Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Gobierno cubano: manía de acusar

La propaganda izquierdista suele afirmar que, gracias a la Revolución cubana y al denominado “Socialismo del siglo XXI”, los países de la América Latina son hoy libres

René Gómez Manzano, en Cubanet

LA HABANA, Cuba.- En un artículo mío que publicó CubaNet hace unos días, refiriéndome a los recientes acuerdos entre Cuba y Estados Unidos, aludí al sinsentido que sería que el régimen castrista volviera a arremeter contra el gran país del Norte. Ironizaba yo al respecto: “Ya no pueden ni pensar en volver a vapulear a los ‘imperialistas yanquis’: después del Día de San Lázaro parecería más correcto llamarlos ‘compañeros norteamericanos’…”.

Sin embargo, semanas atrás, el servicio informativo del periódico oficial Granma nos sorprendió al anunciar la apertura de un nuevo sitio-web que estará consagrado justamente a atacar a la superpotencia. En palabras de quienes lo elaboran, se trata de una “plataforma de intercambio y denuncia contra los crímenes cometidos bajo el manto protector de la política exterior de los Estados Unidos contra los pueblos latinoamericanos”.

El moderno engendro lleva el nombre de Cubacusa, lo cual refleja con gran acierto una de las principales manías de lo que nuestro pueblo llama “esta gente”. Según el mapa que informa su localización, radica anexo al Museo del Ministerio del Interior, en la Calle 14 del habanero barrio de Miramar, entre las avenidas Tercera y Quinta. Sus redactores poseen caras, pues tienen colgada una foto de familia en la cual se puede apreciar su juventud. Sin embargo, no se ocupan de dar a conocer sus nombres.

Reconozco que, al enterarme de la existencia de este nuevo medio de agitación, lo primero que acudió a mi mente fue el conocido refrán: Perro huevero, aunque le quemen el hocico… El menos viejo de los jefes de la dinastía que desde 1959 gobierna a su antojo en Cuba, habrá podido autorizar la firma de los acuerdos anunciados el pasado 17 de diciembre, pero no se cohíbe de seguir lanzando sus andanadas propagandísticas contra su nuevo socio de convenios y de posibles negocios.

Como se sabe, el hermano mayor está separado del poder en forma definitiva. Incluso se encuentra en tan malas condiciones que ni siquiera ha podido recibir a los cinco espías, cuyo reclamado regreso a Cuba constituyó bandera de agitación durante lustros. Cualquiera podría pensar que su sucesor haría amainar el barraje propagandístico que durante decenios mantuvo Fidel Castro contra nuestros vecinos norteños y su gobierno.

Pero no ha sido así, y los escribidores de Cubacusa atribuyen ahora a Washington todos los males que aquejan a los países de Nuestra América. Esto incluye cuestiones tan disímiles como los llamados “golpes de estado” de Honduras en 2009 y Paraguay en 2012. También los indultos otorgados por la presidenta panameña Mireya Moscoso unas horas antes de abandonar el poder en 2004, e incluso la crisis diplomática surgida a raíz del mortífero ataque contra un campamento de la narcoguerrilla de Colombia, realizado por tropas de este país en territorio fronterizo ecuatoriano, en 2008.

La propaganda izquierdista suele afirmar que, gracias a la Revolución cubana y al denominado “Socialismo del siglo XXI”, los países de la América Latina son hoy libres. Como demostración de ello, citan, entre otros eventos, la constitución de la CELAC, entidad de la que han sido excluidos Estados Unidos y Canadá.

Pero cuando conviene a su propaganda extremista, no vacilan en actuar con la mayor inconsecuencia, ni en atribuir al primero de esos países anglosajones y a su agencia de inteligencia (la conocida CIA) todas las acciones políticas realizadas por autoridades de Nuestra América que no cuadran a su peculiar cosmovisión. Constituyen buenos ejemplos de ello las informaciones arriba mencionadas.

La buena noticia es que, si tenemos en cuenta el mínimo acceso a la Internet que tenemos los cubanos, es razonable pensar que la virulencia del nuevo órgano de propaganda esté destinada sobre todo a los ciudadanos de otros países.

Y por supuesto que la admiración creciente que la mayoría de nuestros compatriotas de a pie experimenta por Estados Unidos, seguirá en aumento ahora, cuando las esperanzas de mejoramiento que ellos han concebido tras el 17 de diciembre se vinculan más que nunca al gran país del Norte.