Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La rebaja del precio de los alimentos sigue sin corresponderse con los salarios

Osmar Laffita Rojas, en Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- Los medios oficiales el 21 de abril dieron a conocer una información brindada por el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) en el que se explica que en el Informe Central al 7mo. Congreso del Partido Comunista se expresa que “los salarios y pensiones siguen siendo insuficientes para satisfacer las necesidades básicas de la familia cubana”.

La información del MFP asegura: “La solución definitiva a esta compleja realidad se alcanzará con el incremento de la productividad y la eficiencia de la economía nacional. La voluntad política del Partido y el Gobierno de hacer todo lo posible por mejorar la situación de la población han propiciado adoptar un conjunto de medidas encaminadas a incrementar gradualmente la capacidad de compra del peso cubano, las cuales se aplicarán a partir del 22 de abril”.

Se acordó reducir los precios un 20 % en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) y en los mercados Ideal del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) para un grupo de productos seleccionados.

Al arroz que se vendía de manera liberada a 5 CUP la libra, se le rebajó un CUP. El precio del arroz de producción nacional que se vendía de forma liberada en 3.50 CUP costará de ahora en adelante 3 CUP.

El chícharo que se vendía de manera liberada a 3.50 CUP la libra, costará 3 CUP.

Se decidió generalizar la venta de pollo en formato grande (cajas), aplicando un único método de formación de precios para las TRD y mercados Ideal del MINCIN. Se le descuenta un 6% sobre el precio minorista que tenía.

Se anunció que “se estudian otras medidas, cuya adopción se irá informando al pueblo oportunamente”.

Al informar sobre la rebaja de precios, la intención de los periodistas de los medios oficiales en sus respectivos artículos fue reflejar un ambiente de total aceptación por parte de la población, que ahora, gracias a la medida tomada por el MFP, puede adquirir mayor cantidad de productos.

La prensa oficial se limita a informar ajustada al guión que le entrega el Departamento Ideológico del PCC.

A los cientos de miles de trabajadores que laboran en las 2,361 unidades presupuestadas cuyos salarios mensuales no sobrepasan los 23 dólares les seguirá resultando bastante difícil adquirir esos productos alimenticios, a pesar de las rebajas de precios anunciadas con bombo y platillo.

El Grupo de Administración empresarial (GAE) que preside el general de brigada Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, quien además ejerce como Jefe del V Departamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, tiene bajo su mando todas las TRD. Luego de la puesta vigor por el MFP de la rebaja de precios de un grupo de productos alimenticios, ninguno de sus directivos han comparecido ante la prensa para explicar los pormenores de esa medida y el aseguramiento logístico que implica garantizar el suministro de mercancía a todos sus establecimientos, que son más de 2,000 en todo el territorio nacional.

Tampoco los dóciles y bien amaestrados periodistas oficiales han referido que desde 1994, por una arbitraria decisión del ex-gobernante Fidel Castro, se le impuso una tasa del 160% a los precios minoristas de los productos que se vendían en las TRD. Luego, esa tasa se aumentó al 260%.

A pesar de la rebaja del 20 %, todavía esas mercancías continúan con un precio elevado. En ninguna parte del mundo un litro de aceite de soya cuesta 2 dólares, ni un kilo de pollo congelado, que es más grasa que carne, hay que pagarlo a 2.30 dólares.

Verdaderamente, no se ha producido la tan esperada rebaja que sirva para compensar el misérrimo salario que ganan la mayoría de los trabajadores cubanos. Cuando ocurra será el momento en que se puede afirmar el real incremento de la capacidad de compra del peso cubano.