.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La última performance

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- El gobierno militar que encabeza el general presidente Castro, invitó a la prensa oficial y a la prensa extranjera acreditada para que hicieran una visita guiada a prisiones previamente acondicionadas y preparadas para la ocasión.

A despecho de esto, y de acuerdo con reportes sobre esta visita a que he tenido acceso, hubo demostraciones protagonizadas por presos políticos durante la visita, que tuvo lugar el martes 9 de abril.

De la prensa oficial, pues bien, de ella muy poco hay que decir. Todos conocemos sus limitaciones y no se hace leña del árbol podrido, perdón, quise decir caído. Centrémonos en los representantes de esa prensa acreditada que regularmente reporta desde la climatización artificial de sus selectos espacios y que no suele estar disponible para reportar los ya tan frecuentes episodios de represión política ciudadana que suceden bajo sus profesionales narices. En esta ocasión tuvieron la oportunidad y el libre acceso para contactar y hasta entrevistar a supuestos reclusos, escogidos para la ocasión y espero que lo hayan hecho.

Lamentablemente, los colegas escogidos para participar en la tournee y que dieron forma a la performance, no parecen haber tenido ocasión de hablar con sancionados por causas políticas y así, no preguntaron por Sonia Garro y su esposo Ramón Muñoz (Cocorio), ya que de seguro no tenían información sobre este caso. Lo cierto es que se trata de una detención arbitraria que se ha extendido por más de un año.

Tampoco parecen haber indagado sobre la última muerte bajo custodia oficial de un detenido en Villa Clara, producto de una huelga de hambre. O del grupo de italianos que cumplen prisión luego de haber sido sancionados en un proceso plagado de irregularidades.

Esa es la razón por la que existe un consenso que crece y sustenta, sobre que estos colegas reportan desde un país de cristal a la medida del deseo del gobierno militar que les sirve de anfitrión, pero siempre, a distancias astronómicas de la realidad.

Sobre el tema, tampoco creo que se hayan detenido en el hecho de que en 1959, cuando triunfó la banda armada revolucionaria, en Cuba había menos de diez prisiones y se trataba en aquel momento de un país con poco más de 6 millones de habitantes. En la actualidad, existen más de doscientas prisiones con una población real de poco más de once millones de habitantes, sin contar los exiliados.

En una de las últimas declaraciones o reflexiones que se le atribuyen, el líder histórico y Comandante expuso la cantidad de cubanos que habrían cumplido con eso que llamó "misiones internacionalistas". Aunque en su declaración, el viejo Comandante aportó una cifra respetable, es una verdadera lástima que alguien no haya preguntado a la plantilla geriátrica al mando, cuántos cubanos han pasado alguna temporada inolvidable en alguna de las tantas prisiones cubanas. Podría asegurar sin margen de error, que la cifra de ex reclusos superaría con creces a la cifra aportada por el Comandante de los participantes en las "misiones internacionalistas".

El caso es que desde 1959 el gobierno militar de la Isla mantiene un estado de confrontación permanente contra la población. Todos los actos represivos documentados dan la medida de una alerta sostenida del gobierno contra su pueblo. Solo por citar algún ejemplo, la policía Seguridad del Estado desde hace muchas décadas no tiene idea o referencia sobre enfrentamientos contra un enemigo preparado y armado. Nadie les ha hecho resistencia armada y los pobres no tienen en su haber sino abusos contra cubanos, que son en definitiva, su gente.

En fin, ¿qué habría hecho el esbirro que proyectó a Iris Tamara Aguilera, frente a un soldado élite judío, inglés, francés o yanqui? Pienso que correr.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN