Cubanálisis - El Think-Tank

                            LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

               DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El relevo puede ser cualquiera

José Antonio Fornaris, Primavera Digital

 Managua, La Habana.- Todos sabemos que con la ancianidad la gente se vuelve conservadora, sobre todo con sus propiedades y su entorno. Convencerlos para que cambien de vivienda por su propia voluntad es casi imposible; es difícil hasta que permitan cambiar un asiento de lugar.

Lógicamente, también utilizan argumentos desfasados, y en algunos casos lo que expresan son tonterías mayúsculas.

El general jefe de los Consejos de Estado y de Ministros, aseguró durante la sesión inaugural del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), el 16 de abril, que en más de 50 años de gobierno no habían sido capaces de preparar el relevo de los líderes históricos de la revolución (todos están por encima de los ocho decenios).

Recientemente, el 2 de junio, volvió a aludir al asunto. Manifestó que le gustaría retirarse, pero, imagínense qué situación tan problemática para él, no tiene relevo.

Durante años, los medios oficiales y tanto el propio Raúl Castro como su hermano Fidel, afirmaron muchas veces que el relevo de los líderes estaba garantizado. En la Unión de Jóvenes Comunistas, reiteraban, existía una cantera inagotable de sustitutos de los jefes máximos y continuadores de la obra de la revolución.

¡Qué planteamiento tan absurdo! Hay otros calificativos más adecuados, pero las circunstancias obligan a quedarse en ese.

¿Cómo es posible que unos cuantos ancianos no tengan relevo incluso hasta dentro de su propia gente? Tienen un Comité Central del PCC, un Consejo de Estado, un Consejo de Ministros e infinidad de dirigentes medios. Si todos son incapaces de asumir las "principales" tareas del país, ¿qué pintan ahí?

Siguiendo la línea de pensamiento de esta gente, que es humillante en grado superlativo, no es nada encomiástico ni para ellos mismos, asegurar implícitamente  haber gobernado sobre semi-esclavos y anormales.

Sería muy interesante conocer qué tiempo tienen estipulado para formar el relevo, porque si no lo pudieron hacer en más de medio siglo, ¿a qué velocidad lo van a hacer ahora?

Si el grupito de ancianos históricos, cosa muy natural, se muere de ahora para luego, ¿quién los sustituye?

Los resultados son la forma idónea para medir la gobernabilidad. Los discursos, las consignas, las presuntas actitudes gloriosas y patrioteristas, no son otra cosa que chatarra.  Si miramos desde ese ángulo lo que ha sido la administración de ese grupo durante más de 50 años, enseguida queda a la vista que los resultados positivos para la nación y el pueblo cubanos son nulos.

Si hubiera elecciones libres, en un santiamén iban a aparecer cantidad de personas capaces para dirigir los destinos de Cuba. De seguro los ancianos "insustituibles" iban a poder ver a actuales integrantes de su partido optar por los más importantes puestos públicos.

Castro y sus más íntimos allegados podrán continuar con las justificaciones que nadie cree para continuar en el poder, pero es imposible sobrevivir sin cambios en tiempos de agudas crisis, máxime cuando se vive una época  donde el comunismo ortodoxo  es inaceptable por su anacronismo y su permanente ataque a los valores humanos más importantes.