Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

De casta les viene algo

Juan González Febles, Libertad Digital

Lawton, La Habana.- Afortunadamente los millonarios sin patria no están solos en la defensa que a ultranza se lleva a cabo para la supervivencia del castrismo. De ser así, podrían abrogarse la prerrogativa de una línea de falsa objetividad y hasta de distanciamiento. Esta quedó felizmente rota en las declaraciones del hijo del presidente sin votos y general sin batallas Raúl Castro Ruz.

El coronel Alejandro Castro Espín, anduvo hace un tiempo por Rusia y más recientemente por Grecia, en que por ser zona de desastre económico, se siente más a gusto, casi como en casa.

Invitado por organizaciones de apoyo a la revolución cubana, -financiadas ya sabemos por quién- Castro Espín aprovechó su presencia allí para hablar de los éxitos de su revolución cubana, afirmar que en Cuba existe democracia, mostrar su rechazo al capitalismo y alabar el modelo totalitario chino.

El coronel Castro Espín, expresó sus opiniones en entrevista con el periodista peruano-griego Pipinis Velasco. En ella, asegura que la “democracia” cubana se ha hecho con el “pueblo de verdad”, mientras que lo que llama “democracia burguesa” evolucionó hacia la “democracia del dinero”.

Es curioso como este adalid de la vida regalada, se siente habilitado para hablar con tanta liberalidad del dinero que disfruta sin haber aportado cosa alguna para tal disfrute. Se trata de uno de los herederos sin gloria del botín cobrado en 1959 por la banda armada que se hizo del poder y de toda la riqueza material de un país, a punta de pistola. Personas que distribuyeron a capricho una riqueza que no contribuyeron a crear y que concluyó en un desastre que tardará muchos años en solucionarse satisfactoriamente.

Así, el coronel Castro Espín afirma tener fe y confianza en la “democracia” castrista porque, “ha funcionado” expone como justificación para ello, que se han mantenido en el poder después de más de medio siglo enfrentando al “imperio más poderoso”.

¡Qué cosa! El delfín pasa por alto los amarres totalitarios y el control enajenante y totalizador que mantuvieron antes a la democracia de Lenin, Stalin y Hitler en términos idénticos y semejantes a los que mantienen a su familia en el poder absoluto y omnímodo que detenta. Entre lo que pasa por alto, está el hecho que el “imperio más poderoso” nunca tuvo y aun no tiene interés por derrocar un régimen fallido dirigido por personas a las que con razón o sin ella, subestima y desprecia.

Como una joya de manipulación quedará su exposición del viciado sistema electoral de la Isla. Según afirma, “El presidente del país tiene que ser nominado en la base, en un municipio, no es que allá arriba se pone en una lista como ocurre en otros países porque en la democracia burguesa los partidos introducen en su lista a cualquiera”.

Efectivamente hay una lista que viene de un arriba bien determinado, este arriba es la organización local del único y gobernante Partido Comunista. Los “factores de la comunidad” -elegidos por este partido- presionan a los electores para que voten por un candidato por ellos señalado. Este candidato que es persona de confianza de ellos, elige a su vez a otros, -también de confianza- que eligen al presidente. Todo completamente controlado.

Se trata que el voto no sea completamente secreto -nunca lo es- y quien vote como no debe, pierde empleo y otras cosas. Así de sencillo. ¿Esto lo ignora el coronel Castro?

De casta les viene algo y lo que les viene, ha condicionado un hecho altamente significativo. En ninguno de los episodios de corrupción destapados desde 1959 hasta la fecha, ha existido tan siquiera uno en que no hayan participado en roles relevantes miembros del gobernante y único Partido Comunista.

¿Qué les parece? Los herederos sin gloria quieren asegurar la herencia y el coronel tiene un lugar preeminente en la piñata que vendrá. ¡Que Dios nos libre!