.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Economía cubana: Remesas familiares mantienen la isla

Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba, diciembre, www.cubanet.org - “A pesar de que la economía cubana prosiguió su avance en el actual año, no se alcanzan las metas previstas. El Producto Interno Bruto (PIB) crece un 2,7%, inferior al 3,6% planificado”, ratificó el presidente Raúl Castro al clausurar la sesión de la Asamblea Nacional efectuada del 19 al 21 de diciembre.  Casi simultáneamente, se había reunido el Consejo de Ministros, donde los vicepresidentes Adel Yzquierdo y Marino Murillo informaron sobre el incumplimiento del Plan Económica 2013 y se analizó el correspondiente a 2014, según fueron informando los medios nacionales.

Impide analizar el comportamiento de la economía cubana en 2013 el mutismo sobre los resultados por sectores.  Las causas de incumplimiento aducidas fueron la contracción de los ingresos por exportaciones, tanto de servicios como de mercancías, cuyos precios disminuyeron, mientras aumentaron los correspondientes a los productos de importación (básicamente alimentos), así como por la imposibilidad de lograr el crecimiento esperado en el turismo internacional y algunas producciones nacionales, sustitutivas de las importaciones.  Se ve afectada la exportación de servicios, principal fuente de ingreso neto de divisas, como lo es el envío de miles de médicos y personal relacionado con la asistencia sanitaria, fundamentalmente a Venezuela y ampliado a Brasil y países ricos del Medio Oriente.

En cuanto a la disminución de precios de las mercancías exportables, se sitúa principalmente en el azúcar y el níquel, pero en realidad este último tendría un peso superior, pues las exportaciones de azúcar no deben sobrepasar el millón de toneladas, teniendo en cuenta que en 2013 la producción estuvo en el entorno de 1.6 millón, de lo cual se resta el consumo interno.

El aumento de los precios de los productos alimenticios incide notablemente en la capacidad de compra de Cuba, cuando la producción nacional no se ha incrementado con las entregas de tierra en usufructo debido al desestímulo a los campesinos. Igualmente ocurre en el sector manufacturero, en caída sostenida, sin que se prevean inversiones en 2014.  Entonces, difícilmente se podrá resolver la correcta aseveración del presidente: “Si no producimos, no podemos avanzar”.

Respecto al turismo, la excelencia en el servicio y la cocina, así como la libertad de movimiento y comunicación con los habitantes, son complementos esenciales a los bellos recursos naturales. En Cuba, las dificultades encontradas son muy diversas, incluso en los guetos supuestamente idílicos para los visitantes, y la primera impresión que marca al visitante puede ser fatal, como el aeropuerto de La Habana.  No vale culpar al bloqueo o a la crisis económica en Europa, cuando los turistas habituales del Medio Oriente se dirigen a España y miles de personas prefieren otras islas del Caribe. Junto a la ampliación de capacidades hoteleras, restaurantes y aeropuertos, hay que crear una cultura de acogida al visitante en una atmósfera social libre.

Por otra parte, en los incumplimientos de 2013 se sitúan las deficiencias en las inversiones, debido a dificultades con el financiamiento y el suministro fuera de fecha, inadecuada preparación, atrasos en los proyectos y déficit de fuerzas constructoras.  Nada nuevo.  No se cuenta con capital y se depende de créditos, en una estructura estatal rígida, ineficiente e improductiva.

Cuba tuvo excelentes técnicos y obreros, ejecutores de obras notables hasta comienzos de los años 1960.  Lo construido entonces se desploma, mientras lo nuevo tardó hasta decenios en edificarse con los mismos problemas afrontados en 2013, y otros no mencionados como el “desvío de recursos”. La descapitalización es inmensa, las inversiones son escasas para la reposición y las dificultades para la puesta en marcha retardan su impacto en la economía.

En ninguna intervención, durante ambas reuniones, se abordó la apertura a la creatividad de los cubanos ni posible mejoría de las dificultades económicas familiares.  Continúan los llamados a esfuerzos, demanda de confianza y paciencia, con el anuncio de garantías de mantener la seguridad social, la educación y el sistema de salud -todos deteriorados y deficientes.

No se mencionó el impacto muy positivo de la llegada de remesas de familiares y amigos, procedentes fundamentalmente de Estados Unidos (que junto a los varios cientos de miles de cubanos, cubano-americanos y norteamericanos visitantes aportan más de 2 mil millones de dólares netos y mantiene a flote a miles de núcleos familiares y estimula el trabajo por cuenta propia). Indudablemente, es hora de “resolver otros asuntos de interés y establecer una relación civilizada entre ambos países”, como expresara el presidente Raúl Castro.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN