Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Así van los cambios

Jorge Luis González Suárez, en Primavera Digital

Plaza, La Habana.- Una frase que siempre he oído decir es: “que pequeño es el mundo”… Esta aserción la confirmé hace unos días, cuando mi hija, que vive en Verona, Italia, obtuvo una información casual de un buen amigo mío radicado en Miami.

El gran camarada hizo llegar a mi familiar por intermedio de otra persona, un email con el listado pormenorizado de los vuelos de aviación, los destinos, salidas, llegadas y la frecuencia que tienen.

Pude enterarme de esta manera que hay 6 compañías de aviación que realizarán las travesías y estas son: American Airlines, Delta, Jet Blue, Southwest, United Airlines y Alaska Airlines.

Los puntos de partida son: Miami, Charlotte, Dallas, Los Ángeles, Chicago, Atlanta, New York, Orlando, Fort Lauderdale, Boston, Tampa, Newark, Houston y Washington Hare, para un total de 14 ciudades.

Los destinos nacionales son 6 lugares: La Habana, Varadero, Santa Clara, Holguín, Cienfuegos y Camagüey. (Es raro que no incluyeran a Santiago de Cuba).

Las frecuencias de estos vuelos son diarias y semanales, según informan las diferentes compañías aéreas. En total, suman 62 viajes y la gran mayoría se efectúan todos los días.

Este asunto tan banal para el resto del orbe se convierte casi en noticia de primera plana dentro de Cuba. Aquí, que yo sepa, no se ha brindado una información tan detallada en nuestra prensa y la mayoría de los cubanos están bastante alejados de este acontecimiento.

Ciertas inquietudes me asaltan al analizar con detenimiento este hecho y la principal expectación que tengo es: ¿Cuáles son los beneficios que para el cubano de a pie tiene esta avalancha de aeronaves?

Las negociaciones con los Estados Unidos no han tenido hasta ahora una repercusión favorable para el pueblo. Aquellos que obtendrán mayor provecho en este asunto, fuera del Estado, son los cuentapropistas y ciudadanos cuyos negocios y vidas giran alrededor de los turistas. Además también se favorecen los que tienen familiares en el extranjero, los cuales pueden venir a nuestro país por vía directa.

Una parte importante de la población carece de recursos para salir al exterior. Los pasajes son incosteables para la generalidad, por tanto, solamente los que reciban algún tipo de ayuda o tengan buenos negocios podrán viajar.

Otro pensamiento que viene a mi mente es: ¿Cuántos norteamericanos se ha calculado que puedan llegar a partir de ahora? Si las empresas aéreas han apostado en este jugoso negocio es porque ven grandes oportunidades, ya que del otro lado del charco en estas cosas nunca pierden ni a las postalitas.

La otra cara de la moneda está de la parte de acá. ¿Cuál es la ganancia económica que el gobierno cubano tiene calculada y que tanto necesita? La tajada debe ser grande para que asuman los riesgos ideológicos.

La visita del presidente Obama a Cuba no deja lugar a dudas del propósito que busca la nación del norte: incrementar sus intereses en nuestro suelo y de paso buscar poco a poco una democratización que favorezca las libertades civiles perdidas.

La última interrogante que me hago por ahora es: ¿Por qué la cúpula gobernante ha enfrentado este desafío? Detrás de la explicación económica, debe haber otras razones que motiven dicha actitud. ¿Estarán ya conscientes los viejos dignatarios que sus descendientes no piensan igual y que tomarán caminos diferentes?

A pesar de que el Máximo Líder mantiene su oposición a todo cambio que no sea su estilo de dirección y su hermano reafirma que las transformaciones son “sin prisa pero sin pausa”, el barco hace agua por donde quiera, por tanto es necesario aguantar el embate lo más posible hasta que el Señor los acoja en su cielo (si es que van para ese lugar) y soltar la papa caliente a los otros.

Mientras eso llegue, nosotros los indiecitos del décimo mundo, podremos mirar para el cielo, ver pasar los aviones y cantar la conocida canción del grupo español los Mustangs “Globos Rojos”. Soñar no cuesta…