Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El lenguaje presidiario

Roberto Quiñones, Primavera Digital

Guantánamo.- Estaba en una sala de espera del hospital provincial de Guantánamo cuando aparecieron tres guardias con dos reclusos esposados y les ordenaron que se sentaran delante de mí.

Durante unos quince minutos los reclusos mantuvieron una conversación ininterrumpida hasta que uno de los guardias les hizo una señal, se levantaron y se fueron juntos por uno de los pasillos.

Una señora que estaba sentada a mi lado comentó con otra mujer: “No entendí casi nada de lo que hablaron”.

Sonreí porque dicha señora no podía entender una conversación en la que los reclusos usaban términos propios de la jerga presidiaria, una forma de expresión de la cultura de la resistencia, en este caso marginal, un fenómeno resultante de la permanencia prolongada en situaciones discriminatorias y opresivas que es consustancial a la necesidad de sobrevivencia de grupos humanos en condiciones extremas, que los sitúan siempre en desventaja frente al poder.

En tal sentido, el lenguaje presidiario es propio de una zona de la marginalidad que lo ha aprehendido como un medio de defensa ante situaciones hostiles.

No pocos términos de este tipo de lenguaje se han trasladado hacia el habla coloquial cubana contemporánea. Entre ellos pudiéramos mencionar “bejuco”, por teléfono; “clavar”, por guardar, esconder; “chiva” o “chivato”, por delator, y “curda” por borracho, por sólo mencionar algunos.

Sin embargo hay otras palabras y expresiones cuyo significado continúa inaccesible para el desconocedor de este tipo de lenguaje. Entre ellos podemos mencionar los siguientes:

Obsobbo.- Que tiene problemas.

Ancorio.- Zapatos

Achante.- Cama.

Efori.- Marihuana

Beri.- Falso, falsedad, trampa o mentira.

Bicicleta.- Homosexual.

Burle.- Juego.

Bala.- Pantalón. O un cigarro.

Benéfico.- Preso al que no lo visitan, que está sólo y depende de lo que le den las autoridades de la cárcel u otros reclusos.

Burda.- Caja de cigarros y también puerta del cubículo.

Batá.- Guapería.

Con todos los golpes.- Bien vestido, con dinero, en buena posición económica.

Cotunto.- Tonto.

Cazaste una tórtola.- Enamorar y ser aceptado.

Checo.- Pan

Chorote.- Desayuno de los presos, casi siempre hecho con el agua con la que se enjuagan el arroz y los coditos, luego se le echa harina de trigo y se hierve.

Cabilla.- Pene

Cana- Preso

Coger un aire.- Salir de la celda o de la prisión.

Cundango.- Homosexual

Centrifugar.- Engañar a alguien.

Cojima.- Cojo

Campo en finda.- Morirse.

Diñar.- Dar, golpear.

Drama.- Pensar, imaginar cosas.

Desfondado.- Homosexual

Dale Ike.- Mirar

La despeiná.- La comida.

Embori ciciñamba.- Chivato

Encabullo.- Policía, guardia

Espuela.- Zapato.

Echar cráneo.- Pensar.

Escopeta.- Hierro, arma blanca hecha de cabillas o angulares desprendidos de las literas.

Engome.- Carta

Echar puya.- Hablarle a alguien

Ecobio o ecoyo.- Amigo, consorte, compañero

Echar el santo.- Hablar.

Faltas de ortografía.- Deshonor. La expresión: “Ese tiene faltas de ortografía” significa que ha sido humillado en la prisión. Al contrario, la expresión “Yo no tengo faltas de ortografía” significa que nadie le sabe nada a ese preso, que es una persona correcta.

Frecuencia.- Palabra que se usa para declarar que un preso controla a otro. Ejemplo: “¿Qué frecuencia tú me llevas a mí?”, significa” ”A mí no me gusta que me lleven frecuencia”, significa “A mí no me gusta que me controlen”.

Fuego.- El trabajo.

Fula.- Dólar, CUC. También significa persona que no sirve.

Fastear.- Viajar.

Farolear.- Tener problemas, decir mentiras.

Faroles.- Ojos

Fambeco.- Pan

Gente de línea.- Persona correcta, noble.

Gofeteo.- Comida.

Gorila.- Fuerte, hábil en algo.

Guachimán.-Tonto.

Grasosa.- La comida que se recibe en las visitas. También es conocida como Graciela.

Gao.- Casa

Guapanga.- Guapería

Geyé.- Bulla.

Güemba.- Cuenta pendiente

Hacer el pan.- Hacer negocios, buscarse la vida.

Hijeputear.- Quitarle la comida a un preso o darle menos de lo que le corresponde.

Huevo.- Ropa.

Ivana Masó.- Homosexual

Iria.- Comida

Iré.- Salud

Jineta.- Prostituta, jinetera.

Jícamo.- Tumbadora

Jugada.- Movida, negocio

Llevar puya.- Que alguien oiga a otro

Lima.- Camisa

Lo mataste.- Significa está bien, ok

Matar una jugada.- Hacer algo.

Melón.- Dinero

Majiquear.- Buscar.

Meta.- Policía.

Monina.- Hermano, amigo.

Momeo.- Mareo, falta de lucidez.

Momear.- Atontar a alguien, engañarlo

Meter un pié.- Avasallar.

Munga.- Agua con azúcar

Matildita.- La comida

Maquear.- Rascabuchear

Meter en el peje.- Engañar a alguien, estafarlo

Murió la flor.- Sí

Moro.- Despierto.

Monada.- La policía

Mongo.- Tonto.

Mota.- Tranquilo.

Moro viejo más cristiano.- Que hace las cosas silenciosamente, con habilidad.

Nagüe.- Amigo

Ñangaufa.- Chivato

Oca, Ocamandó, Ocha.- Homosexual

Pestífero.- Recluso que está siempre detrás de la comida, el que se come la comida mala, el que pide comida.

Pincha.- Trabajo. Las expresiones “Ese pincha” o, “Ese está pinchando” significan que la persona a la que se refieren está chivateando para los guardias.

Voy piango.- Expresión que significa “Me voy”.

Pasta.- Dinero

Pepe.- Extranjero

Puro.- Hombre mayor

Perro.- Pastilla, píldora. “Voy a tomarme un perro”, significa “voy a endrogarme”.

Pastilla, pastelito.- Mujer joven y bonita

Pirarse.- Irse

Prajo.- Cigarro común o de marihuana.

Pitirre en el alambre.- Expresión que significa que hay un chivato alrededor.

Parra.- Cama

Pucha.- Leche

Pala.- Cuchara

Pincho.- Tenedor

Pistear.- Hablar cosas banales. También se usa el término cuando se denuncia algo públicamente. “Voy a pistear”, quiere decir que va a decir algo en público.

Pirabeo.- Coito.

Placa.- Calle

Quitao.- Irse.

Quinto.- Jarro de cinco libras

Revolcón.- Protesta, problema.

Ruedas.- Zapatos

Rancho.- Comida

Rifle.- Botella de ron

Rojo.- Parkisoníl

Sancocho.- Comida

Se le fue el caballo.- Frase que significa que a un recluso se le fue la mujer.

Tubeta.- Fornicar.

Trujanismo.- Abuso.

Trompeta.- Chivato

Tumbar.- Irse.

Tragiqueo.- Problema.

Tripal.- Carta

Tirar.- Masturbarse.

Talla.- Conversación

Turco.- Servicio sanitario

Tanque.- Prisión

Tanquear.- Estar preso

Titirimunda, titirimundache.- Todo el mundo

Voy arere.- Me voy

Yunta.- Amigo.

Yale.- Candado. “Me tiraron el yale” significa estar detrás de las rejas.

Yeti.- Jefe

Yoyo.- Escuchar

Yenica.- Loca.

Yamaja.- Mal, sin dinero.

Yarda.- Calle

Lo curioso resulta apreciar como cada vez más muchos de esos términos se incorporan al habla coloquial cubana contemporánea. ¿Esto será otra prueba de la pérdida de valores de la que tanto se habla en estos tiempos, evidenciada también en el mal uso del lenguaje?