Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¡A pedir, que los yanquis pagan!

Arnaldo Ramos Lauzurique, en Primavera Digital

Centro Habana, La Habana.- Entre las exigencias que plantea el régimen cubano para normalizar las relaciones con el gobierno de Estados Unidos está el cálculo de un volumen de compensaciones por los supuestos daños que el embargo ha ocasionado al país, en el supuesto caso que se elimine de forma total esta medida.

Resulta interesante observar que la Resolución que año tras año presenta Cuba en la ONU sobre la necesidad de ponerle fin, comenzó en 1992, justamente después de la caída del campo socialista y la desintegración de la Unión Soviética. Quiere decir que no fue hasta los 30 años posteriores que le apreciaron efectos significativos.

En la entrevista que concedió Fidel Castro en 1985 a los académicos estadounidenses Jeffrey M. Elliot y Mervin M. Dymally, minimizó los daños ocasionados por el embargo. Dijo: “La supresión del bloqueo solo a largo plazo implicaría alguna ventaja.” “Pero no es una cosa trascendental…las relaciones con Estados Unidos, las relaciones económicas, no implicarían para Cuba ningún beneficio fundamental, ningún beneficio esencial.”

Las razones de esa argumentación las dejó muy claras en esa entrevista, cuando aclaró: “Los cítricos, gran parte del azúcar, gran parte del níquel y otros productos los exportamos a los países socialistas, que no solo nos pagan precios más altos de los que nos pagaría Estados Unidos y nos venden más baratos sus productos, sino que nos cobran mucho menos intereses por los créditos, y nos renegocian la deuda a 10,15 y 20 años, sin intereses.”

Pero todas esas ventajas no hacían más que ocultar la ruina que ya existía desde los inicios de la dictadura, y que se haría palpable después de 1991. La principal industria, la azucarera, a causa de las subvenciones soviéticas se había vuelto totalmente ineficiente, así como la agricultura y el resto de las actividades, y para una nación dependiente del negocio con otros países, ocurrió lo peor: el saldo del comercio exterior se convirtió en permanentemente desfavorable. Se juntaron una deuda externa de unos 60 mil millones de dólares, sin casi recursos exportables y un fabuloso gasto inversionista que no produjo ningún desarrollo.

La justificación para la crisis que sobrevino tras el derrumbe del socialismo, fue culpar al embargo de EEUU y para ello era necesario mostrar cifras alarmantes, que valoradas al precio del oro cada año, arrojara volúmenes próximos al millón de millones de dólares, más de 10 veces el Producto Interno Bruto del país en 2014.

Pero habría que señalar que lo desmesurado de ese número creado, lo demuestra -además- que representa más de 50 veces el intercambio comercial externo del pasado año y casi 40 el valor residual de las instalaciones que existían en 1988, que mucho se han depreciado después.

Hasta ahí todo estaba en el terreno de la propaganda contra el embargo y no era razonable tomar muy en serio esos números, pero a partir del pasado 17 de diciembre, esas cifras apoyan una demanda para reparación de daños.

Para la sesión de la Asamblea General de la ONU, en la que se presenta cada año la posibilidad de votar por la eliminación del embargo o no, se sostendrá que los perjuicios ascienden a 833 755 millones de dólares al precio del oro; y 121 192 millones a precios corrientes. En buena lógica podrían demandar la primera cifra, que supuestamente actualiza los “daños” causados, pero nada se ha dicho al efecto. Al parecer, se van a mover entre ambos volúmenes.

La parte americana exige la compensación por las propiedades confiscadas a las compañías de ese país en 1960, pero los que se creen pícaros -del lado de acá- pretenden que ello les salga gratis y quizás con alguna ganancia; cambiando los tangibles expropiados por los intangibles calculados o más bien, puestos con la mano.

Pero como se dice en Cuba: “Una cosa piensa el borracho y otra el bodeguero”.