Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Idiotas de academia o academia de idiotas. Editorial

Primavera Digital

Los hechos de la actualidad cubana están en la palestra pública mundial y a partir de ello, surgen afirmaciones hechas desde predios académicos que mantienen una ambigüedad dictada en que no se distingue la idiotez de la mala intención.

Los idiotas o mal intencionados, sean estos cubanos o no, tienen o comparten algunos muy significativos lugares comunes. Ninguno o casi ninguno parecen comprometidos con el ideal democrático y los valores humanísticos a este ideal vinculados.

Entre las “ideas” por ellos promovidas que más se destacan puede encontrarse joyas como que “…el sistema socialista funciona en Cuba desde hace muchos años y lo único que se debe cambiar es la diversidad en la propiedad empresarial”.

Otro punto para la reflexión estaría dado en los que sustentan críticas injustas, desproporcionadas y favorables a la élite gobernante castrista, contra los que marcan la diferencia con su oposición a la transición del totalitarismo castro-marxista al totalitarismo castro-fascista.

Uno entre ellos, el académico Arturo López Levy desde Denver, USA, afirma “…promover una oposición leal, acorde a la cultura nacionalista cubana, que denuncie los rasgos totalitarios del gobierno pero compita y coopere repudiando el embargo por “plattista” (término injerencista que refiere a la continuidad entre el embargo y la enmienda Platt)”.

El paso a una nueva forma de totalitarismo o de dictadura con capitalismo, requiere de primera mano de capitalistas. Entonces, lo primero sería pasar de comisarios a empresarios.

Es así que el primero con su ideota les allana el camino, mientras el segundo lo allana igualmente, cuando descalifica a la oposición real que marcha por las calles o a los que critican al gobierno estadounidense por conceder el respiro inmerecido que ha concedido a los autócratas insulares, nacionales, socialistas y revolucionarios, devenidos felizmente en neo capitalistas propulsores del capitalismo de estado protofascista y militarista que llega, con la misma ausencia de derechos y libertades para todos ya conocida.

Desde las páginas de Financial Times, otro sesudísimo académico, John Paul Rathbone dice, “… la existencia de webs como 14ymedio y Havana Times “sugiere una creciente tolerancia a la disidencia”. Este idiota de academia o simplemente mal intencionado, pasa por alto que Havana Times no radica en Cuba, 10 domingos y más de represión violenta al actuar político ciudadano independiente y la represión bestial que desde una violencia desproporcionada ejercen la policía Seguridad del Estado (DSE) y su parigual, la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) que si es nacional, no debe ser revolucionaria, ya que todos los ciudadanos, tanto los revolucionarios como los que no lo son, debían disfrutar de los mismos derechos ante la ley, cuestión esta que al menos en Cuba, no es así. El idiota limitó la “tolerancia” castrista a la existencia de webs, por supuesto, solo las dos que destaca en su exposición.

Otro sesudo de academia, desde USA, por supuesto, para el caso el académico Jorge Domínguez, quien primero se motivó con la condición testicular y el rash que apreció en los jóvenes habaneros y finalmente ha concebido que la guardia pretoriana al servicio de la élite revolucionaria gobernante, las llamadas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), a falta de un imperio soviético a quien servir en África, nuestro académico quiere vestirlos con cascos azules para que sirvan a la ONU y de paso aseguren un estipendio en dinero o en especie. Este académico de Harvard pretende que el castro-fascismo que viene convertirá a Cuba en una nueva Singapur.

Esperemos que los idiotas de academia o la academia de idiotas se refrenen en el servicio inmodesto que prestan al fascismo que viene. Dios lo quiera.