Cubanálisis - El Think-Tank

LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La fuerza superior

José Antonio Fornaris, Primavera Digital

Los años pasan y Cuba parece estar siempre como en la mencionada época del inmovilismo en la extinta Unión Soviética.

En los días finales de mayo, el Partido Comunista (PCC) realizó su pleno provincial en Holguín. Al efecto, el periódico oficial Granma dijo: "Enérgico y elocuente fluyó el intercambio de ideas desde que los delegados tomaron la palabra para abrir los debates de la Asamblea...".

En el libro titulado "Cinco años de esfuerzos y realizaciones" (1976-1981), elaborado por la Agencia de Información Nacional (AIN) y editado por el PCC, en la referencia a la provincia Holguín puede leerse: "(...) en honor a la verdad, hay que decir que los esfuerzos de hoy están a la altura de los sacrificios de ayer."

El periódico Granma agrega: "En el debate se reconoció que, a pesar del sobre cumplimiento registrado por la última zafra, con buena eficiencia industrial, dicha producción continúa lastrada".

En el libro de la AIN se especifica: "En el sector azucarero, el más importante de la economía provincial, la producción del crudo creció en un 12%".

En la asamblea partidista, al tocar el tema de la producción de alimentos, se enfatizó: "Con más organización y control es posible incrementar los rendimientos".

En la referencia de la AIN de hace 30 sobre el mismo territorio se dijo: "La venta de viandas y hortalizas experimentó perceptibles alzas y se trabaja para satisfacer, en mayor medida, la demanda de la población".

Raúl M. Castro le comentó a la prensa extranjera y oficial hace unos días, el 2 de junio, que en Cuba hay cosas absurdas.

En realidad la mayoría de las cosas entran en esa condición. Uno de los principales absurdos es que la misma gente esté en el poder después de más de 52 años.

Es extremadamente absurdo que un Partido gobernante reconozca haber cometido errores durante más de medio siglo, que ni siquiera ha cumplido los acuerdos de sus congresos, y continúe establecido en la Constitución como la "fuerza superior de la sociedad y el Estado".

Esa propia e interesada autodefinición, es en sí misma algo irracional. La fuerza superior de una nación son sus ciudadanos, no una organización política que, por demás, ha fracasado de manera totalmente visible como partido gobernante. Un partido creado desde el poder para imponer una ideología reñida con los basamentos históricos y culturales de la nación.

El absurdo continuará en Cuba mientras el propio Castro, sus seguidores y el Partido Comunista permanezcan en el poder.

La alternativa es volver a las raíces. De lo contrario, lo falso continuará porque esa es la médula del totalitarismo, el autoritarismo y la segregación política. Pero el punto es que es imposible vivir en la incoherencia de manera permanente: eso lleva al manicomio o a la rebelión.