.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

A Ginebra para defender lo indefendible

Primavera Digital

La Habana.- El régimen militar cubano acudió a la cita ginebrina del Consejo de Derechos Humanos, con un amplio y documentado aval de violaciones a los derechos civiles, políticos, económicos y en definitiva, humanos.

Para contrarrestar tan triste currículo, basa sus alegaciones en que tales violaciones son la respuesta a la política "agresiva" del gobierno de los Estados Unidos.

Lo que nadie comprende es, ¿cómo puede el régimen militar cubano argumentar ser un estado soberano si condiciona el respeto al derecho de sus ciudadanos a la política exterior de un gobierno extranjero?

Cuando el representante en Ginebra del régimen cubano haga sus descargos en Ginebra lo hará, mientras Sonia Garro, una Dama de Blanco y su esposo, Ramón Muñoz, un activista de la lucha pro democracia pacífica en Cuba, acumulan más de una año de detención arbitraria, en abierta violación de los procedimientos y garantías procesales establecidos en el mundo civilizado.

También lo hará, mientras dos jóvenes cumplen una arbitraria sentencia de cadena perpetua, emanada de un juicio sumario celebrado en 2003 sin garantías, permeado por un afán inocultable de "escarmiento ejemplarizante", alentado por la impronta del entonces jefe de estado y hoy "líder histórico de la "revolución cubana", Fidel Castro.

Cuando el representante del régimen militar cubano comparezca ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, lo hará orlado de un amplio y documentado expediente de abusos y tratos crueles, inhumanos y degradantes en las más de doscientas prisiones sembradas en la Isla por este régimen militar. También, pesarán los que han muerto bajo custodia oficial o en el límite de su humana resistencia a la segunda o a lo sumo la tercera huelga de hambre.

La violencia institucional que llevan adelante sus cuerpos represivos de forma directa o de forma indirecta a través de bandas paramilitares que actúan con total impunidad al amparo y bajo la mirada cómplice de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) o su parigual, la policía Seguridad del Estado (DSE), la violencia de género que se practica en Cuba contra las heroicas Damas de Blanco, contra otras mujeres que se desempeñan como activistas políticas opositoras y otros múltiples ejemplos de la violencia del estado contra el pueblo.

Las muertes recientes y en oscuras circunstancias de Laura Inés Pollán Toledo, Oswaldo Payá y el joven Harold Cepero, esperan aún por una investigación imparcial que aclare las circunstancias de estos sucesos.

Los representantes de la dictadura militar totalitaria de izquierda más antigua en las Américas, tienen ante sí la ciclópea tarea de defender lo ciertamente indefendible.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN