.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

De finales abruptos y desinformaciones

Aimée Cabrera, Primavera Digital

Centro Habana, La Habana.- En estas vacaciones, muchos cubanos dejaron a un lado los paseos veraniegos por falta de dinero o por el intenso calor y optaron por seguir algunas de las ofertas televisivas, que por demás, nunca son tan buenas.

Los programas lograron satisfacer el gusto de niños, amas de casa y jubilados pero en la última semana de agosto algunos se sorprendieron con los finales abruptos de dos series, cuyos capítulos en apariencia finales fueron repetidos, sin que hubiera una explicación por parte de los locutores que informan la programación diaria.

La cartelera televisiva de toda la semana que publica el dominical del periódico Juventud Rebelde no fue tampoco veraz, por lo que no cumplió su función informativa, todo lo contrario, desinformó a quienes la consultaron.

Este verano, la programación para adultos de la mañana pasó por el Canal Educativo y su primer programa, a las 8 y 30 am, correspondía a la serie estadounidense Esposas desesperadas , que fue afectada con la repetición el viernes del capítulo del jueves, el cual finalizaba con una continuación. Si fue el final o el comienzo de una temporada nunca lo sabrán los televidentes cubanos.

A pesar de que “Esposas desesperadas” contó con varias exitosas temporadas y obtuvo nominaciones a los premios Emmy, otorgados en reconocimiento a la excelencia en la programación televisiva de los EE UU, nunca se han anunciado las mismas.

“Me parece que desde hace unos años, han puesto algunos capítulos de distintas temporadas. Se han visto capítulos con subtítulos y otros traducidos al español. Quizás no han querido darle mucha importancia porque es americana. Entonces, ¿para qué la ponen?”, comenta un ama de casa.

Otra explica que le gusta Esposas desesperadas pero no sabe si ha visto la serie completa porque “aquí un día te enteras que la están poniendo y la sigues y ya, pero no la anuncian mucho”, dice un ama de casa.

También dejaron de poner, abruptamente, sin previo aviso la serie británica Mansión Crowley y la norteamericana Bones.

Muchas personas, especialmente adolescentes y jóvenes siguieron la teleserie cubana Blanco o negro, no, de 1994, y con esta sucedió parecido que con “Esposas desesperadas”. Se repitió un capítulo al día siguiente de haber sido visto y a continuación, comenzó la retransmisión de otra serie.

 “Tengo costumbre de ver la televisión a esa hora y vi la serie cubana que era vieja, pero no tenía otra cosa que ver. Lo que repitieron un capítulo y se acabó. En la cartelera anunciaron más capítulos pero no los pusieron. A esa hora repiten mucho los programas, me gustan más los de por la noche”, refiere un adolescente.

Ahora, comienza la programación habitual, en la que han complacido a los televidentes que gustan de los culebrones. La telenovela brasileña Paraíso Tropical (2007) la pondrán tres veces a la semana por Cuba Visión. Hay días en que coincide con la del Canal Habana, Chocolate con pimienta (2003). La cubana de estreno, La otra esquina pasará ahora los días en que pasaban la telenovela foránea: martes, jueves y sábado. Martes y jueves ponen primero la cubana y un poco más tarde la brasileña

Pero las programaciones podrán tener repentinos cambios, cuando se priorice la trasmisión de discursos y actos políticos.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN