DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

U

 

Ubre Blanca: Nombre de una vaca muy famosa en Cuba durante los años ochenta por su extraordinaria producción de leche, que llegó a constituir incluso un record mundial registrado en el Libro de Records, de acuerdo a la cifra de producción de leche informada por el castrismo. Ubre Blanca era una vaca más del rebaño estatal de vacas lecheras, que por factores naturales y casuales tenía características genéticas distintivas que la convirtieron en una excepcional productora de leche, pero la propaganda (Ver) castrista  rápidamente la convirtió en ‘un logro de la política genética de la revolución’ (Ver), diseñada por el Comandante en Jefe (Ver) desde los años sesenta, cuando intentaba producir más leche por caballería que Estados Unidos. Las informaciones sobre Ubre Blanca recorrieron el país y eran primera plana de los periódicos (Ver) y titulares de los noticieros. El Comandante en Jefe dio instrucciones especiales sobre la alimentación de Ubre Blanca, que era sometida entonces a tres ordeños diarios en aras de obtener nuevos records, y las cifras de cada ordeño, tres veces al día, se hacían llegar al 'Máximo Líder' (Ver) dondequiera que estuviese. Como resultado de la sobreexplotación a que fue sometida la infeliz vaca convertida en centro de la propaganda castrista, a las pocas semanas Ubre Blanca falleció en medio de la consternación de los castristas y del Comandante en Jefe; entonces decidieron lo increíble: mantener la leyenda construyendo un monumento y una estatua a Ubre Blanca para preservar su recuerdo como resultado de la política genética de la revolución. En realidad, la gran transformación genética no fue crear una verdadera raza de gran producción lechera y resistente a las condiciones del trópico, sino haber convertido a una vaca en casi un mártir caído defendiendo las ideas del Comandante en Jefe.

 

UMAP: Unidades Militares de Ayuda a la Producción, institución paramilitar creada al calor del servicio militar obligatorio (Ver) para reeducar (Ver) a las personas que el castrismo consideraba estaban desviadas. Decenas de miles de cubanos fueron forzosamente llamados a filas y enviados a la UMAP porque el castrismo los consideraba vagos, indiferentes, homosexuales, conflictivos (Ver), problemáticos, creyentes, apáticos (Ver), delincuentes (Ver) o contrarrevolucionarios (Ver): fueron sometidos a un tratamiento brutal y humillante, uniformados, hacinados en barracones y obligados a trabajar en el corte de caña y otras tareas agrícolas, con un estricto y controlado régimen alimenticio y un sistema de pases y permisos insignificante, además de un sistema de charlas, conferencias y cantaletas de educación (Ver) que eliminaba las oportunidades de descanso. Fue tan desastroso el resultado de las UMAP y se crearon tantas situaciones inconvenientes para el castrismo que en pocos años el gobierno se vio obligado a eliminar este régimen carcelario y dispersar a los reclutados en unidades militares regulares, aunque sin desechar la idea completamente, pues fueron creadas la Columna Juvenil del Centenario (Ver) y el ejército juvenil del trabajo (Ver) como sustitutos de la brutalidad de la UMAP.

 

Unanimidad: Una de las principales obsesiones del castrismo, pues como el Comandante en Jefe (Ver) no tolera criterio disidente o diferente del suyo propio, se desea patológicamente que todas las decisiones se tomen por unanimidad, y cualquier criterio diferente o votación en contra a la línea trazada por el Partido (Ver) y la revolución (Ver), vale decir por el ‘Máximo Líder’ (Ver), se considera falta absoluta de ‘fidelidad’ (Ver) o un acto de abierta rebeldía o contrarrevolución (Ver) que puede tener funestas consecuencias. Naturalmente, en asuntos de poca trascendencia o insignificantes se permiten las opiniones diferentes y hasta se fomentan las votaciones a favor y en contra, pero en todos los asuntos que son considerados de principios (Ver) o que constituyen un problema político (Ver) no se deja el más mínimo margen a las opiniones diferentes y se presiona por la unanimidad, para después declarar tranquilamente que la unanimidad no es lo mejor que se puede lograr, pero que en este caso específico ha habido unanimidad por el extraordinario grado de apoyo irrestricto popular (Ver) a la decisión que ha sido tomada en los máximos niveles (Ver) de dirección, representando el sentir de la voluntad popular (Ver). 

 

Uno por persona: Frase típica de la distribución racionada castrista: en algunas ocasiones se venden productos que no exigen ser registrados en la libreta de abastecimientos (Ver), pero que debido a la escasez, la extraordinaria demanda, o simplemente a los hábitos burocráticos de los funcionarios, solamente se permite vender uno por persona, supuestamente para que alcance para todos, pero en realidad para que dure un poco más la disponibilidad de oferta del producto, pues en condiciones de extrema escasez es imposible que algún producto alcance para todos. 

 

Usuario: Denominación oficial con que el sector de servicios, comercio y distribución del castrismo identifica a las personas que intentan conseguir productos o servicios, y que no son considerados clientes (Ver). Frente al concepto universal de que el cliente siempre tienen la razón, el castrismo ha creado el usuario, cubano sometido a la voluntad y deseo de los burócratas del comercio y los servicios, que nunca puede tener la razón, y que debe soportar el maltrato y mal servicio característico de las empresas estatales castristas.

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS