.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Contra su propia sombra

Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba, junio, www.cubanet.org -Me comentan algunos lectores que exageré en “Ni carismáticos ni fotogénicos”.  Que el mundo sí hace caso a los disidentes cubanos. Que si no nos prestan más atención es por culpa de nuestros errores e insuficiencias.

Es posible. Pero cuando no estamos en el más total anonimato, estamos en la picota pública.  A cada paso nos cuestionan, dudan de nosotros, dicen que no hacemos lo suficiente, nos reprochan por no estar a la cabeza del levantamiento popular…

Dicen que la disidencia tradicional agotó sus posibilidades, pero cuando se renueva y aparecen nuevos actores, enseguida empiezan las suspicacias. O las apuestas por otros actores, que por difusos y esperpénticos que parezcan, cuentan con todas las promociones. Y entonces, vienen los desencuentros y las broncas entre nosotros, aquí adentro. Y la tormenta del lado de allá, que es donde más exigentes se muestran.

No debía extrañarse el exilio con los desencuentros de la oposición cubana. Por allá, también cuecen habas. Los instigadores de querellas, en La Habana, Miami o Madrid, son los mismos: los agentes de la Seguridad del Estado. A veces no espían, en el sentido estricto de la palabra, sino que se limitan a crear bretes, intrigas y chismes. También están en el guión seguroso. Los cubanos, de aquí y de allá, siendo como somos, hacemos el resto. Y la dictadura es la única beneficiaria.

De algunos rincones del exilio llueven dardos contra la oposición cubana. También contra los periodistas independientes y los blogueros. Vapuleados por enemigos y amigos, plagiados y ninguneados. Detrás de cada uno, ven agazapado a un colaborador de Seguridad del Estado. Como si el defender la democracia desde Cuba sin caer presos los convirtiera automáticamente en sospechosos. Sólo cuando van a la cárcel o los muelen a golpes recuperan la presunción de inocencia. A veces.

Nos hemos tenido que resignar a todo eso. A ignorar a suspicaces, intolerantes y paranoicos. A no hacer demasiado caso de los bravucones que gritan en llamadas de larga distancia. A esquivar a los provocadores y malintencionados de adentro. A conocer a las personas por sus hechos. Para que no nos vendan gato por liebre. O nos sustituyan por una disidencia ligth, una brigada de respuesta rápida al revés o cualquier cosa peor. ¡Vaya usted a saber!

De guiarnos por los cazadores de infiltrados, pudiéramos llegar a la conclusión de que la disidencia interna fue una invención de Fidel Castro, que la creó, a su imagen y semejanza, luego que aniquiló a la oposición armada, para entretenerse y poner a prueba la capacidad de sus servicios de inteligencia.

Las exageraciones nunca son buenas. El exceso, tanto de ingenuidad como de cautela, son caros pecados. La lucha por la libertad y la democracia no puede limitarse a un safari contra espías y chivatos.

En la lucha por la patria libre que soñamos, todo se complementa: los grupos y partidos opositores, la prensa independiente, los blogueros, las Damas de Blanco “Laura Pollán”… Los represores no hacen exclusiones. Nosotros tampoco debemos hacerlas.

Si no aprendemos a vivir en democracia ya, no lo aprenderemos nunca. El más triste colofón de la dictadura pudiera ser el de un pueblo peleando contra su propia sombra.  Como ahora.

Cuando llegue el momento de la verdad y la reconciliación nacional, necesaria e ineludible, algunos represores, los menos sucios, tendrán una justificación: obedecían órdenes. Los que luchábamos por la democracia, si fallamos, no tendremos coartadas.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN