.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La agricultura estatal incumple nuevamente

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- Todo indica que los medios oficiales están obligados a cumplir las orientaciones del Departamento Ideológico del Partido Comunista, principal responsable de lo que informa o no al pueblo cubano.

Una muestra de tal política de restricción informativa se reflejó en el periódico Granma el 28 de febrero cuando se refirió al balance anual del Ministerio de la Agricultura.

De acuerdo a las cifras de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) dadas a conocer a mediados de enero, a las que no hace referencia la nota del periódico Granma, se pudo conocer que de los 23 renglones productivos comprometidos, las empresas agrícolas solo sobrecumplieron 12.

De las más de 4 millones de hectáreas de tierras aptas para el cultivo a nivel nacional, solo fueron sembradas 1 201 000 hectáreas. De ellas, las empresas agrícolas estatales, con mejores tierras y más recursos, cultivaron solo 104 000 hectáreas; el resto le correspondió a los cooperativistas, campesinos y usufructuarios de tierra.

Tal desaprovechamiento de las tierras de cultivo es algo realmente injustificable. Se pudo conocer que al cierre del pasado año ya sumaban 1 529 000 hectáreas de tierra entregadas en usufructo. Esto da una idea de que algo no funciona tal como la necesidad de alimentos exige y dice mucho del estancamiento en que se encuentra la agricultura cubana en estos momentos.

En la nota de Granma sobre el balance de la agricultura, la periodista Sheyla Delgado Guerra silencia el monto de la producción agrícola del pasado año, que de acuerdo a la ONEI fue de 6 960 700 toneladas. De ellas, las empresas agrícolas estatales solo produjeron 1 124 000 toneladas; el resto lo cosecharon los cooperativistas, campesinos y usufructuarios de tierras.

Esto da una idea de lo inviables que resultan la planificación centralizada y los sistemas de contratación que son los que rigen el accionar económico de las empresas agrícolas estatales.

La periodista Delgado Guerra señala el cumplimiento de la producción de arroz, frijoles, leche fresca, viandas, pero omite las de hortalizas, maíz, frutas, carne de cerdo.

Las empresas pecuarias produjeron 66 660 200 millones de litros de leche, un 101,8%. Los restantes renglones estuvieron por debajo del 90%. Llama la atención que las empresas porcinas reportaron una producción de 137 573,7 toneladas para un 88,7% de cumplimiento, muy superior a las 38 101,3 toneladas reportadas por los productores privados; pero inexplicablemente este alimento solo se vendió a precio inaccesible para la mayoría de la población en los puntos de venta privados.

La mayor producción de leche correspondió a los productores privados, con 341 834 400 de litros. Las empresas pecuarias estatales solo produjeron 66 660 200 de litros. Sobre este tópico la periodista no hace la menor mención y mucho menos del número de bodegas que al cierre de año distribuían leche fresca a niños menores de 7 años. Aunque señala que las entregas a la industria láctea crecieron un 9%, silencia cuál fue su monto y lo que representó en el año en la sustitución de importaciones.

Lo que sí está claro es que finalizado el año 2012, el Ministerio de la Agricultura arrastraba todo un conjunto de deficiencias, reflejadas por los incumplimientos productivos, las deficiencias en la ejecución de los acuerdos contractuales, los graves atrasos en su liquidación de las cuentas por cobrar y pagar y las dificultades que todavía persisten en la entrega de las tierras ociosas.

Como consecuencia de la persistente pandemia de los impagos, fuente de delitos y corrupción, se reportó que 218 empresas agrícolas presentan graves problemas con su contabilidad. Dichas entidades tienen atrasos en sus cuentas por cobrar vencidas que se elevan a 43,92 millones de dólares; las por pagar suman 40,44 millones de dólares. En conjunto, los impagos al cierre de año se elevaron a 84, 36 millones de dólares.

Esto da una idea de cuánto ha avanzado la descapitalización en el sistema empresarial de la agricultura cubana y las medidas que el gobierno está obligado a tomar para revertir tan negativa situación.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN