Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Esto está malo

Jorge Luis González Suárez, en Primavera Digital

Plaza, La Habana.- Pasaba frente a uno de los tantos pequeños agromercados que existen en la ciudad, cuando un vendedor buscavidas que se hallaba por allí con alguna mercancía alimenticia, le dijo a otra persona que estaba presente estas palabras: “Aquí me ves, en la lucha, porque esto está malo”.

La frase final es hoy un slogan que repiten los cubanos adultos de todas las edades. La connotación que tiene es disímil, pues se ajusta a las diferentes situaciones económicas y sociales que transcurren en nuestros días y que solo puede ser bien interpretada por aquellos que vivimos en este país.

Lo primero, los precios de los alimentos. Las amas de casa son las más agobiadas. Todas se cuestionan a diario: ¿qué cocino? Si se añade que tienen que salir a buscar aquellos productos imprescindibles para la posterior elaboración, el problema adquiere una connotación mayor.

Los precios de los comestibles en el mercado son bastante elevados, tanto los de los que comercializa el estado como los que venden los particulares o cuentapropistas, y los que no poseen licencia y que de manera semiclandestina venden a domicilio.

Esto está malo.

Otra interpretación que también posee esta locución es con referencia a la forma de obtener la moneda convertible. Generalmente, si no la compran en las Casas de Cambio (CADECA), y si no tienen familiares en el exterior que les envíen remesas, es a través de negocios, casi siempre considerados ilegales por las autoridades.

Los artículos que se venden en las famosas Tiendas Recaudadoras de Divisa (TRD) cada vez son más caros y escasos. Es frecuente encontrar un precio más alto en mercancías de primera necesidad con referencia a la vez anterior en que se adquirió. Las protestas de la población por estas circunstancias, por lo general caen en saco roto. Los empleados de estas tiendas dicen que no tienen la culpa, aunque esta situación muchas veces puede ser generada por las multas que algunos agregan a esos productos.

Valga aquí también la frasecita: esto está malo.

La falta de empleos bien remunerados puede ser otra circunstancia que dé pie a la expresión referida. Sobre todo los jóvenes no aceptan laborar en sitios en los cuales no tengan búsqueda, entiéndase por esto, robar para después revender aquello que puedan sacar del trabajo. La variante es estar en un puesto donde haya comida que se pueda llevar para el hogar. Si ninguna de las dos circunstancias tienen lugar y la vigilancia de la administración es rigurosa: eso está malo.

El aspecto político permite decir también de forma categórica que “esto está malo”.

Las dificultades que enfrenta cotidianamente la población no son ajenas a la línea ideológica del sistema. Este impone restricciones que en parte son provocadas por la confrontación entre Cuba y los Estados Unidos.

La escasez repercute en la vida de las familias con escasos recursos, las que pueden considerarse una gran mayoría.

Resulta lamentable que Juan Formell, que compuso números inspirados en la vida común en Cuba, no hubiese hecho una canción dedicada a este tema. Estoy seguro que de haberlo hecho hubiera logrado el mayor éxito de su carrera con la pieza “Esto está malo”.