.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Dilapidación de los espacios informativos

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- Cuba, además de tener una de las más atrasadas economías del hemisferio occidental, es uno de los países peor informados del mundo. Esto último es el resultado de la férrea política de control informativo que desde los inicios de los años 60 aplica de manera inamovible el gobierno cubano.

Desde hace décadas, en Cuba circulan dos periódicos nacionales. De los 15 diarios que salen semanalmente, uno es de tirada nacional, Trabajadores; los demás circulan en cada una de las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud.

Hace ya 8 años que el país cuenta con 5 estaciones de televisión, todas oficiales. De ellas, Cuba Visión, que es la principal, transmite algunos de sus programas vía satélite. Los restantes canales están dedicados a difundir programaciones esencialmente educativas, deportivas y de temas generales, como Multivisión. Además de estos canales nacionales, en las provincias y en la Isla de la Juventud hay tele-centros que trasmiten solo una hora de programación.

Antes de salir al aire las programaciones televisivas son sometidas a una rigurosa censura por el Departamento Ideológico del Partido Comunista.

Las emisoras de radio sobrepasan las 60. De ellas, hay 6 nacionales. Las restantes funcionan en las provincias y algunos municipios de importancia. Hay además una emisora de onda corta, Radio Habana Cuba. Todas, sin excepción, están sometidas al riguroso control informativo que aplica el Partido Comunista, que es en la práctica el que dice la última palabra de lo que sale o no al aire.

Si bien la Internet está oficializada desde 1992, en estos momentos todo lo relacionado con la Tecnología de la Información y las Comunicaciones (TIC) está sometido a un férreo control, al extremo de que Cuba ocupa el último lugar en conexión en el continente.

Sin embargo, de manera contradictoria, Cuba es uno de los pocos países del hemisferio occidental que dispone de gran número de instituciones universitarias que forman profesionales especializados en las TIC, además de contar con una intensa red a nivel nacional dedicada a brindar conocimientos básicos en todo lo relacionado con el campo de la computación. Pero la conexión a Internet es un privilegio de unos pocos afortunados.

En franca violación de la Constitución, los extranjeros residentes permanentes y temporales en Cuba tienen derecho a conectarse a Internet, colocar sus antenas parabólicas y pagar los servicios que brinda la empresa "Telecable" dedicada a estos menesteres, que están vedados a los cubanos.

También gozan del privilegio de conectarse a Internet unos pocos dirigentes de las organizaciones de masas (CTC; UJC, ANAP; FMC).

De igual forma tienen derecho a la conexión a la red de redes un reducido número de directivos de empresas que son rigurosamente controlados por los servidores del gobierno. Si se detecta que se conectan con páginas prohibidas, automáticamente se les quita ese derecho, pueden perder el cargo que desempeñan o en caso extremo, ser juzgados y condenados a prisión.

Tienen libre acceso a Internet los altos oficiales de la Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior, los cuales llevan un riguroso control de la labor que hoy despliega contra viento y marea la emergente sociedad civil cubana, que con sus redes sociales ha desarrollado de manera admirable una labor informativa que ha permitido que el mundo conozca lo que realmente ocurre en Cuba y que los medios oficiales ocultan, silencian y manipulan.

Para la mayoría de los cubanos, cuyo salario mensual no sobrepasa los 17 dólares, las opciones que tienen para acceder a Internet son los hoteles de la capital, donde tienen que pagar 6 dólares como mínimo para conectarse una hora. En las otras provincias está vedado este servicio para los cubanos. La otra opción es conseguir un turno en alguna de las pocas misiones diplomáticas radicadas en La Habana que brindan estos servicios.

El control absoluto de la información por parte del Partido Comunista es un reflejo de su paranoia. No quiere que el pueblo cubano conozca lo mal que marcha el país, el fracaso del modelo de planificación socialista, las ineficiencias y la mala gestión en todo el entramado empresarial productivo y de servicios, que ha sumido al pueblo cubano en su mayor miseria material y moral.

Es esa la razón por la que el Partido Comunista impone sus prescripciones informativas a toda su prensa oficial. Ahí esta la explicación de que hoy los medios oficiales cubanos sean cualquier cosa menos una prensa que cumpla de manera responsable con la función de informar con total veracidad, ser critica, independiente, valorativa, sin depender de nadie, de manera que lo que informe, lo haga de manera imparcial, sin ninguna alineación política e ideológica.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN