.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El camino de Manzanares

Guillermo del Sol Pérez, Primavera Digital

Santa Clara.- El Estado cubano, con un marcado descrédito político, económico y social, se esfuerza por ocultar el malestar existente en la población. Para ello utiliza los medios de difusión masiva, que no reflejan la realidad en que vive la mayoría de los habitantes de comunidades rurales.

La comunidad Manzanares es un ejemplo palpable. El municipio Santa Clara, provincia Villa Clara, tiene más de 400 habitantes distribuidos en 136 familias alojadas a lo largo de una vía de 5 kilómetros, quienes tradicionalmente se habían dedicado a la agricultura, y principalmente a la caña de azúcar hasta finales del siglo pasado.

Cuentan los más longevos que hace sesenta años la mencionada vía, que nace en el poblado de Hatillo, estaba en excelentes condiciones. Por aquella época las máquinas de alquiler (taxis) llegaban a cualquier paraje. Pero con el paso del tiempo y el abandono de las autoridades competentes las vías se volvieron intransitables.

En la actualidad el estado del camino es tan deplorable que en épocas de lluvia ni los tractores logran trasladarse por él; solo la tracción animal es posible. Por este motivo se pierden de continuo producciones agrícolas ante la imposibilidad de ser trasladadas; asimismo se dificulta la contratación de fuerza de trabajo por falta de transportación.

El pan que se vende a través de la canasta básica, que debe ser distribuido diariamente, a esta comunidad llega una vez a la semana.

Con más de veinte niños asmáticos, seis ancianos encamados y un tercio de la población en la tercera edad, además de otras patologías, no cuentan con un médico ni una enfermera que pueda prestar primeros auxilios en casos de emergencia. En estos momentos para salir de la localidad hay que recorrer 25 kilómetros: primero, hacia el antiguo Central Macagua, de ahí a Mata, donde hay un subsistema que casi siempre remite el caso a Cifuentes, pueblo colindante con Santa Clara. De ser necesario, en esta localidad se tomaría una ambulancia hasta la capital provincial, que dista otros 29 kilómetros.

Una anciana de 84 años que presenta fractura de cadera permanece inmóvil en su vivienda por la imposibilidad de ser trasladada a un centro hospitalario.

El campesino Emilio Cárdenas falleció recientemente víctima de un fuerte dolor en el pecho que padeció de 3 am, a 2 pm, hora en que encontraron un transporte para trasladarlo. No tuvo asistencia médica ni forma de ser trasladado a pesar de estar a 13 kilómetros de la capital provincial.

Los vecinos, cansados de plantear el problema a las autoridades competentes, decidieron contratar clandestinamente a una entidad estatal para reparar el mencionado camino, por casi 30,000 pesos más hospedaje y alimentación. La reparación recién comenzada fue cancelada, pero el dinero no fue devuelto.

Unos días antes de las llamadas asambleas de rendición de cuenta del delegado del Poder Popular, la delegada no pudo hacer el recorrido ni a caballo. Al palpar la situación se llevó a su madre a vivir con ella y desde entonces jamás ha puesto los pies en aquel camino, afirman vecinos del lugar.

Los desesperanzados campesinos redactaron un documento y lo entregaron en la Asamblea Municipal del Poder Popular, donde exigen el mejoramiento de sus condiciones de vida y la reparación de la vía de acceso. También solicitaron apoyo a activistas de Derechos Humanos, quienes de mano propia entregaron el documento con las firmas de los damnificados a un funcionario.

La responsabilidad del Estado de proporcionar y garantizar bienestar a sus ciudadanos, plasmado textualmente en la reformada Constitución de la República de Cuba, omite este acápite pues ignora el reclamo ciudadano, que espera mejoras según lo dispuesto por la asamblea parlamentaria "que se eligió para representar al pueblo trabajador".

Mientras los medios de difusión divulgan los logros alcanzados por los colaboradores cubanos en el exterior, que llegan a comunidades donde nunca antes habían llegado ni un médico ni un maestro, aquí en Villa Clara existen cientos de comunidades rurales que como Manzanares pasan inadvertidas y cada día se sumergen más en necesidades sociales.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN