Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿Cómo se entiende el crecimiento económico cubano?

Un 4% espera el gobierno cubano que crezca la economía en 2015. Un tanto espectacular el pronóstico, cuando en 2014 creció solo un 1,3 %

Osmar Laffita Rojas, en Cubanet

LA HABANA, Cuba.- El conocimiento de la macroeconomía permite analizar con objetividad los pasos que se dan dirigidos al crecimiento de las diferentes ramas y sectores de la economía, y a lograr la estabilidad de los precios, el aumento de los empleos, etc.

En el caso de Cuba, es prácticamente nula la información económica que a retazos y esporádicamente brindan los medios oficiales. Esto hace que la mayoría de la población desconozca el real estado de la economía cubana y mucho menos entienda los fenómenos que intervienen en ella.

No se dispone de información acerca de cuáles fueron las causas que incidieron en los pobres resultados del prácticamente nulo crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en los sectores de bienes y servicios, que en el primer semestre de este año solo registró un 0.6%.

Según la información de los medios oficiales sobre la reunión del Consejo de Ministros del pasado primero de diciembre, el crecimiento del PIB en el año que termina será de 1.3%. Estaba planificado un crecimiento del 2.2%.

Este descenso del PIB el gobierno lo atribuye a una desaceleración del ritmo de crecimiento de la economía, motivada por incumplimientos en las exportaciones que se reflejaron en la caída de los ingresos en divisa.

La industria azucarera no pudo cumplir los planes de producción a que se había comprometido. Algo similar ocurrió con la industria manufacturera, cuya producción estuvo por debajo de los planes que se había fijado.

Desde hace varios años, se confrontan serios problemas en la producción de bienes, lo que ha originado un serio desequilibrio de la balanza comercial cubana. Aunque se dice lo contrario, lo cierto es que Cuba compra más de lo que vende.

En estos últimos cinco años, la producción de azúcar no ha rebasado los 1.4 millones de toneladas y ha caído el precio del níquel en el mercado mundial.

La agricultura incumple de manera reiterada sus planes de producción, lo que hace que el gobierno, para garantizar la entrega normada mensual de los alimentos de la cada vez más deprimida canasta básica, tenga que destinar más de 2,000 millones de dólares anuales para la importación de productos que en su mayoría se pueden producir en Cuba.

El año 2014 termina con una marcada contracción económica debido a la caída de la producción de bienes. Pero las arcas del Estado no dan señales de crisis total. Por concepto de exportación de servicios especializados, turismo, remesas, venta de tabaco, productos farmacéuticos y biotecnológicos, a final de año se reportará una entrada cercana a los 15,000 millones de dólares.

Eso permite que las actividades presupuestadas como la educación, salud, deporte, cultura, el funcionamientos de los organismo del Estado, el Partido Comunista, las organizaciones satélites -como los sindicatos, la UJC, la FMC, etc.- la prensa y todo el bien engrasado aparato represivo y militar se mantengan en activo y respondan a los interés de los actuales gobernantes, a quienes solo les interesa mantenerse en el poder.

No hace falta ser un experto en la economía, para señalar que este salto del 1.3% al 4% del PIB, que significa un incremento de 2.7% en un año, es algo demasiado espectacular, máxime cuando el gobierno anuncia que se destinarán 2,194 millones de dólares a la importación de alimentos, una señal clara de que la agricultura continuará con sus incumplimientos y que no se resolverá la necesaria y urgente sustitución de importaciones.

En este sentido, se anunció oficialmente que disminuirán las importaciones de arroz, maíz y frijoles, debido a la ostensible recuperación de la producción nacional de estos alimentos.

El gobierno anuncia que se destinarán 286’360,000 de dólares para las inversiones que ejecutará el Estado, es decir 63’800,000 de dólares más de lo destinado en el presente año. De esa suma, 163’511,560 dólares se destinarán a inversiones productivas y 50’685,720 dólares a las inversiones de infraestructura.

Llama la atención que en 2015 habrá una reducción del 2.6% en la ocupación laboral en el sector estatal, mientras que los empleos en los pequeños negocios privados y Cooperativas No Estatales (CNoE) crecerán un 7.4% debido a la decisión de arrendar más de 8,000 establecimientos de la gastronomía y el comercio propiedad del Estado.

Aunque no se informó de ello en la reunión del Consejo de Ministros, el Grupo Empresarial Azucarero AZCUBA anunció que en la presente zafra, iniciada el pasado 30 de noviembre por tres centrales de las provincias de Artemisa, Mayabeque y Cienfuegos, los 52 centrales que participarán tienen previsto producir cerca de 2 millones de toneladas de azúcar, dado que se dispone de la caña suficiente, con un aprovechamiento de la capacidad industrial por encima del 70% y con rendimientos potenciales cañeros de 43 toneladas por hectárea.

De cumplir la industria azucarera ese plan, será determinante para conseguir el anunciado crecimiento de 4% del PIB previsto para 2015.