Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Ciego(s) en 26

Aleaga Pesant

LA HABANA, Cuba, julio, www.cubanet.org -Con poco entusiasmo, el General Raúl Castro, subió ayer, en Ciego de Ávila, a la tribuna del acto público más importante de la liturgia castrista, el del 26 de julio, y guardo silencio, cediendo el protagonismo a José Ramón Machado Ventura.

La intención de esos actos, que se celebran cada año desde 1959, es recordar el fallido asalto armado perpetrado por las fuerzas castristas a unos cuarteles del Ejército Nacional, en 1953. El incidente provocó decenas de muertos entre militares y asaltantes.

Como para recordarnos que “el enemigo acecha”, el lunes 25, durante la noche previa al acto, la televisión oficial proyecto el film Patty-Candela, de Rogelio Paris, sobre un supuesto plan de la CIA, para atentar contra las vidas de Fidel Castro, en La Habana, y Raúl Castro, en Santiago de Cuba, durante sendos actos del 26 de julio de 1961, que ambos presidirían respectivamente en esas ciudades.

Según cifras oficiales, sesenta mil avileños, y seguramente ciudadanos llevados de otras provincias cercanas como Sancti Spiritus y Camagüey, amanecieron concentrados en la plaza Máximo Gómez, donde el partido comunista realizó el acto político, celebrado bajo extremas medidas de seguridad. Previamente, según informaron observadores prodemocráticos locales, se habían realizado redadas en la ciudad y las casas de varios disidentes y opositores demócratas permanecían custodiadas por miembros de las paramilitares brigadas de respuesta rápida y la policía política.

El mensaje enviado por el Presidente venezolano, Hugo Chávez, leído por un locutor al principio del espectáculo, fue otro ejemplo de la permanente intromisión del venezolano en los asuntos internos de Cuba.  Luego, el breve texto leído de manera atropellada por el jefe de los comunistas en la provincia, dejo lista la escena, para que Machado Ventura leyera las palabras centrales del espectáculo.

Machado, que en octubre cumplirá 81 años, y a quien algunos comparan con el Cardenal Richelieu por la notable influencia que tiene en el gobierno de los hermanos Castro y el control que ejerce sobre el aparato burocrático comunista, leyó un discurso breve e insípido, que sobrevaloró el VI Congreso comunista y adelantó poca información, sobre la próxima Conferencia Nacional del Partido. También evadió profundizar sobre las posibles nuevas leyes, que serán aprobadas por el Parlamento oficial en el próximo mes de agosto, supuestamente un momento importante, de cara a la tendencia que desarrollan y al llamado “proceso de actualización económico”.

Como ya se ha convertido casi en rutina, Machado criticó a los comunistas de base y al pueblo, responsabilizándolos por no cumplir con los lineamientos emanados del gobierno. Anuncio además un Pleno del Comité Central que deberá realizarse en los próximos días, sin precisar la fecha ni los temas de discusión.

El espectáculo político terminó con la misma grisura con que comenzó, solamente con escasas y aisladas muestra de entusiasmo del público asistente, especialmente de los militares.

Mientras los cubanos continuamos esperando por el vaso de leche que nos prometió Raúl Castro hace ya cuatro años, durante su discurso del 26 de Julio de 2007, el General no abrió la boca en esta ocasión.