Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Internet vía Partido Comunista de Cuba

El Departamento Ideológico ha soltado a sus demonios

Osmar Laffita Rojas, en Cubanet

LA HABANA, Cuba.- El Departamento Ideológico del Partido Comunista soltó sus demonios con responsabilidades en la cancillería cubana, el Ministerio de las Comunicaciones, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA) y los medios oficiales, para que denigraran a la conferencia Cuba Internet Freedom (CIF), celebrada los días 12 y 13 de septiembre en Miami.

En declaraciones hechas a la agencia EFE por Salvi Pacual, presidente ejecutivo de la plataforma Apretaste, que desde Miami ofrece a los cubanos contenidos en Internet por medio del correo electrónico, dijo que le resultaba bastante difícil entender las declaraciones de Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba, quien manifestó que lo organizadores de CIF “insisten en el empleo de Internet como arma de subversión”

Tales declaraciones, según Pascual, reafirman que “todo lo que se celebre para hablar de conectividad en Cuba el régimen militar cubano lo ve como una manera de desestabilizar su poder”.

El gobierno cubano se resiste a ver la Tecnología de la Información y las Comunicaciones como una herramienta que puede ayudar al pueblo y revertirse en el crecimiento de la economía, y le restringe el acceso a la misma por considerar que puede ser usada con fines políticos.

Los medios oficiales cubanos carecen de libertad para informar con transparencia. Si rompieran con la censura y las ataduras impuestas por el Departamento Ideológico del Partido Comunista, el pueblo conocería que no todos los problemas son atribuibles al embargo norteamericano.

La ausencia deliberada de la necesaria información institucional, pone de relieve lo formal del poder legislativo en Cuba, el cual no cumple con su obligación de proporcionarle a los medios una adecuada información de lo que acontece en el seno del parlamento.

Por ejemplo, en la reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular celebrada en la primera semana de julio, no hubo información de lo que aconteció en la misma, a pesar de contar con un Departamento de Comunicaciones, cuyo jefe es Tubal Páez, que se desempeñó como presidente de la oficialista Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Sobre los debates de las comisiones permanentes del parlamento de las dos legislaturas que celebran en el año, la prensa no informa sobre los señalamientos críticos o que pudieran poner en entredicho a la dirección del gobierno. De eso nunca se informa porque el PCC se lo tiene prohibido a los medios.

Por la política de manipulación y el secretismo informativo, en la mayoría de la población cubana no existe una cultura institucionalizada, ni socialmente compartida.

En la práctica existe un divorcio entre gobierno y pueblo, servidores públicos y ciudadanos. En los hechos no existe el cacareado control popular, a pesar del sainete de las asambleas de rendición de cuentas que se celebran cada cuatro meses en las circunscripciones, donde se habla mucho pero nada se resuelve.

En Cuba no existe trasparencia informativa. Todo lo que se le informa al pueblo pasa primeramente por el tamiz de la censura del Departamento Ideológico del PCC. Al no existir visibilidad de lo que acontece en los escenarios político, económico y social, la ciudadanía no es partícipe de esos procesos.

Para mantener esa situación es que el régimen se opone denodadamente a que los cubanos tengan acceso irrestricto a Internet.

En los diferentes paneles de la CIF estuvieron presentes periodistas independientes radicados en Cuba, entre ellos Miriam Celaya, Iván Garcia, blogueras como Yaima Pardo y Joanna Columbié, así como Ted Henken, del Baruch College, Larry Press, de la California State University, y el periodista cubano residente en Barcelona Ernesto Hernández Busto, editor de la web Penúltimos Días.

El evento de CIF fue inaugurado con una conferencia impartida por Anne Nelson, de la Universidad de Columbia, que expuso una interesante investigación referida a los desconocidos vericuetos de las TIC en Cuba.

Otro de los paneles abordó la “Libertad en internet: Derecho humano fundamental”. Giró en torno a la declaración de las Naciones Unidas que considera el acceso a internet como un derecho humano, en contra de la cual votaron Cuba, China, Bolivia, Venezuela, Ecuador y Rusia, entre otros países.

Los asistentes a la CIF refutaron que Internet sea una herramienta subversiva del gobierno de Estados Unidos, y plantearon que si tres mil millones de personas se conectan diariamente alrededor del mundo, por qué no pueden hacerlo también los 11,2 millones de cubanos que viven en su isla.

Hay un deseo irrefrenable en la población cubana por tener libre acceso a Internet, lo que es imposibilitado por la intolerancia del régimen. Esto ha provocado fracturas y reajustes telúricos en lo más profundo de la sociedad cubana.

El Departamento Ideológico del PCC dio instrucciones a sus guardias pretorianos de la información para enfrentar la CIF.

Magda Brito D’Toste, directora de informatización del Ministerio de Comunicaciones, a una pregunta formulada por el periodista del diario Juventud Rebelde Yurisander Guevara sobre la CIF, le respondió, guión en mano: “Hemos conocido de la realización de este evento. Sería muy bueno que allí se abordara la imposibilidad de acceder desde Cuba a sitios bloqueados desde el extranjero”. Curiosamente, la funcionaria omitió dar los nombres de esos sitios.

Dijo Brito D´Toste: “Lo que más llama la atención sobre la CIF es quién está detrás de su organización”. Luego explicó: “CIF es una iniciativa de la Oficina de Trasmisiones hacia Cuba (OCB, por sus siglas en ingles), que administra Radio y TV Martí, ¿Qué significa esto? Que esto es un evento subversivo financiado con el dinero de los contribuyentes”.

Brito D´Toste, para no dejar ninguna duda que es una pretoriana informativa que cumple órdenes del general Maimar Mesa, ministro de Comunicaciones, le dijo al periodista que “CIF es una expresión clara de que trasladan a un nuevo escenario, Internet, las acciones subversivas”.

Con tales declaraciones de la funcionaria del ente gubernamental que aplica la política de comunicación e informatización que orienta el PCC, queda claro que todos quienes estén por debajo tienen la obligación de aplicarla sin la más mínima modificación, dado que todos ellos son poleas transmisoras, que están para obedecer y ejecutar las órdenes que reciben.