Cubanálisis - El Think-Tank

LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El próximo show

Juan González Febles, Primavera Digital

 Estamos en temporada alta de teatro político. Luego del video "filtrado" del cíber policía, llegó un material televisivo "evacuado" por la tele oficial. Esta puesta en escena fue bautizada como: "Las razones de ¿Cuba? Peones del imperio". En ella, se destaparon a dos "heroicos" combatientes de la policía de Seguridad del Estado, asignados a la Batalla contra las mujeres, es decir, las Damas de Blanco.

Uno de ellos fue Carlos Serpa Maseira y el otro Moisés Rodríguez. Nada trascendente. La buena noticia es que muy pronto, nadie los recordará. La mala es que pueden quedar más. Pero como para todo en esta vida, siempre hay solución. La mejor forma para la detección presente y futura de estos especímenes, es la falta de obra, coherencia y la propensión al show. Cuando se les encuentre hiperkinéticos, mediáticos, inconsistentes, sin obra y ampliamente promovidos, allí están. No hace falta más.

Para marzo 4, está programada una nueva función de teatro político, con acento en lo jurídico. Se trata del juicio al americano Alan Gross. La vista será a puertas cerradas o con un público selecto, seleccionado por el grupúsculo gobernante. Hasta el letrado designado para la defensa o letrada, para ser más exactos, es defensor a ultranza del régimen militar verdeolivo. Visto con absoluta imparcialidad, con abogados como este, ¿quién necesita fiscales?

Parafraseando a un colega, en Castrolandia, las cosas son así. La única oportunidad que tiene el pobre Gross, es que el gobierno de USA acepte el canje por los cinco o por los cuatro espías si es que Gerardo Hernández, (el gordo del pajarito) se rajó por fin o no.

De todos modos, dicen que vendrá para la vista, un equipo de abogados norteamericanos. Ojala que encuentren un asesoramiento legal eficiente en Cuba, que no sea el orientado por la policía de Seguridad del Estado. De ser así, la puesta en escena podría resultar más interesante que el tedio y el 'más de lo mismo' que las actuales circunstancias prometen.

El próximo show, en la víspera del prorrogado y siempre pospuesto congreso del minoritario, excluyente y único partido gobernante, viene con americanos incluidos. Una excelente ocasión para defender "la soberanía nacional", en manos de la élite geriátrica contraria a la libertad en todas sus variantes. Una soberanía que de tan ajena, suena gracioso llamarla nacional.

Como tal soberanía no reside en el pueblo, suena a choteo cada vez que alguien se refiere a ella, como no sea para escudo primado y post moderno de dictadores y dictaduras. Es una entelequia que sirve por igual para masacrar al pueblo libio que para privar a los cubanos de libertad, Internet, servicios médicos viables e incluso de empleo con una paga bien remunerada.

Pero estemos preparados para la apoteosis final que pondrá fin a la temporada alta de teatro político cubano, esta será sin duda razonable alguna, las conclusiones y lineamientos derivados del congreso por venir. Todo igualito y como dice la canción, "en la misma ciudad y con la misma gente".