.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Error de cálculo

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- Para algunos y lamentablemente, no para todos, el choque con diplomacias funcionales o simplemente con sociedades democráticas unas más exitosas que otras, pero en fin, el choque con la democracia, será un factor que en el presente o en el futuro inmediato marcará la diferencia para los que hemos tenido la suerte de salir del infierno doméstico, en esta hornada de viajes al exterior para opositores, sociedad civil, etc.

Lo primero es constatar que el pueblo de Cuba ha sufrido y sufre el absurdo actual solo por mantener en posiciones de privilegio a una banda inescrupulosa de personas sin gusto, clase o distinción, por cuyo bienestar, todos, absolutamente todos los cubanos, pagamos las más onerosas gabelas.

Cuba, gracias a su incompetente gobierno, es el lugar de la Tierra en que los alimentos son más caros y en el que los precios de estos están en divorcio absoluto con el ingreso per cápita. Cuba sufre un gobierno más ocupado en reprimir y controlar que en mejorar la condición y el nivel de vida de sus ciudadanos.

Luego de ver las condiciones de vida en Suecia, Holanda y Panamá, se comprende que es criminal que en Cuba, la banda de vejetes incompetentes, crueles y egoístas que gobiernan se mantengan en posición de privilegio debido a la acción y la presión que ejerce sobre el pueblo, la guardia pretoriana verdeolivo que los afirma en detrimento de ese mismo pueblo a quien debieron proteger, servir y obedecer.

Como comencé este trabajo, reafirmo que todo el que haya tenido la oportunidad de vivir la enriquecedora experiencia de una democracia funcional, jamás será igual cuando regrese a Cuba.

Viajar es confirmar. Viajar es elevar a certeza vital o quizás integrar en el ADN que el santo y seña de la palabra democracia es condición no solo de vida, sino de respeto a la condición humana. La democracia es el elemento que oxigena la educación y las costumbres.

El daño antropológico hecho a la cubanía en Cuba no se diferencia para nada al daño antropológico sufrido por los mendigos gitanos y rumanos que vi en Estocolmo.

Vivir sin democracia bajo cualquier dictadura destruye el alma desde adentro. Es un SIDA moral que no tiene cura, hasta que el contacto edificante con una sociedad orientada al respeto de los humanos, la reconforte y la encamine a la regeneración en un plazo de tiempo que no me siento capaz de definir.

Juzgar a los responsables de tanto desastre en Cuba y que paguen en la prisión de un estado democrático similar a aquella en que residió Fidel Castro luego de asaltar un cuartel de la república, es muy benigno para esos que nos quitaron el autorespeto, nos hicieron miserables y lastimaron al alma nacional cubana en una cuantía que nadie es capaz de calcular con exactitud.

La reforma migratoria fue un error de cálculo del gobierno militar de Raúl Castro. Entonces, sería muy bueno ampliarla a cada represor. Ellos nunca serían los mismos después de vivir una experiencia como esta. Quizás envilecidos como están, si regresan, solo sean un poco más comedidos. Pero de seguro, después de una experiencia así, no volverán a ser los mismos, sinvergüencerías aparte.

El error de cálculo es innegable. Hasta quienes les sirven dentro y fuera de Cuba, entre otros héroes aun no prisioneros del imperio, van a quedar directa o indirectamente marcados. En ellos quedará sembrada una duda y una nueva inquietud. Quedará sembrada la inquietud y el apremio porque todo acabe pronto.

En otro nivel, emergerá el temor de que algún día se sepa, qué, cuanto y porque traicionaron, lo que hayan traicionado.

Salir del infierno doméstico abre ciertamente nuevas dudas, inquietudes y paréntesis. Entre estas, quedará aislada como nota pedal de síncopa permanente, la certeza de que el gobierno militar, con la reforma migratoria, cometió un error de cálculo muy relevante. ¡Aprovechémoslo!

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN