.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Artemisa: la fiesta de la burocracia y las penalidades del pueblo

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- (PD) El 7 de junio la prensa oficial dio a conocer el acuerdo del Buró Político del Partido Comunista de concederle la sede para la celebración del 26 de Julio a la provincia Artemisa.

Este estímulo, según el buró Político es porque el próximo agosto cumplirán tres años en la dirección legislativa y gubernamental que de manera experimental se aplica en la provincia.

Supuestamente se le da la sede por todo lo que ha avanzado en la aplicación del sistema de comercialización de productos agropecuarios dirigido a reducir las pérdidas en el proceso de comercialización, para lograr la aún pendiente soberanía alimentaria del país.

Según la versión oficial, Artemisa es la mayor productora de viandas y huevos de Cuba, y sobresale además en la producción apícola y porcina. Pero los artemiseños que concurren a realizar las compras de productos del agro en los mercados agropecuarios, puntos de ventas y carretilleros, por los altos precios en que se ofertan estos, ponen en tela de juicio esas anunciadas altas producciones.

Es en Artemisa donde está enclavada la recién inaugurada Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM) que se espera que en un futuro permitirá el incremento de las exportaciones y la sustitución de las importaciones.

Luego de trascurridos 5 años de haber entrado en vigor tres decretos-leyes que autorizan la entrega de tierra en usufructo, en Artemisa, se han entregado 63 788 hectáreas a usufructuarios para el desarrollo de la producción agrícola y ganadera, pero todavía las empresas agrícolas del territorio mantienen miles de hectáreas de tierra sin cultivar e infectadas de marabú y malas hierbas.

En relación a los materiales de la construcción que se ofertan a precio de mercado a la población, debido a los bajos salarios que devenga la mayoría de la población artemiseña, gran parte de ella se han visto obligado a pedir créditos, porque no pueden pagar esos altos precios. Pero en 2013 solo se habían aprobado 2 334.

En agosto de 2011 la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó la separación de las funciones legislativas y administrativas en las provincias Mayabeque y Artemisa. Así, quedaron bien establecidas las funciones y responsabilidades de los consejos de administración y de la Asamblea Provincial y Municipal. Pero transcurridos casi tres años, se desconoce cuáles han sido los resultados de esta experiencia.

En el caso de Artemisa, se habla de un significativo ahorro de recursos humanos, financieros y materiales y crecimiento en los principales renglones económicos, pero todavía faltan aspectos por ajustar, por lo que la provincia continúa en fase experimental.

Si desde 2011 se aplica el experimento de separación de poderes a las provincias de Artemisa y Mayabeque y muy poco se conoce del cuales han sido sus resultados, todo indica que existen problemas.

En cuanto a la reducción de dirigentes y funcionarios con dualidad de funciones de las que sacan provechos, son ellos los que ponen los obstáculos para que esta experiencia no avance, porque de materializarse perderían sus su privilegios.

Por el mal desempeño de sus centrales en la recién culminada zafra, Artemisa aparece en la lista de las 7 provincias que no cumplieron sus compromisos productivos.

En las reuniones del Consejo de Ministros reflejadas por la prensa oficial no se ha informado cual fue el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del trimestre enero-marzo, por eso resulta dudosa la afirmación que Artemisa cumplió su producción mercantil, que hubo aumento de los medios de trasporte urbano, que crecieron las ventas de materiales de la construcción, que se avanzó en el arrendamiento de locales a propietarios de pequeños negocios privados y la creación de cooperativas no agropecuarias. Sobre esto no hay cifras por ninguna parte, que ayudarían establecer una comparación con los resultados finales de la etapa precedente para afirmar si hubo crecimiento o no. Es decir, hay que creer lo que dicen los medios oficiales que se caracterizan por el ocultamiento y la manipulación de la información, con el único propósito de edulcorar una realidad plagada problemas, ineficiencias, mal trabajo y corrupción.

Artemisa, aunque sea la sede de los festejos por el 26 de julio, no escapará de esta situación. La fiesta será solamente para la burocracia.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN