Cubanálisis - El Think-Tank

LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El periodista ciudadano en jefe

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- Alguien que no ha escapado al descreimiento generalizado en Cuba, ha sido el ex presidente y siempre Comandante Fidel Castro. Pero en su caso, prima el desinterés. En Cuba, nadie quiere saber que dice o que deja de decir. El ejercicio de credibilidad se simplifica mucho. Dejó hasta de ser impopular. Ya simplemente, no es.

Esto eleva al Comandante al espacio reservado para los interesados en la información. Quizás por eso algunos comentan que el Comandante terminó al fin su largo periplo, nada menos que como periodista ciudadano del cíber espacio. ¡Quién lo diría! Desde su nueva trinchera en Cubadebate, enfrenta junto a los Tato, Yoandri, Tina Modotti y otros heroicos combatientes bloggers y revolucionarios, la campaña mediática del Imperio.

Como signo de los tiempos, el Comandante sustituyó los aplausos compulsivos en las plazas públicas, por los pinchazos digitales de sus cíber admiradores en el extranjero. En Cuba la conectividad es baja y el acceso a Internet, una tentación. Sin que nadie trate de sugerir o querer interpretar que pasó al jineterismo político, el hecho es que se ha quedado a nivel de sus médicos, periodistas y otros adláteres de ‘afuera’. Únicos interesados con posibilidades en saber lo que dijo o lo que no dirá.

Es bueno aclarar que sus Reflexiones que publica la prensa radial, televisiva o escrita, son prácticamente pasadas por alto en Cuba, en que sobran agobiantes temas cotidianos verdaderamente importantes de que ocuparse. Por tanto, sólo en este selecto mundillo de bytes en que se mueve, se comenta que haya pedido al presidente norteamericano Barack Obama que pida perdón por algo que según el Comandante, hizo otro presidente en ejercicio de los Estados Unidos, cuando Obama era niño.

Es en este momento en que uno se pregunta cómo el blogger en jefe le pide a Obama que pida perdón por lo que pasó tiempo atrás en Chile, mientras que él, aún no ha pedido perdón por la creación de las UMAP, por los ahogados en el Estrecho de La Florida, por los muertos en sus campañas de África o simplemente por el tiempo perdido en sus delirios.

Hoy que me enteré, de que hace cinco años el Comandante ni es presidente ni tampoco secretario general del Partido Comunista, entonces me pregunto: ¿Habremos hecho algo tan malo en esta o en alguna otra vida como para merecerlo y recibirlo a esta altura como blogger o periodista ciudadano en jefe?

Mientras, permanecemos a la espera de que luego del impasse periodístico, el Comandante vuelva sobre sus pasos con la adarga bajo el brazo. Esto último no sobrevendrá hasta que su hermano, el general presidente, concluya con las reformas neo totalitarias. Entonces, que nadie lo dude, renacerá de sus cenizas para hacer o salvar algo. No ser el primer secretario del Partido Comunista es un importante primer paso, ¿después? Pues Bye, Bye, Lenin…

Por ahora, la mala noticia es que el Comandante no tiene pensado descansar y la buena, que nadie lee Granma o sigue Mesa Redonda y en Cuba la conectividad es tan reducida, que pocos conocen Cubadebate. De todos modos y como nobleza obliga, demos la bienvenida a Internet al Comandante y crucemos los dedos para que un día la abra para todos o se la hagan abrir, que la cosa no anda bien para dictadores.