Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La exclusión totalitaria

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- El régimen ha reiterado que no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales y jurídicas no estatales, conforme a lo legislado.

¡Cuánta injusticia, cuanta aberración! Condenan a los cubanos de a pie a vivir pobremente por continuar aferrados a un sistema fracasado.

¿Cuba pertenecerá a los cubanos todos o solo a un grupo reducido de ellos?

Me pregunto: ¿quiénes están más excluidos por las leyes, los boricuas o los cubanos?

¿Por qué no imitan a los colombianos y consultan al pueblo para saber si los cubanos quieren o no poseer propiedades y riquezas?

En febrero de 1959, Fidel Castro, cuando ocupó el cargo de primer ministro planteó: “El cargo público no es una posición para enriquecernos ni para recibir honores, sino para sacrificarnos”.

En aquel momento, Fidel Castro anunció: “La primera medida que voy a proponer en el Consejo de Ministros es una rebaja de sueldos empezando por la supresión de los gastos secretos, y que ganemos lo suficiente para las cosas más elementales”.

En febrero de 1959 se aprobó la ley 466, que reducía los gastos de la presidencia a un millón doscientos mil pesos anuales (con el gobierno anterior eran dos millones cuatrocientos treinta y tres mil seiscientos cincuenta pesos).

57 años después, ¿quién sabe a cuánto ascienden todos los gastos de la elite gobernante, del Consejo de Estado, el Comité Central del Partido Comunista, y demás organismos y organizaciones? ¿Al pueblo cubano se le rinde cuenta de sus gastos?

Ni la metrópoli española se comportó tan cruelmente con los criollos.

Cuba no era una colonia cualquiera. En 1820, Cuba era la primera productora de café y azúcar en el mundo. Durante poco más de sesenta años, Cuba fue el mayor exportador mundial de bananos y miel de abejas. Entre 1830 y 1840 fue el mayor exportador de cobre.

Con la mano de obra de las colonias se produce materia prima que es procesada en las metrópolis y exportada al mercado mundial. Pero entre Cuba y España no sucedía eso. Desde finales del siglo XVIII, Cuba reexportaba libremente a donde quería. Y no lo hacía en barcos españoles. El azúcar cubano no se refinaba en España, y no se reexportaba desde España. Pero hay algo más importante e interesante: casi el 90 % de los centrales azucareros estaban en manos de criollos y no de españoles.

Hay otros detalles que reflejan lo que ya era Cuba en aquel entonces.

El primer instituto de investigaciones químicas para llevar adelante una producción industrial en el mundo fue el Instituto de Investigaciones Químicas de la Habana, fundado en 1800. Las primeras bombas de vapor de doble efecto de Watt se trajeron a Cuba entre los años 1796 y 1798.

Cuba fue el cuarto país del mundo en tener un ferrocarril. Fue construido al mismo tiempo que el de Francia, un año después que el de Bélgica y seis años después que el ferrocarril de Londres. Cubría inicialmente la ruta La Habana-Bejucal-Güines.

El primer teléfono que se conozca que funcionó de forma efectiva en Cuba estuvo en el teatro Tacón, a mediados del siglo XIX.

En Cuba se tiró la primera línea telegráfica del mundo, la de La Habana a Key West, que se terminó en 1869. Ese mismo año, los azucareros cubanos jugaron a la bolsa del azúcar en Nueva York a través del telégrafo desde la Habana.

Lamentablemente, 147 años después, por decisión de quienes gobiernan, los cubanos no tienen acceso libre a Internet en sus hogares.

Nuestros próceres lucharon por la libertad de Cuba contra el colonialismo español. La metrópoli española era férrea, injusta, excluyente y abusiva con los cubanos. A pesar de ello, los criollos podían atesorar riquezas. Actualmente, un único partido, el Estado y el Gobierno totalitario lo prohíben por ley a sus ciudadanos.

¿Tendrá sentido para los cubanos un sistema que excluye al cubano, y sin embargo beneficia al capital foráneo?

La sociedad civil verdadera es el resultado de las acciones espontáneas de un pueblo libre. En la historia de la humanidad, los sistemas totalitarios, siempre han frenado el desenvolvimiento de la propiedad privada y de la sociedad civil real independiente.

Los gobernantes cubanos no permiten concentrar propiedad y atesorar riquezas. Prefieren que el pueblo continúe en la miseria y mantener ellos todo el poder como hasta hoy. Lo que en verdad interesa al régimen es el poder de por vida.