.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

En cada cuadra un comité

Julio César Álvarez, Primavera Digital

Santos Suárez, La Habana.- Los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) cumplen 54 años el 28 de septiembre. En La Habana, la pésima situación higiénico-epidemiológica de sus cuadras ensucia nuevamente las festividades de una de las organizaciones más antiguas del gobierno cubano.

Con la llamada actualización económica, las palabras bisnero o negociante ya no tienen para los CDR la connotación delictiva de años atrás. La organización parece actualizarse también. La basura y las indisciplinas sociales parecen ser ahora sus principales objetivos.

 “Rescatar la vitalidad de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) y actualizar sus misiones y métodos en correspondencia con las complejidades que caracterizan la defensa de la Revolución en el contexto actual”, es el objetivo principal de los CDR para los próximos años, según sus directivos.

Prevenir y enfrentar lo que se le ha dado a llamar las indisciplinas sociales y en el frente higiénico-sanitario serán las principales actividades de esa organización de ahora en adelante. Lo decidió el Segundo Pleno de la Dirección Nacional de los CDR al aprobar el Plan de Acción de la organización en reunión efectuada en su Escuela Nacional en el municipio Arroyo Naranjo, según anunció el portal digital Cubasí.

El Aedes aegypti y Aedes albopictus, transmisores del dengue y del virus chikunguña, respectivamente, pasarán a ser los enemigos número uno de la organización, la que hará hincapié en el trabajo de formación y control de los dúos focales, personas que se encargan de poner en práctica las medidas de prevención contra dichos vectores.

Los dúos han sido considerados la estructura más importante en la batalla contra los vectores transmisores de epidemias que actualmente afectan a Cuba, pero en muchos barrios y centros de trabajo no pasan de ser un dúo de nombres escritos en un papel. Nada más.

Según un delegado del Municipio Especial Isla de la Juventud, allí todos los factores como la Federación de Mujeres Cubanas, los núcleos zonales del Partido Comunista de Cuba, la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y la Policía Nacional Revolucionaria, cooperan en todas las tareas tanto las sanitarias como las de enfrentamiento a las indisciplinas sociales.

La Habana, por otro lado, parece abandonada de todos esos factores. Nadie en la ciudad se preocupa por los micro-vertederos que parecen florecer en cada CDR. Entre la incapacidad del gobierno provincial para mantener limpia la ciudad y la indolencia de muchos habaneros, la otrora Villa de San Cristóbal del La Habana se asemeja a un basurero.

Sin embargo, está considerada como la décima ciudad más saludable del mundo, según Sanjay Gupta y Matt Sloane, enviados de CNN en La Habana. Los parámetros para tal selección se basaron en estadísticas de salud oficiales ajenas a la situación higiénico-epidemiológica.

La única solución dada por los servicios comunales de la ciudad desde hace años a la recogida de los micro vertederos, ha sido la utilización de palas mecánicas y camiones de la construcción. Estos, a su vez, han destruido las aceras y contenes de la ciudad.

La nueva misión de los CDR en su cumpleaños 54 parece una misión imposible. El famoso estribillo de su canción, “en cada cuadra un Comité”, también debiera actualizarse, y agregarle que en cada cuadra no solo hay un comité, sino también un vertedero.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN