.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Habrá que esperar 14 años para disfrutar el paraíso terrenal

Osmar Laffita, Pimavera Digital

Capdevila, La Habana.- La reunión del Consejo de Ministros celebrada el 19 de mayo, que fue reflejada de manera extremadamente resumida por la prensa nacional, dejó en la mayoría de la población más dudas e insatisfacciones que seguridad y confianza.

Transcurridos cinco años del gobierno de Raúl Castro no se acaba de ver la luz al final del túnel.

Se guarda silencio acerca de cuál ha sido en el trimestre enero-marzo el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), fijado para el presente año en 2.7%, cuáles los renglones que marchan de punteros y los que han presentado dificultades en el cumplimiento de sus respectivos planes en relación con la etapa precedente.

Si bien hace ya varios años que se han incumplido los planes de producción de azúcar, han brillado por su ausencia los resultados de la recién finalizada zafra azucarera. Extraoficialmente se ha podido conocer que de la meta de 1,8 millones de toneladas de azúcar, se produjeron 1.6 millones, es decir 200,000 toneladas menos de lo previsto.

A un mes de terminada la temporada alta del turismo, la prensa oficial no ha reflejado ninguna valoración realizada en el Consejo de Ministros acerca del cumplimiento del número de visitantes gracia a los turistas procedentes de Canadá y de la Florida, que han pasado a ser los principales emisores de turismo hacia Cuba. El secretismo indica que no es interés del gobierno que el pueblo cubano conozca esto.

De los temas debatidos en la reunión del Consejo de Ministros, la prensa oficial no reflejó el monto de la producción agrícola del año 2013 y menos lo producido en el trimestre enero-marzo.

Se conoce que la producción de leche del pasado año fue de 503.6 millones de litros y de ese monto solo se distribuyeron de manera directa a la población 86.6 millones de litros.

De la construcción y reparación de viviendas y la venta de materiales de la construcción, no se informó nada. El pasado año se construyeron 10,800 viviendas, de ellas 9,600 con esfuerzo propio. Las ventas de materiales, al cierre de 2013, ascendieron a 92’000,000 de dólares que se destinaron fundamentalmente a la reparación de viviendas.

El proceso inversionista tampoco fue reflejado por la prensa, pero en la reunión del poder ejecutivo celebrada el 3 de marzo se reconoció que dicho proceso arrastraba deficiencias tales como el descontrol en la contratación, la falta de exigencia, las obras mal ejecutadas, las indisciplinas tecnológicas, la baja productividad y el éxodo de fuerza de trabajo calificada por los bajos salario que se devengan.

De la trasportación de pasajeros parece que en la reunión no se dijo nada. Hace rato que hablan del mejoramiento del trasporte en La Habana y que en el futuro se ampliará al resto del país. En estos momentos se cuenta con 7,840 vehículos de más de 40 marcas y modelos; 3 458 son de empresas provinciales y 4,382 pertenecen a entidades del Ministerio del Trasporte.

En torno a la Contraloría General de la República, no hubo información de la solución de las deficiencias encontradas en la VIII Comprobación Nacional de Control Interno: los problemas en la entrega de tierra en usufructo, las dificultades en el fortalecimiento de las Cooperativas Básicas de Producción Agropecuaria y con las ventas de materiales de la construcción.

Los cubanos se asombran de que el gobierno haga un plan de desarrollo económico duradero por 14 años dirigido al crecimiento del PIB y que asegurará en el futuro el bienestar de la población.

En lo que va de gobierno de Raúl Castro, la situación material y espiritual de la familia cubana se ha convertido en un infierno por lo caro que está todo.

Si realmente no se producen profundos cambios estructurales, se liberan realmente las fuerzas productivas, se les conceden a los sujetos económicos las libertades que tienen conculcadas, si el mercado y no la planificación es la fuerza que rige las actividades empresariales, será bastante difícil que llegue ese paraíso terrenal que promete el gobierno. Lo más probable es que el infierno sea aun mayor.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN