Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Adónde nos llevan

Rogelio Fabio Hurtado, en Primavera Digital

Marianao, La Habana, Rogelio Fabio Hurtado, (PD) Los Iluminados de Birán, perpetuos timoneles de esta siempre fiel Isla de Cuba, parecen haber perdido el rumbo, si alguna vez tuvieron otro que no fuera permanecer eternamente al mando.

Después de muchas décadas de clamor por “el cese del criminal bloqueo”, ahora, cuando un presidente norteamericano se les acerca, sonriente y afable, y extiende en su mano franca la rosa martiana, empiezan a rehusar el diálogo, buscándole la quinta pata al gato.

¿Qué quieren realmente estos hermanos?

Sabemos de sobra que Obama no es Nikita Jhrushov, porque aquella peculiar generosidad material del ucraniano, encandilado por la posibilidad de plantar bandera a solo 90 millas del Imperio, que tanto los cautivó, es realmente irrepetible.

El frenazo, patentizado por la sarcástica y delirante réplica hecha pública por el casi silencioso Hermano Mayor, es muy preocupante y ensombrece las previsiones de alcanzar verdaderos progresos en la normalización de relaciones con “el enemigo”.

Si en la primera mitad del pasado siglo se repetía como un axioma aquello de “sin azúcar no hay país”, habría que decir ahora que “sin bloqueo no hay castrismo”.

Cada órgano de prensa nacional se ha sentido obligado a cuestionar las manifestaciones de Obama durante su visita. Desde comentarios de una vulgaridad rampante hasta los sesudos argumentos que ha expuesto el viejo Fornet (Ambrosio).

Esta unanimidad en el repudio me preocupa, porque indica que el grupo reformista, que apoya el acercamiento, carece de plumas dispuestas a argumentar a favor de este.

Se comenta incluso que los truenos de Punto Cero están estremeciendo al ICRT para castigar la osadía de Pánfilo y compañía por haberse sentado a jugar al Dominó con “el Hermano Obama”.

A estas alturas, no creo que nadie, excepto su autor, pueda creer ya en la autosuficiencia del sistema totalitario que solo engendra algo que es miseria generalizada y corrupción galopante, como única vía para alcanzar cierta agónica prosperidad.

Es comprensible que los usufructuarios exclusivos de la gloria reaccionen alarmados ante el llamado de Obama a olvidar el pasado, puesto que todo ese pasado ha sido hechura de ellos mismos.

Repiten que Obama los convoca a olvidar la Historia, cuando en realidad les exhorta a pasar la página y seguir adelante, sin el lastre opresivo de la hostilidad mutua.

Creo que este espíritu de propiciar un futuro nuevo y mejor, ha sido comprendido así por la mayoría de los cubanos. Esos que se emocionaron de forma espontánea y manifestaron a viva voz su agradecimiento y, sobre todo, su esperanza, de que este presidente negro y generoso trabaja para lograr realmente una vida mejor para todos los cubanos.