Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La miel amarga de nuestros días

Sobre las opiniones del pueblo sobre el último congreso del partido único, recogimos algunas impresiones

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- “Me hubiera gustado gente más joven que tengan la mente fresca”, dijo a PD un trabajador de menos de treinta años que no quiso ser identificado y optó por el anonimato.

Poco más adelante, otro joven albañil, rechazó la reelección debido a la permanencia de Raúl Castro y Machado Ventura. “Todos los cambios que se hacen o que dicen que se hacen en el país son insignificantes. Ellos solo quieren mantenerse y mantener sus privilegios”, dijo.

Unos mil delegados del Congreso debatieron durante cuatro días, a puerta cerrada y a espaldas del pueblo, varios documentos sobre el futuro de Cuba. Se criticaron ineficiencias, se reconocieron dificultades para instrumentar cambios y se abordó, superficialmente y sin citar las causas reales, la dolorosa migración de jóvenes, sean estos profesionales o no.

Los textos con los que se discutió y las propuestas emergentes, no se hicieron ni se harán públicos todavía.

Ahora dicen que más adelante, alguno de los documentos sobre la conceptualización, serán discutidos por la población. Quizás lo hagan, luego que sean revisados y sometidos a la censura de costumbre. Será en los próximos meses, si efectivamente es algún día. Veremos entonces qué pasará, si es que en realidad sucede algo.

La clausura del Congreso contó con una inusual aparición pública conjunta del general presidente y de su hermano, Fidel Castro, líder histórico del desastre nacional, quien dice haber delegado el poder en 2006 tras sufrir una enfermedad, pero que en la práctica, aun marca pautas que refuerzan el inmovilismo neo-estalinista.

Lo más triste en los días corrientes, no es, como dijera Martin Luther King, “…el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética…”, de esos que golpean mujeres y atropellan en cumplimiento de la orden criminal recibida del vil en condiciones de darlas. Se trata del “…silencio de los buenos”, capaces de volver la vista y hacer como si nada de lo expuesto hubiera pasado.

En Cuba, hoy día, los hay que conceden legitimidad a lo que nunca fue legítimo y que pretenden jugar una charada y ganar la libertad y los derechos para todos apostando a un 18. Otros se hacen candidatos para subir con escaleras mágicas a un inalcanzable cielo de derechos y democracia.

La solución real no se articula en cambiar de charada y pasar de entre uno u otro 18 a un 30 de brumas y de oprobio. Se trata de dejar atrás y sepultar la revolución del odio y buscar la devolución de todas nuestras libertades.

Los desafíos mayores que afrontan los castristas filo fascistas-neo estalinistas, se van más allá de los vinculados al acercamiento entre Cuba y los Estados Unidos. Se trata de un rechazo popular a la dictadura que crece, les cerca y al que no ven como ponerle fin.

Entonces, de lo que se trata es de articular y dirigir este rechazo, para que Cuba sea libre y feliz. La única forma viable es hacerlo en las calles de todos los cubanos.

Ya es hora de reconocer que el régimen militar totalitario castrista neo-estalinista, filo fascista, hace por permanecer en el poder una guerra sin cuartel contra todo el pueblo cubano, ya sea que resida o no en Cuba. Se trata de retener el poder absoluto e ilegítimo que detentan, a toda costa y a todo costo.

Esa es la miel amarga de nuestros días…