Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

114 años de República de Cuba: los otros 57 años (II)

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

Cerro, La Habana.- Fidel Castro, al frente de la llamada Caravana de la Libertad, tras un recorrido de oriente a occidente, entró en La Habana el 8 de enero de 1959. Una multitud le dio la bienvenida. A través de la radio y la televisión, toda la ciudadanía estuvo atenta al acontecimiento.

¿Quién pudo imaginar ese día 8 que los nuevos gobernantes, se apoderarían por tiempo indefinido del destino de Cuba, que aquello sería otra dictadura más, pero interminable?

Nuestra tradición revolucionaria violenta, los fraudes electorales, la corrupción, y el golpe de Estado, nos llevaron a lo que aun padecemos.

¿Recuerdan aquella pintura en una portada de la revista Bohemia donde se intentaba mostrar una intencionada semejanza de Fidel Castro con Cristo? ¿Recuerdan las calcomanías y las placas en las puertas que decían “Esta es tu casa, Fidel”.

Cuba se entregó en cuerpo y alma al nuevo Mesías, que se propuso transformar la sociedad.

Las leyes revolucionarias fueron dictadas basadas en el principio de que “la revolución es fuente de derecho”?

De inmediato fueron anulados los partidos políticos, las elecciones, la prensa libre; el derecho de huelga, la autonomía universitaria, las escuelas privadas.

Aniquilaron la sociedad civil y en su lugar surgieron las llamadas organizaciones de masas, oficialistas todas; creadas en su gran mayoría por Fidel Castro, para que respondieran solamente al interés del poder revolucionario.

En las plazas públicas las multitudes coreaban: “¡Paredón! ¡Fidel sacude la mata y déjale un gajo a Raúl!”

Desde las tribunas, el Máximo Líder insultaba a los que se marchaban del país y decía: “Que se vayan, no los queremos, no los necesitamos”.

En abril de 1961, sin consultar al pueblo cubano, Fidel Castro proclamó el estado socialista.

¿Con el estado socialista no debería haber concluido el periodo revolucionario? ¿Acaso para quienes gobiernan no es más ventajoso continuar con el estado de provisionalidad revolucionaria?

El dictador Machado creó la porra. Hoy existe algo similar: las Brigadas de Respuesta Rápida.

En las últimas semanas, la sede de las Damas de Blanco es cercada por carros patrulleros de la Policía Nacional; efectivos de la Seguridad del Estado, y elementos de las brigadas de respuesta rápida: con el propósito de que estas pacificas mujeres no puedan ejercer el derecho de marchar y manifestarse pacíficamente de acuerdo a lo establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU.

Sin embargo, el régimen cubano exhorta a los movimientos sociales en distintos países para que se lancen a las calles a reclamar a sus gobiernos el respeto a la democracia y los derechos humanos.

¿Libertad y democracia? ¿Como la que existe en Cuba, donde no hay elecciones libres, no existe la separación de poderes y los mismos gobernantes llevan más de 57 años en el poder?

Los cubanos no tienen derecho a huelga ni a manifestaciones para protestar pacíficamente. En Cuba no existen partidos políticos legalizados, solo el PCC. La Constitución de la república es ideológica, y por ende excluyente.

Fidel Castro centró su revolución en el enfrentamiento contra Estados Unidos, a quien ha presentado como el enemigo histórico de la nación cubana.

Es cierto que los norteamericanos no permitieron la entrada de los mambises del general Calixto García a Santiago de Cuba, que los cubanos fueron excluidos de los acuerdos de Paris y que impusieron la Enmienda Platt. Pero también es cierto que durante la intervención militar norteamericana se emprendió la reconstrucción y el saneamiento de un país devastado por la guerra, se logró la erradicación de la fiebre amarilla y demás epidemias, se desarrolló la educación, se construyeron acueductos y alcantarillados, etc.

¿Está mejor la Cuba de hoy que la que dejaron los Estados Unidos en 1902?

¿Se puede negar la admiración que sentía Martí, en lo referente a la libertad y la Constitución, por los Estados Unidos?

¿Hemos sabido comportarnos los cubanos a la altura de Martí y nuestros próceres?

A quienes ostentan el poder desde 1959, el pueblo nunca ha tenido la oportunidad de elegirlos. Han estado de por vida; la reelección ha sido impuesta entre ellos mismos.

Jamás el gobierno llamado revolucionario ha conmemorado el 20 de mayo. Pero gústeles o no, es la fecha de fundación de la república de los cubanos.

Pregunto: ¿Cuándo Cuba avanzó más, de 1902 a 1958 o de 1959 hasta hoy?