Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La muy larga guerra de Fidel Castro no sirvió de nada

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- En la Sierra Maestra, el 5 de junio de 1958, escribía Fidel Castro a Celia Sánchez: “Al ver los cohetes que tiraron en casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo que están haciendo. Cuando esta guerra se acabe, empezara para mí una guerra mucho más larga y grande: La guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta que ese va a ser mi destino verdadero.”

La guerra mucho más larga y dura no fue para Fidel Castro, y los que tienen todo el poder desde 1959: esa guerra ha sido para el pueblo cubano de a pie. Ese pueblo carente de lo más elemental: de la libertad, de sus derechos, de la posibilidad de una vida mejor. Somos nosotros, la inmensa mayorías, quienes han pagado demasiado caro todo lo ocurrido en tantos años en esa guerra personal de Fidel Castro.

El 8 de enero de 1959, el día que entró en La Habana, Fidel Castro, en un discurso en el Campamento Militar Columbia prometió que en el más breve plazo de tiempo posible, se celebrarían elecciones libres. El 16 de febrero fue nombrado Primer Ministro y en abril pospuso las elecciones generales al menos por cuatro años.

Ese mismo mes, Fidel Castro visitó los Estados Unidos, y aseguró allí que no era comunista.

En marzo de 1960, el barco francés La Coubre, cargado de pertrechos de guerra, explotó en el puerto de La Habana. Murieron 70 personas. Fidel Castro culpó a los Estados Unidos.

El 7 de mayo de 1960 Cuba estableció relaciones diplomáticas con la Unión Soviética. El 18 de junio se firmó el primer acuerdo comercial entre Cuba y la URSS.

El 29 de junio de 1960, el gobierno cubano expropió las Refinerías, Shell, ESSO y Texaco.

El 6 de julio, el Presidente Eisenhower suspendió a Cuba la cuota Azucarera.

El 7 de agosto de 1960, el gobierno cubano expropió todas las propiedades norteamericanas, incluyendo 36 centrales azucareros. Como respuesta, los Estados Unidos, cesaron sus exportaciones a Cuba.

El 3 de enero de 1961, Estados Unidos rompió las relaciones diplomáticas con Cuba en respuesta a la exigencia del gobierno cubano de que en un término de 48 horas se redujera a 11 personas el número de empleados en la embajada norteamericana en La Habana.

Pasaron 54 años. En tanto tiempo de enfrentamiento, hemos sido los cubanos de a pie los que más hemos perdido.

En aquella carta de Fidel Castro a su secretaria se ve reflejado muy claro su propósito de que en el futuro el enfrentamiento con los Estados Unidos sería priorizado en la política del líder cubano.

Según la misiva, lo que más le irritaba es que las bombas que lanzaba la aviación de Batista contra las fuerzas rebeldes en la Sierra Maestra, habían sido fabricadas en los Estados Unidos.

Los cohetes atómicos que en 1962, pusieron a Cuba en peligro de ser borrada de la faz de la Tierra eran soviéticos. ¿Acaso por eso Fidel Castro y el gobierno cubano dejaron de relacionarse con la Unión Soviética?

¡Por favor, hay argumentos que se desmoronan solos!

¿Ha habido resultados reales en estos 54 años de golpes y contragolpes? Quisiéramos que entre todos quienes se interesen por el caso cubano, o quienes lo hayamos vivido, lo analizáramos.

¿Que resolvió el totalitarismo? El gobierno se adueñó de todo y de ese todo, hoy queda muy poco. Olvidaron la advertencia martiana de que una república no se gobierna como un campamento militar. ¿En qué nos benefició este régimen por tantos años? ¿Qué cubanos pudieron ver hechos realidad sus sueños? Los que se marcharon a vivir en el país enemigo, en el capitalismo. No los que nos quedamos en el país del luminoso futuro socialista y del Hombre Nuevo.

Qué bueno sería para la mayoría del pueblo cubano, que al igual que se exige a los diplomáticos de la recién inaugurada embajada norteamericana el cumplimiento de la Convención de Viena, se respetaran y cumplieran en Cuba los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU.

Los países democráticos y de economía de mercado no son perfectos, pero los países totalitarios y de economía planificada son aún más imperfectos, porque violan las libertades fundamentales.

Aprovechando la visita a La Habana del secretario de estado norteamericano John Kerry, quiero hacer una comparación.

John Kerry combatió en la guerra de Vietnam. Al regresar a los Estados Unidos se unió a los que se oponían a la guerra. Y eso no impidió que llegara a senador, aspirara a la presidencia y sea en la actualidad secretario de Estado.

Imaginen qué hubiese pasado con un cubano que peleara en la guerra de Angola y que después de regresar a Cuba, se hubiese incorporado a una organización de la sociedad civil, ajena al gobierno cubano, que luchara contra la participación de cubanos en esa guerra. ¿Qué le sucedería?

Ojala que el pueblo cubano salga beneficiado por la reanudación de las relaciones con los Estados Unidos.