.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El canciller holandés, comerciante y futbolista

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- Cuando el avión que trasportaba al ministro de Asuntos Extranjeros del Reino de los Países Bajos, Frans Timmerman junto con la delegación que lo acompañaba, tocó pista en el aeropuerto Internacional "José Martí" de La Habana, para cumplimentar la invitación formulada por su homólogo Bruno Rodríguez Parrilla, se inició la visita oficial que realizó a Cuba los días 5 y 6 de enero.

Todavía retumbaban los ecos de protestas y denuncias de las integrantes de las Damas de Blanco "Laura Pollán" por el acto típico de bandoleros de los agentes de la policía política, que al amparo de la madrugada, irrumpieron en la casa de la difunta Laura Pollán y se llevaron los juguetes que serían entregados a los niños por el Día de los Reyes Magos.

La vandálica acción estuvo acompañada de redadas policiales en varias provincias contra las Damas de Blanco, varias de las cuales fueron arrestadas por varias horas con el sólo propósito de impedir la celebración.

Fue tanto el ajetreo y tan cargado estuvo programa de actividades preparado deliberadamente por la cancillería cubana en los dos días que estuvo el canciller holandés en La Habana, que sus asesores y los diplomáticos de la legación del país de los tulipanes en Cuba, estuvieron ajenos a la ola represiva que desataron las fuerzas policiales del régimen cubano contra indefensas mujeres cuyo único delito es luchar pacíficamente por la libertad de los presos políticos, y por la democracia y los derechos humanos que diariamente les son conculcados al pueblo cubano.

Hay que reconocer las justeza de las críticas formuladas a la visita de Timmerman a La Habana, hechas en Amsterdam por la Fundación Glasnost en Cuba, la cual dejó claro que la visita solo tendría éxito si los representantes del gobierno holandés diálogaban con los diferentes segmentos de la sociedad civil cubana y no solo con una parte.

Esto último fue lo que realmente ocurrió.

Todo indica que dentro del régimen cubano existen sectores opuestos a un acercamiento a la Unión Europea (UE). Una muestra de ello fue la poca información que la prensa oficial brindó sobre la visita del jefe de la diplomacia holandesa. Se limitó a informar la reunión que sostuvo Timmermans con el vicepresidente del Consejo de Ministro, Ricardo Cabrisas Ruíz.

Timmerman dijo a su anfitrión que ya es tiempo que la Unión Europea actualice sus relaciones con Cuba, pero a la vez le dijo que aún existen muy pocos lazos entre Cuba y el Reino de los Países Bajos.

En dicha reunión con Cabrisas, el canciller holandés se refirió a las trasformaciones que el gobierno cubano Implementa en su modelo económico y dejo claro el interés de La Haya a contribuir y lo mucho que puede hacerse en materia de comercio, agricultura, salud, inversiones, deporte y cultura.

En el encuentro con su homólogo Bruno Rodríguez Parrillla, celebrado el 7 de enero en la cancillería cubana, el jefe de la diplomacia holandesa le dijo a su parte cubana que Holanda, además de estar interesada por los temas comerciales, le es de sumo interés que esta parte del mundo se desarrolle en paz.

Timmermans le expresó al canciller Rodríguez Parrilla fue la disposición de su delegación a discutir los temas políticos y económicos que estuvieran incluidos en la agenda cubana y que esperaban tener discusiones muy abiertas.

Por su parte, el jefe de la diplomacia cubana, tal como reflejó la prensa oficial, se limitó a señalar que existe un gran potencial para el desarrollo de las relaciones entre Cuba y Holanda, y que el proceso de trasformaciones que se realiza en Cuba en su modelo económico constituye una gran oportunidad para las empresas holandesas.

Los medios oficiales dieron a conocer que los jefes de las diplomacias de Holanda y Cuba rubricaron una declaración general dirigida a reactivar la cooperación y que fortalecerán las relaciones bilaterales que existen entre los dos países desde 1902. Además firmaron un memorando de entendimiento para el establecimiento de un mecanismo de consultas bilaterales entre ambos ministerios.

La movida de los holandeses en su acercamiento con el gobierno cubano, se hace al margen de la Posición Común vigente desde 1996 que condiciona las relaciones con La Habana a los avances en la democratización y los derechos humanos.

Holanda, al igual que los15 países miembros de la Unión Europea que han firmado acuerdos de colaboración con La Habana, sabe perfectamente que este los viola diariamente y de manera flagrante. El ejemplo más reciente es la represión contra las Damas de Blanco.

Lo primero que hizo el canciller Timmermans, sin quitarse el polvo del viaje, el 6 de enero fue la inauguración de la clínica de la Academia de Fútbol del club holandés Feyennord que tendrá como sede el Estadio "Pedro Marrero", ubicado en el capitalino municipio de Marianao. Participaron cerca de 500 niños y niñas con edades entre 6 y 16 años para familiarizarlos con la escuela holandesa del deporte rey.

En sus palabras al público reunido en el césped del estadio, el jefe de la diplomacia holandesa dijo que adoraba el fútbol, porque es una herramienta para trasmitir valores a la presente y las futuras generaciones.

Más adelante expresó que no es solo la preparación física para estar en forma, sino que también el trabajo en equipo y la cooperación, contribuye a la parte moral, para ser mejores ciudadanos.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN