Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿Cuántos congresos más hacen falta?

Paulino Alfonso Estévez, en Primavera Digital

Lawton, La Habana.- Los cinco primeros congresos del Partido Comunista se realizaron bajo la dirección de Fidel Castro. De ellos, los cuatro primeros se efectuaron cuando la economía cubana era totalmente financiada por la URSS. El quinto se celebró cuando ya no existía el subsidio soviético.

Tras una demora de catorce años, en abril de 2011, fue celebrado el VI Congreso. Su resultado fue la aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social, dirigidos a una adaptación del socialismo a los nuevos tiempos.

Aquel evento, que fue el primero sin Fidel Castro como primer secretario del Partido, fue calificado en su momento por la prensa oficialista como “histórico”. Según Raúl Castro, fue “el último congreso de la generación histórica de la Revolución.” Pero el pasado mes, en el VII Congreso, volvió a repetir lo mismo.

Luego del VI Congreso, el Gobierno y el Partido, bajo la dirección de Raúl Castro, se dedicó, como él mismo definió, a trabajar “sin prisa pero sin pausa” para modificar -aunque fuese parcialmente- el lamentable estado de la economía cubana.

Veamos en apretada síntesis lo que ha hecho para esto y cuáles han sido sus logros.

Se revisó todo lo que a criterio del régimen debía transformarse. Para ello, se emitieron cerca de cuarenta decretos-leyes, casi todos de carácter económico, y se modificaron dos.

Como quiera que Cuba es un país eminentemente agrícola, lo primero que se acometió fue la modificación de la agricultura. Se procedió a la entrega en usufructo de miles de hectáreas de tierra que estaban improductivas. Con dicha medida se pretendía liberar las fuerzas productivas para paliar la enorme escasez de alimentos que sufre la población desde el advenimiento del régimen castrista.

Se redujeron las compras de alimentos que desde el año 2001 realizaba Cuba en los Estados Unidos, que según datos oficiales, promediaban no menos de mil doscientos  millones de dólares anuales, y que tenían que ser pagadas por adelantado y al contado.

Se permitió la pequeña iniciativa privada, principalmente en la gastronomía y en diversos servicios en los que el régimen no tenía ningún interés (el aporte al PIB cubano de los llamados cuentapropistas no es significativo); se autorizó la venta de viviendas, autos y terrenos, y se modificó la política migratoria.

Luego de dictar una Ley de Inversión Extranjera, se terminó en lo fundamental las obras del puerto del Mariel, una gran zona franca, bautizada como Zona Especial de Desarrollo, con vistas a atraer a inversionistas foráneos.

Durante los últimos cinco años aumentaron considerablemente los ingresos por concepto de exportación de servicios médicos, a tal punto que estos se convirtieron en la tercera fuente de entradas de divisa a las arcas del estado.

En este quinquenio, el régimen cubano recibió quizás la segunda más grande condonación de deuda externa que haya recibido país alguno desde que luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unido condonaron la deuda de Alemania.

El régimen obtuvo renegociaciones muy ventajosas con 18 países, lo que allanó sustancialmente el camino para los inversionistas.

En los últimos meses, luego del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, miles de norteamericanos que viajaron a Cuba provocaron un considerable aumento en los ingresos del régimen provenientes del turismo.

Adicionalmente, el gobierno norteamericano quitó el límite a las remesas que envían los cubano-americanos a sus familiares en Cuba.

Bajo la influencia de la reanudación de las relaciones con los Estados Unidos, se produjo también un mejoramiento de las relaciones con la Unión Europea, con la que se negocia para lograr un acuerdo de cooperación. También se lograron resolver antiguos diferendos comerciales a favor del régimen castrista.

Durante el quinquenio, se logró mantener el vital convenio de cooperación con Venezuela, a pesar de la crítica situación que atraviesa el gobierno de Nicolás Maduro.

No obstante, a pesar de estos logros del régimen, solo entre 2014 y 2015, alrededor de 45,000 cubanos -una buena parte de ellos, médicos y enfermeras que cumplían misiones en el exterior- han huido hacia los EEUU y cerca de 1,300 se han radicado en otros países latinoamericanos.

En abril hubo un nuevo congreso del Partido Comunista, el séptimo, y la situación de miseria y escasez en Cuba no ha cambiado.