.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Holocausto y no cacería

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- Un trabajo publicado por la fraterna Voces en su número 16 lanzado el pasado viernes 7 de setiembre, que lleva por título “Apuntes sobre la muerte de Oswaldo Payá” y que firma Armando de Armas, toca la violencia que promueve el gobierno militar contra la disidencia y oposición interna cubana.

El trabajo abunda sobre el paréntesis abierto a las especulaciones que dejó la sospechosa y no aclarada muerte del líder católico Oswaldo Payá y su ayudante Harold Cepero.

El trabajo de Armas resulta medular, porque directo y sin ambages pone de relieve algo que se suele tratar de forma indirecta a pesar de ser el objetivo principal de tanta lucha y tanto riesgo, se trata de la toma del poder político por parte de los opositores. El destino final de toda lucha política tiene como finalidad la toma del poder político. Las respuestas más o menos violentas dadas desde el poder, definen el carácter legítimo o no del poder constituido como estado y gobierno.

En Cuba, la respuesta de la cúpula verdeolivo ha recorrido un camino que de la descalificación inicial, derivó en la actualidad al callejón sin salida de la violencia y el vandalismo. Esta conducta desplegada desde el poder del estado hace que ciertamente, las dudas sobre Payá Sardiñas, Laura Pollán, Orlando Zapata y cada uno de los opositores pacíficos muertos en circunstancias no esclarecidas del todo, hayan creado el patrón hoy existente.

La leyenda creada en torno a la policía Seguridad del Estado perdió toda la credibilidad con que contó tiempo atrás. En la actualidad, tanto la nación cubana como los observadores imparciales del tema, la tienen sindicada como una banda armada dirigida a ejercer la represión política contra el ciudadano y a degradar la función cívica atribuida a este en las sociedades libres modernas. En la actualidad, un seguroso es un matón a sueldo que defiende el interés del padrino, ya sea con barbas o sin ellas. Algunos, –los de mayor graduación- tienen el aspecto que inmortalizó el actor James Gandolfini en su caracterización de Tony Soprano. Otros no van más allá -en términos de apariencia- del rufián de poca monta o el bitongo de papá. Pero ojo, no tienen el menor escrúpulo y alguno que otro ha cimentado su aval de servicios golpeando y maltratando mujeres. Bueno, que lo diga Berta Soler o la propia Yoani Sánchez.

Gracias al torpe manejo de la media o los pocos recursos con que cuenta la oposición cubana dentro y fuera de la Isla, la superioridad del régimen cubano en términos de propaganda le permite promover el diálogo con la guerrilla terrorista y narcotraficante de Colombia. Así posa de tolerante ante la parte del mundo que se lo quiere creer y de paso salva a los criminales políticos que entrenó, armó y avitualló, de comparecer ante tribunales para responder por la violencia, los secuestros y las muertes perpetradas o en caso contrario, ser aniquilados como sabandijas en el teatro selvático de sus fechorías.

Mi única discrepancia con el colega y compatriota de Armas, es sobre el asunto de los conejos y las cacerías. Un conejo no tiene la opción de escoger sobre si es o no conejo. El opositor toma la decisión de serlo y desde ese instante vive atado a la aprensión y el peligro que representa la opción que tomó. Entonces no se trata de una cacería, en el caso de los opositores y disidentes internos es solo holocausto y nada más. Lo más meritorio es que la opción del holocausto, siempre es del todo voluntaria.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN