Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La nueva palabra obscena ¡Libertad!

Juan González Febles, Libertad Digital

Lawton, La Habana.- Un material filmado en video y dirigido contra las Damas de Blanco ha sido puesto en circulación. Su autor es David Vázquez Abella, un revolucionario que trata de hacerse de un aval y para ello acumula horas-lengua y además hace su aporte al acoso, el hostigamiento y la intimidación de cada semana, todas herramientas revolucionarias primadas, enmarcadas por el arma revolucionaria por excelencia: la mentira.

El material de minutos de duración está titulado, ‘Testimonio de vecinos del reparto Miramar acerca de los disturbios causados por las Damas de Blanco en el parque Mahatma Gandhi’. Lo primero que se desprende de este material es su absoluta y total falsedad.

Entre los entrevistados hay muy pocos vecinos de la zona del parque Gandhi y la iglesia Santa Rita de Casia. Sucede que esta es una de las primeras zonas congeladas establecidas por el régimen militar totalitario en los primeros años de su empoderamiento. Una zona congelada es aquella que está vedada y limitada para el asentamiento libre de personas.

Los propietarios legítimos de las viviendas asentadas en la zona, abandonaron el país y de inmediato, fueron despojados de sus propiedades, en este caso las viviendas. Fue todo hecho en una forma ilegal y completamente arbitraria. La banda armada verdeolivo empoderada, repartió estas propiedades como botín entre sus partidarios más fieles.

Al cabo de más de cinco décadas de ejercicio inmodesto del poder absoluto, los beneficiados con el reparto de tal botín se convirtieron en el estamento privilegiado de una sociedad disfuncional. Hoy son las clases altas de la emergente ‘castro-burguesía’. Una nueva clase parásita e improductiva, incapaz de crear cosa útil alguna y que no creo el bienestar y el confort que detenta. Son solo los beneficiarios de la más burda rapiña y el más inicuo de los despojos. Pero a fin de cuentas, como ya se expuso, son la aristocracia verdeolivo. Ningún aristócrata, participa a gusto en vodeviles tan pésimos como esta muestra del más depurado mal gusto. Entonces, la mayoría o gran parte de los entrevistados, no son vecinos de la zona.

De vuelta con las actrices de la muestra, ciertamente, algunas entre las entrevistadas se ven mejor vestidas de civil que con el uniforme del Ministerio del Interior, esto en relación con las militares. Las otras, las porristas paramilitares de las Brigadas de Respuesta Rápida, salen aún peor paradas.

Por suerte, existen los testimonios semanales filmados por periodistas independientes, activistas y miembros de la sociedad civil contestataria cubana. También los de visitantes extranjeros, periodistas acreditados y testigos presenciales de este actuar político ciudadano independiente, que el régimen militar, totalitario, nacional, socialista y revolucionario quiere sofocar a toda costa y a todo costo.

El vocablo o la palabra que más se escucha en los predios de Santa Rita y el parque Gandhi, es libertad. Quizás esta sea la nueva palabra obscena que quita el sueño a represores y totalitarios. En el parque Gandhi y en los predios de la iglesia Santa Rita de Casia se grita libertad, alto y claro. Esto se hace en el espacio más digno, abierto al decoro ciudadano.

Las escenas de violencia mostradas y manipuladas en la oferta vil de Vázquez Abella, se corresponden al actuar incivil de porristas y chivatos convocados y dirigidos por la policía Seguridad del Estado, traídos en ómnibus del transporte público por esta y denunciado en muchas ocasiones y foros, tanto en Cuba como fuera de ella.

Todo es un montaje -uno más- que el régimen militar totalitario instrumenta para afirmar su vocación anti cubana y anti libertaria y cercenar de forma definitiva el derecho a la manifestación pacífica y el actuar político ciudadano independiente.