.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La descapitalización del sistema empresarial cubano

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- A solo tres meses de que se inicie la VII Comprobación Nacional de Control Interno que llevará a efecto la Contraloría General de la Republica, entre el 29 de octubre y el 30 de noviembre, en 250 empresas, la situación actual de la contabilidad y las finanzas en la mayoría de estas entidades es realmente lamentable.

Todo el entramado empresarial cubano está involucrado en una larga cadena de impagos y cuentas vencidas en la que está involucrado todo el entramado empresarial cubano.

Estas deficiencias que arrastran por años estas entidades se manifiestan en las elevadas pérdidas, debido a los persistentes problemas organizativos y los descontroles que no acaban de solucionarse. Esto ha dado lugar a una crítica situación de descapitalización.

La persistente cultura de compadreo y encubrimiento por partes de los directivos implicados posibilita que la mayoría de esas deudas en estos momentos no se honren tal como aparece refrendado en los contratos firmados. De este descontrol y falta de exigencia son responsables los ministros, directores de uniones y empresas.

Al terminar el mes de mayo, el monto de las cuentas por cobrar y pagar reportadas en las provincias Cienfuegos, Villa Clara y Cielo de Ávila ascendía a 50 666 084 de dólares. De ese total, las vencidas se elevaban a 39 984 944 dólares.

Se suma este desastre, el Ministerio de Agricultura, que tiene la corona del primer lugar en cobros vencidos, los cuales se elevan a 35 772 000 de dólares. Además, posee el no deseado segundo lugar nacional de cuentas por pagar atrasadas por un monto 28 000 000 de dólares.

La situación contable y financiera de las empresas de la Agricultura es realmente funesta: astronómicas cifras no han ido a sus arcas y por ende no puede pagar lo que adeudan. Esto en parte se debe a que empresas del Comercio Interior y de la Industria Alimentaria al cierre de mayo le debían 10 680 000 dólares.

Un ejemplo de los serios problemas de indisciplinas y descontroles dentro de la propia estructura de la agricultura es el elevado número de empresas de ese ministerio que se adeudan entre sí. Por no respetar los contratos firmados al cierre del cuatrimestre enero-mayo reportaban 21 080 000 de dólares de pagos atrasados. Estas son las santas horas que se desconocen las razones por las que no se han abonado.

Los grandes atrasos en los impagos que reportan empresas de las provincias Cienfuegos, Ciego de Ávila, Villa Clara y las del Ministerio de Agricultura, por tener sus cuentas en saldo negativo y carecer de fondos no aportan utilidades al presupuesto de la nación.

Esta creciente y grave insolvencia financiera, se refleja en el hecho de que estas empresas, al no tener ingresos y no reportar ganancias no disponen de dinero para reponer los insumos gastados en el proceso productivo. Tal situación repercute negativamente en los fondos previstos para destinar a la salud, la educación, el deporte y la cultura.

La insolvencia monetaria se traduce en la incosteabilidad de la gestión empresarial. Se localiza con mayor notoriedad en la persistente violación de los contratos, por la nula exigencia de los directivos en los distintos niveles. Estos, en su gestión manifiestan una actitud hacia el dinero que en la práctica deja ver que no es asunto de ellos porque no es de su propiedad, y por tanto no les interesa en manos de quien está ni donde está.

La situación de los impagos y las cuentas vencidas ha llegado al nivel en que se encuentra porque los ministerios y las empresas no ejercen la presión para poner en la picota pública a los violadores. En esto, hasta el presente, tienen el apoyo de la prensa oficial, que no los denuncia.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN