.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El estancamiento de las construcciones

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, Boyeros, La Habana.- El panorama que se observa en la mayoría de las ciudades y pueblos de Cuba en cuanto a construcciones es realmente preocupante. Son contados los lugares en que se observan grúas que señalen la construcción de edificios.

Se puede afirmar que en estos momentos en Cuba hay una alarmante desaceleración constructiva. Esto impide la creación de nuevos empleos para los miles de trabajadores que sobran en las empresas estatales y que cobran un mísero estipendio sin producir nada.

Acerca de tan crucial tema, el ministro de Economía y Planificación, en su intervención en la reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, celebrada los días 6 y 7 de julio, planteó que el proceso inversionista, en el primer semestre del año, adoleció de baja productividad, déficit de fuerza de trabajo e incorrecta planificación de las obras.

La persistente indolencia en la ejecución de las inversiones es un viejo problema que no se acaba de resolver.

La edificación de viviendas continúa en un acelerado descenso. De acuerdo a la información brinda por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONAI) se tenía previsto edificar en el primer semestre del año 13,691 casas y solo se terminaron 10,570, lo que significó el 77.2% de cumplimiento del plan fijado.

En cuanto a la construcción de viviendas por esfuerzo propio, en la misma etapa de 2012 se construyeron 4,719 casas y en este primer semestre se fabricaron 5,652, un 53.5% de cumplimiento del plan del año.

El sector estatal y las micro-brigadas sociales, en similar etapa del año pasado edificaron 8,972 viviendas para un 65.5% de cumplimiento. En este primer semestre solo reportaron 4,919 casas terminadas para el 46.5 % del plan fijado para el año.

En el primer semestre se terminaron 66 objetos de obra cuyo costo rondó 1’800,000 dólares. Como se verá, una pobre cantidad destinada al sector constructivo, generador de empleos y clave para el desarrollo sostenible del país.

Llama la atención que las obras del mega-puerto de Mariel fueran pasadas por alto por la ONEI, ya que no aparece entre las inversiones que hoy se ejecutan en Cuba. Tampoco hace referencia a las plantas productoras de medicamentos que el grupo farmacéutico Labiofam ejecuta en Cuba y en el exterior.

Debe quedar claro que el incumplimiento en la terminación de las inversiones y la ejecución de casas en el primer semestre de 2013 no se puede atribuir a la falta de materiales de construcción porque la producción reportada por las industrias y las canteras estuvo bastante cerca de la meta fijada para la etapa, incluso de materiales que se dice fueron deficitarios, tales como la arena, cuya producción reportada fue de 863,200 toneladas, para un 96.8% de cumplimiento.

Se produjeron 52,700 toneladas de cabillas corrugadas, lo que significó un sobrecumplimiento de 117%. La producción de bloques fue de 54.1millones de unidades para el 212% de cumplimiento. Con el cemento no pudo haber problemas: de las cinco fábricas que hay en el país, en los pasados seis meses salieron 834,800 toneladas, lo que que representó el 99.1% de cumplimiento. En el caso de la piedra, las canteras produjeron 2’072,800 toneladas para el 109.4% de cumplimiento. Las hormigoneras depositaron en las obras 166,800 toneladas de hormigón para un 95.2% de cumplimiento. Las diferentes fabricas de de tejas acanaladas de asbesto-cemento produjeron 2’416,400 unidades para un 162% de cumplimiento.

Si se buscan justificaciones de por qué el Ministerio de la Construcción no cumplió su plan de ejecución de obras en el primer semestre del año, no se puede achacar a la falta de materiales; ha quedado demostrado que se produjeron en las cantidades requeridas por las inversiones planificadas a ejecutar para la etapa.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN