Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Burocratismo: de nuevo el gran villano

José Antonio Fornaris

Managua, La Habana.- Desde la conclusión del Sexto Congreso del Partido Comunista en el mes de abril, no pasa un día en que los medios escritos o televisivos no arremetan contra el burocratismo y los burócratas.

De hecho, ya se tiene la impresión de que los males de Cuba no son por el “asesino bloqueo” estadounidense, sino por las villanías de los que entorpecen el surgimiento y puesta en práctica de la “nueva mentalidad” a través de trampas puestas en juego por los burócratas.

Y bien, aunque no se dice abiertamente, por simple asociación, se concluye que el máximo y único responsable de que la lacra burocrática haya copado todo o casi todo en Cuba, es Fidel Castro, que ejerció su voluntad como gobernante durante casi 48 años.

Bueno, parece que Fidel Castro hizo todo eso solo. Lo curioso es que quien gobierna ahora no es la oposición. Es, en lo fundamental, el mismo equipo que tenía el “Líder Máximo”.

Pero incluso, al margen de ese detalle, que de por sí es muy significativo, ese “perro” del burocratismo y los burócratas culpables mordió antes en este país.

Hace decenios que se libró una contienda a muerte contra esos males. Hubo una campaña, que duró meses, denominada “Lucha Contra el Burocratismo”. Cuando aquello, hasta el papel y los lápices estuvieron a punto de ser del todo erradicados de todas las entidades estatales. Hasta se hizo un largometraje sobre el tema, “La muerte de un burócrata”.

Además hubo años con nombres tan relacionados con ese tópico como “de la planificación”, “de la organización”, “de la economía”.

En verdad, el burocratismo en un cáncer, daña cualquier cuerpo. Pero liberarse de él, en un régimen como el de Cuba, es totalmente imposible. El burocratismo es consustancial, es parte de la esencia misma del comunismo.

¿Se quiere algo más burocrático que un mismo grupo en el poder de forma vitalicia? ¿Que un partido político auto declarado “fuerza superior de la sociedad y el Estado? ¿Qué una exigua minoría que impida que las grandes mayorías pongan en práctica sus potencialidades?

A su vez, la élite que gobierna en un sistema socio-político con esas características, crea una nata de incondicionales funcionarios intermedios, que pasado un breve tiempo se dedica, más que todo, a protegerse a sí mismos.

Y como los medios forman parte de esa megaestructura, no existe la más mínima posibilidad de que el burocratismo sea, ni someramente, herido o combatido con seriedad.

Pero lo primordial es que los gobiernos de extrema izquierda son una especie (en extinción) con una columna vertebral -es bueno recordar donde termina la columna vertebral- formada por burócratas. Y ninguna especie se niega a sí misma.