.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Desaceleración de la economía cubana en el 2013

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- De acuerdo a la poca y fragmentada información brindada por la prensa oficial acerca de los debates de las comisiones permanentes de trabajo antes de la celebración del segundo periodo ordinario de sesiones de la VIII legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular celebrada el 21 de diciembre de 2013, los resultados económicos del año 2013 parecen desmentir la afirmación del presidente Raúl Castro, en su discurso de clausura, de que "la economía cubana prosiguió su avance aunque no se alcanzaran las metas previstas".

Los diputados reunidos conocieron que el Producto Interno Bruto (PIB) creció en el año que termina 2,7% de 3,6% que estaba previsto, lo que representa una contracción de un 0.9%. Se atribuye a los incumplimientos en la entrada de divisas y los descensos reportados en la construcción y la industria manufacturera.

Los análisis económicos reflejados por la presa oficial son parciales y no dan una idea precisa de cuáles son los principales problemas que condujeron a esa contracción del crecimiento previsto del PIB en el año que termina.

El plan de trasportación de carga y de pasajeros se incumplió, en lo fundamental, por los bajos volúmenes trasportados por los ferrocarriles; en ello también incidió la carencia de ómnibus para cumplir regularmente con las rutas intermunicipales en el interior de cada provincia, a lo que se se suman los problemas de mantenimiento por carencia de piezas de repuesto y partes y la indisciplina reinante entre choferes, mecánicos, inspectores y personal de apoyo de las terminales de ómnibus, bases de trasporte de carga y ferrocarriles.

Además, los servicios de vuelos nacionales en los aeropuertos cubanos son deficientes. De las aeronaves con que cuenta el país, solo pueden cumplir las frecuencias de vuelos diarios el 66%, lo que provoca incumplimientos de los itinerarios de salida a las diferentes ciudades de destino. A lo anterior se suma la suspensión de salidas por roturas.

En el año que termina solo se logró cumplir con el 80% del plan de construcción de viviendas, 8,403 de las 10,450 de las que se tenía previsto edificar. Este incumplimiento se atribuye a la inestabilidad de la fuerza de trabajo. Por los bajos salarios que les abonan, estos constructores se enrolan en las brigadas de mantenimiento y edificación de inmuebles dirigidas por contratistas privados que les pagan, por el mismo trabajo que hacen con el Estado, el triple y a veces más.

Por esfuerzo propio se construyeron 9,604 viviendas, algo realmente insuficiente ante la enorme necesidad de viviendas que tiene la población.

Sin embargo, el cumplimiento de la producción de materiales de la construcción en el año que termina fue de un 178% a pesar de que las capacidades no se explotaron a todo su potencial. A eso se le sumó la mala calidad de muchos de los materiales producidos.

Si bien no se cumplió con el plan de edificación de viviendas, la venta liberada de materiales de la construcción ascendió a 92 millones de dólares, aunque en determinados artículos de alta demanda como elementos de techos, mallas soldadas, paredes y pisos hubo serios incumplimientos. El grueso de estos recursos se destinó al mantenimiento de casas e inmuebles realizadas por brigadas de constructores privados.

En el año que termina se entregaron 218,400 créditos ascendentes a 70’920,000 dólares; los beneficiarios de ese dinero lo destinaron a la compra de materiales de construcción para la reparación de sus viviendas, labor que en lo fundamental la realizaron por esfuerzo propio y con ayuda de vecinos.

El plan de producción de leche solo llegó a 290 millones de litros de los 300 millones que se habían contratado con las bases productivas a inicio de 2013. El retroceso ha sido tal que se dejaron de producir 326,2 millones de litros de leche en relación con los 516,1 millones producidos en el año 2012.

Debido al incumplimiento en la producción de leche, el Estado tuvo que destinar 40 millones de dólares para la importación de leche en polvo para de esta manera garantizar su entrega normada a los niños menores de 7 años.

Por la carencia de leche, se suspendió la entrega de un kilogramo mensual de leche en polvo a los enfermos crónicos con derecho a dieta durante los meses de diciembre y enero.

La producción de frijol se incumplió. Para garantizar la entrega normada de este alimento, el Estado tuvo que destinar 12 millones de dólares para su compra en el exterior. Se atribuye este incumplimiento al empleo de tecnologías obsoletas en la atención del cultivo del frijol y la injustificable demora de la entrega de los paquetes tecnológicos a los productores.

El plan de venta en las redes de establecimientos mayoristas y minoristas del Estado no se cumplió debido a la entrada tardía de los productos normados y liberados, la inestabilidad de los surtidos, el crecimiento de los inventarios de productos de poca salida por sus altos precios y las trabas burocráticas que todavía existen para agilizar la rebaja de estos.

La fabricación de una mezcla asfáltica para lograr una pavimentación con calidad y duradera de calles y avenidas no se acaba de resolver. Esto provoca la dilapidación de cuantiosos recursos. El mal trabajo en la reparación de las vías dura muy poco y provoca frecuente roturas y daños técnicos a los vehículos y causa frecuentemente accidentes de tránsito porque los choferes al intentar esquivar los baches, colisionan con otros vehículos.

De igual manera, se confrontaron incumplimientos en el proceso inversionista, motivado por dificultades con el financiamiento y los suministros fuera de fecha, la inadecuada preparación, el atraso de los proyectos y un alarmante éxodo de la fuerzas constructora hacia las brigadas que ejecutan labores de edificación y mantenimiento dirigidas por contratistas privados.

El balance del año que termina en la actividad del comercio exterior estuvo marcado por serias afectaciones económicas, principalmente en las operaciones comerciales, la incorrecta selección de las carteras de los proveedores y los atrasos en los procesos de contratación. A estas deficiencias hay que agregarle la deficiente manipulación de los productos en los puertos y también en su entrega a los organismos, los problemas de trasportación y las frecuentes indisciplinas.

La manipulada y fragmentaria información de lo acontecido en la Asamblea Nacional del Poder Popular deliberadamente silenció el comportamiento de una actividad tan importante como el turismo.

Ante tal ocultamiento las interrogantes son: ¿Se cumplió? ¿No se cumplió? Si fue esto último, ¿por qué?

Ronda una total penumbra de secretismo sobre las entradas en millones de dólares por concepto de exportación de los servicios, se desconoce a cuánto se elevó la exportación de níquel y cuánto fue el monto de entrada en dólares, cuantas toneladas de petróleo y gas acompañantes se extrajeron en el 2013 y a donde fueron destinadas.

En 2012, por concepto de exportación de productos farmacéuticos, tabacos y ron, hubo una entrada de unos 1350 millones de dólares. La reunión de la Asamblea Nacional terminó y la población desconoce cuánto representó en dólares la exportación de estos productos en el año que termina.

Una muestra de que los diputados cubanos son solamente representantes formales del pueblo que los eligió, es que no están autorizados a preguntar a cuánto se elevó la recaudación en dólares de las ventas minoristas en la red de Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD). Tal prohibición, supra-parlamentaria y totalmente anticonstitucional, se debe a que las TRD son dirigidas por el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), perteneciente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Tal información está clasificada como secreto militar, los diputados no tienen acceso a ella. Los militares pueden hacer con ese dinero los que les venga en gana sin rendir cuentas a nadie.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN