Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Almendrones en la mira telescópica

Frank Cosme, Primavera Digital

Santos Suárez, La Habana.- “Sucios, malolientes, los cristales rotos, humo de escape en el interior, las puertas se abren con el vehículo en marcha”…Así describe un cronista extranjero de la AP los carros norteamericanos antiguos que circulan en La Habana y en toda Cuba.

De repente, han empezado a hacer leña de aquellos pintorescos autos conocidos con el mote de Almendrones.

Desde finales del año pasado, he leído alrededor de 12 artículos en la prensa nacional, la independiente y hasta en la foránea criticando estos museos rodantes que hasta con orgullo todavía muestran ciertos posters y videos turísticos.

En los artículos extranjeros se quejan además de la falta de aire acondicionado, airbags, cinturones de seguridad y otras comodidades que lógicamente tienen los autos modernos.

Creo que fue el escritor Leonardo Padura quién en una entrevista disertó sobre el deporte nacional de hablar mierda. Se quedó corto el ilustre Padura, pues también en el exterior se habla y sobre todo se escribe mucha mierda por algunos medios y agencias que se consideran influyentes. Sirva de ejemplo el haber declarado La Habana como una de las 7 ciudades maravillas del mundo. Y no pongo más ejemplos por no extenderme demasiado.

A los ya clásicos cubanólogos y directivos de prestigiosos organismos internacionales se agregan ahora, en el padecimiento de este mal, estos detractores de los Almendrones que han surgido de la noche a la mañana.

Todo esto me trae a la mente un artículo que escribí hace unos años que trataba sobre lo que Aristóteles llamó “razonar a base de pocos ejemplos” y que los romanos llamaron secundum quid.

Al cabo de 3 337 años de enunciado este pensamiento por el célebre sabio griego, todo indica que los detractores de estos viejos autos se montaron en dos o tres de estos vehículos y generalizaron que todos están en esas condiciones.

Quizás a otros por ósmosis y por rellenar cuartillas se les pegaron también estas conclusiones.

Para poner la tapa al pomo, el pasado 14 de julio, un nuevo programa de Cuba Dice, fue destinado a caerle encima a los Almendrones.

Fue un verdadero secundum quid donde no se entrevistó básicamente a mecánicos particulares que han hecho las adaptaciones e innovaciones a estos carros o los choferes de los mismos, sino a la gente en la calle o a técnicos de la inspección estatal (el llamado Somatón). Estos manifestaron que han tratado de sobornarlos para que le den el visto bueno a autos con desperfectos técnicos.

El programa fue dirigido más hacia la crítica que a la aprobación, manipulando habilidosamente la opinión pública a base de pocos ejemplos escogidos entre la población, que desde luego repiten lo que oyen pues no son taxistas ni mecánicos y no conocen lo que hay que hacer para reparar estos vehículos y pagar los excesivos impuestos.

Desde el año 2013 se comenzó a cambiar las chapas o matrículas de los autos. Para cambiarla, se exige un buen estado técnico del vehículo: revisión del motor, dirección, prueba de frenaje, de luces, emergencia, pintura.

Asimismo los vehículos destinados al alquiler tienen obligatoriamente que pasar por el Somatón cada cierto tiempo.

Entonces, ¿cómo se come esto? ¿Se dejan sobornar algunos técnicos en cambios de chapa, somatón, etc., como dicen en la calle? Pudiera ser, pero en el caso en que un Almendrón se viera involucrado en un accidente por desperfectos técnicos lo primero que saldría a relucir es el documento con el visto bueno de que puede circular con la firma de algún técnico. Y a estas alturas del carnaval con los accidentes, no creo que ninguno se arriesgue a tanto.

Este es otro mito que echa a rodar Cuba Dice, el de los accidentes. Parece que ahora son los Almendrones la causa de los accidentes y no el incumplimiento de las reglas de tránsito, donde están incluidos también Almendrones europeos y rusos -se olvida que algunos carros soviéticos tienen más de 30 años de uso- y también los más modernos de fabricación japonesa, francesa, coreana y hasta china que no circulan, sino vuelan por las calles.

¿Pero qué hay detrás de todo esto que hasta la prensa foránea se ha sumado de gratis a la crítica de los Almendrones?

Como varias veces en nuestra reciente historia, no es la primera vez que circula el rumor de que van a cambiar estos carros por otros más modernos.

En los años 80, una compañía inglesa y otra alemana, la KuA, negociaban con Cuba la compra de oldtimers (autos y camiones antiguos producidos en Estados Unidos y Europa Occidental).

Ahora el rumor es que dada la reciente apertura, el negocio es con los yankees, y se han hecho algunos contactos en Estados Unidos para vender estos autos.

Existen evidencias de que algo hay bajo el tapete.

Hace mucho que el Ministerio del Transporte amenaza con eliminar de la circulación estos vehículos. Esta es la causa principal de que los carros adaptados con motor de petróleo que estaban a $17,000 USD hayan descendido a entre $10,000 y $8,000 por estos días, y no la venta autorizada recientemente de vehículos modernos que nadie puede comprar. Y si sigue esta presión con los autos añejos, van a bajar aún más y esto es lo que justamente anda buscando el gobierno.

Se sabe que los estadounidenses están interesados en carros originales. Me refiero a que conserven sus piezas mecánicas originales, no a las adaptaciones de una buena parte de estos vehículos que solo mantienen la carrocería.

Es por eso el corre-corre de muchos en busca de motores y piezas de fábrica para estos carros. Me consta, porque soy cacharrero viejo y varios que me conocen se me han acercado para preguntarme si sé de alguien que venda piezas de Chevrolet, Ford, Dodge, etc.

Amigo lector, si es cubano, le invito a darse una vuelta por el parque Kasalta, en 5ta Avenida y 2da, para que vea los carros que allí se reúnen, que parecen recién salidos de Detroit.

Nunca que yo sepa han elogiado el genio de estos mecánicos y chapistas que han hecho posible que muchos de estos carros parezcan nuevos.

Dijo un mexicano presente en uno de los rallys que ahí se organizaban por la Castrol: “Si estos son Almendrones, me comería uno todos los días”.

Si transita por un barrio y ve dos o tres borrachos, no deduzca que todos sean borrachos en ese barrio. Eso precisamente descubrió Aristóteles: que no se puede sacar una conclusión general y apresurada a base de una prueba insuficiente.

Si no me cree lo que digo sobre los Almendrones, haga la prueba de sentarse en una de las calzadas por donde estos circulan. De 10 encontrará que 6 ó 7 están en buen estado y algunos parecen nuevos.

No todo son ganancias para estos taxistas particulares. Más de la mitad de lo que ganan se les va en impuestos, somatón, piezas y agregados, como las baterías, que hace casi un año que no las venden en ningún servicentro ni agencia, incluyendo la Fiat, la Peugeot, etc, y que cuestan más de $120 USD y tienen garantía solo por 3 meses.

Y en cuanto a los precios que cobran, recuerde que en Cuba es donde más caro se vende la gasolina (la más barata y más mala, la conocida como motor, vale ¡1 dólar el litro!)

¿En qué país del mundo Ud. puede viajar en un taxi por 50 centavos de dólar (10 cup)?

Los choferes de los almendrones no han subido el precio a pesar de todas las contrariedades que tienen para mantener sus carros en circulación.

Bastante buenos son estos veteranos autos… y también los choferes.