU., España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Rusia, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, y Suiza.

En aquel momento la deuda del gobierno cubano no sobrepasaba los 6,500 millones de dólares, pero transcurridos 27 años, con la acumulación de los intereses, esta  asciende a 30,500 millones de dólares.

El elevado monto de la deuda cubana solo es superado por Indonesia con 35,636 millones de dólares. China ocupa el tercer lugar con 26,936 millones de dólares.

Si dividiéramos la deuda entre los 11’167,325 cubanos que arrojó el Censo de Población y Vivienda del 14 de septiembre de 2012, cada cubano le adeudaría 2,731 dólares al Club de París.

Esta deuda es un atolladero que impide al gobierno cubano obtener créditos blandos a corto y medio plazo de los países acreedores integrantes del Club de París.

Es prácticamente nula información sobre las negociaciones que llevan a cabo las autoridades cubanas para destrabar este entuerto.

Durante la visita a Cuba a fines de febrero del primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, después de 11 años de tira y afloja, Moscú y La Habana firmaron un acuerdo para el pago de los 25,000 millones de dólares que le debe Cuba a la desaparecida Unión Soviética.

Se ignora cómo Cuba saldará esa deuda, lo que sí está claro es que tal paso se ha interpretado como una puñalada por la espalda dada por Moscú a los integrantes del Club de París, del que forma parte. Con dicho acuerdo lo que logró fue romper filas dentro de la institución acreedora sobre el tema de la deuda cubana.

La reprogramación de esa abultada deuda pendiente de pago a Moscú es considerada una clara victoria de la actual estrategia económica internacional del gobierno cubano de divide y vencerás.

Haber logrado La Habana crear los mecanismos dirigidos a quitarse el pesado fardo de la deuda que tiene con Rusia, le posibilita tener una mayor ventaja en las futuras negociaciones para reestructurar las deudas pendientes con los restantes integrantes del Club de París.

A tenor de esa política, el gobierno de Raúl Castro logró poner término a la disputa con los acreedores japoneses. La deuda con Japón rondaba los 1 400 millones de dólares. De acuerdo a lo negociado, el gobierno nipón acordó condonarle al gobierno cubano el 80% de la deuda. El resto debe pagarlo la parte cubana en un periodo de 20 años.

En la primera semana de noviembre, luego que el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla,  acompañado por el titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, el presidente Banco Central de Cuba, René Lazo Fernández, y el embajador cubano en México, Dagoberto Rodríguez Barrera, se reunieran en la capital mexicana con los secretarios de Hacienda y de Relaciones Exteriores, Luis Videragay y Antonio Meade, respectivamente, y  con el presidente de la nación azteca, Enrique Peña Nieto, se anunció que México condonaría al gobierno cubano el 70% de su deuda de 478 millones de dólares ascendente a 341 millones de dólares contraída hace 15 años por  La Habana con el  Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomex). Ese por ciento equivale a 341 millones de dólares.

Dicha deuda ha sido un obstáculo para las relaciones entre los gobiernos de México y Cuba.

Los 146.1 millones de dólares que restan de la deuda, los representantes cubanos se comprometieron a pagarlos en un periodo de 10 años.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN