DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

T

 

Talibanes: Dirigentes más jóvenes seleccionados y formados por Fidel Castro como parte del Grupo de Apoyo del Comandante en Jefe, distinguidos por el fanatismo ciego e incondicionalidad al dictador, la reticencia a todo tipo de cambios y reformas, aunque sean tímidas, así como por una pureza ideológica que a él le gusta, aunque puede ser más declarada que real por parte de los talibanes. (Palabra y explicación básica sugerida por Francisco Gómez)
 

 

Tallar: Frase del lenguaje popular equivalente a negociar con alguien. Cuando hay que tallar a una persona significa que hay que convencerle para que autorice algo, para que de la aprobación o luz verde para realizar algo que resulta necesario, o el permiso para conseguir algún producto escaso o controlado: hay que tallar al jefe para que autorice la gasolina, o hay que tallar a Fulanito para poder trasladar a Menganita para esta oficina. Como las relaciones de trabajo no se basan en actividades comerciales de compra-venta o en actividades específicamente reglamentadas, las relaciones personales y la forma en que se manejan juegan un papel determinante en las actividades laborales: de ahí que el saber tallar a la persona adecuada en el momento oportuno sea un arte difícil de dominar, aunque todos los cubanos lo practican diariamente.

 

Tarea de todos: Definición que el castrismo otorga a las tareas donde quiere comprometer a toda la población en su realización, que por regla general son coordinadas y dirigidas por el Partido (Ver) ejerciendo el papel rector (Ver) autoasignado, que suponen infinidad de reuniones, controles y comisiones de trabajo y que, por regla general, al ser  de todos terminan siendo de nadie, pues nadie se siente responsable por su ejecución ni se interesa demasiado en su cumplimiento, pues como es una tarea de todos se supone o se cree que siempre aparecerá alguien capaz de terminar lo que otro ha comenzado y no tiene interés en continuar. Ejemplos típicos de tareas de todos son la zafra (Ver), la cadena puerto-transporte-economía (Ver), la vigilancia revolucionaria (Ver) o la liberación de la mujer (Ver).

 

Tareas de la defensa: Denominación oficial que se utiliza por el castrismo para designar todas las actividades de las Fuerzas Armadas, lo que incluye las movilizaciones (Ver) y las tareas consideradas de apoyo, tales como entrenamientos de la población y las milicias (Ver), ejercicios de oscurecimiento de las ciudades y comprobación de los sistemas de alarma antiaérea, y el resto de las acciones que se ejecutan en previsión de la agresión (Ver) imperialista y el golpe aéreo masivo sorpresivo (Ver).

 

Tareas de la revolución: Calificativo genérico del léxico castrista que define cualquier orden, orientación y directiva que emita el Comandante en Jefe (Ver), el Partido (Ver) o la revolución (Ver), que en la concepción castrista son una y la misma cosa. Se pide a los militantes y a todas las personas estar en disposición de cumplir cualquier tarea que sea asignada por la revolución, con lo cual se desea que la persona actúe incondicionalmente ante movilizaciones de trabajo voluntario (Ver), misiones internacionalistas (Ver), cualquier demanda de sacrificios (Ver) y privaciones planteada por el gobierno o cualquier cosa que pueda ser ordenada. Aunque en la vida real esta incondicionalidad muchas veces es más supuesta que real, lo que se busca con este pedido a las personas es su declaración pública y la expresión de su fidelidad (Ver), con lo cual se crea un nivel de compromiso en la persona que facilita posteriormente demandarle cualquier esfuerzo que el castrismo considere debe solicitar en cualquier momento.

 

Tarjeta blanca: El verdadero permiso castrista de salida del país, ya que el pasaporte en sí mismo no constituye autorización para viajar. Presiones internacionales sobre las restricciones de viajes hicieron que el castrismo liberalizara la tramitación de pasaportes, y actualmente obtener un pasaporte es algo relativamente alcanzable; con él  se pueden tramitar visas y pasajes, pero eso no significa que la persona esté autorizada a viajar: la única autorización real es la tarjeta blanca, documento que emite Inmigración (Ver) como complemento del pasaporte, y constituye una planilla en dos partes de registro de la salida y entrada de la persona al país: para salir del país se muestra en los puntos de salida la tarjeta blanca, el funcionario de inmigración se queda con una parte y el viajero se queda con la otra mitad del documento, debidamente marcada por el funcionario. Al regresar al país es obligatorio tener la mitad de la tarjeta blanca que autoriza el regreso, y que indica cuándo salió la persona, a dónde y por que tiempo; no tener la tarjeta blanca al regresar es causa de dificultades e incomodidades para el viajero. Las personas que abandonan definitivamente el país (Ver) reciben la tarjeta blanca para salir, pero los funcionarios de inmigración en el punto de salida no les entregan la mitad requerida para el regreso: a partir de esa salida, sólo pueden regresar si el castrismo les autoriza, para lo que requieren tramitar una visa de visita temporal a su país natal.

 

Tendencia: Frase común del trabajo de los militantes del Partido (Ver) y la juventud (Ver) para criticar, presionar o coaccionar a las personas, pues se les indica que tienen tendencia al acomodamiento (Ver), tendencia a expresarse de manera liberal (Ver) o tendencia a protestar demasiado, como paso previo y forma de realizar una severa advertencia, pues el paso siguiente será la acción correctiva del Partido expresada en un fuerte ataque o una sanción.

 

Tengo que ir: Frase de la hipocresía oficial de los dirigentes (Ver) castristas cada vez que consiguen un viaje al exterior, pues siempre dicen tengo que ir a la madre patria (Ver), o tengo que ir a Buenos Aires, o tengo que ir a Madrid, para referirse al viaje que se ha de realizar al extranjero; por la hipocresía del lenguaje nunca se dice conseguí un viaje para tal lugar, o me regalaron un viajecito a tal país; tengo que ir suena a tarea de trabajo, obligación propia del cargo, no a paseo o descanso. Curiosamente, los mismos dirigentes que tienen que ir al extranjero se expresan diferente en otras situaciones: me mandaron para la agricultura 15 días o ahora me están mandando a la microbrigada. A esos lugares no tan agradables me mandan, pero al extranjero tengo que ir.

 

Territorio libre: Frase oficial, tomada del concepto de territorio libre utilizado en la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, se ha extendido indiscriminadamente a todas las aristas de la vida nacional. El castrismo define a Cuba como Territorio Libre de América, el país fue declarado desde 1961 territorio libre de analfabetismo, las escuelas se declaran territorio libre de fraude escolar (Ver). Paradójicamente, el fraude escolar se mantiene y el concepto de libertad en Cuba se basa en una definición muy peculiar del castrismo, en la cual las libertades individuales fundamentales no cuentan para nada. En una entrevista en 1977 el Comandante en Jefe (Ver) definió a la ex-Unión Soviética como ‘el país más libre del mundo’.

 

Terrorismo: Acción violenta de personas o grupos extremistas encaminada a aterrorizar a la población y crear un clima de inestabilidad que fuerce a las autoridades a aceptar exigencias de los terroristas o al menos a reconocerles y negociar con ellos. El terrorismo en la definición castrista es el terrorismo contra el gobierno cubano o contra los regímenes comunistas, pero el terrorismo de izquierda contra los gobiernos considerados enemigos o no amigos cercanos se condena con mucha menos fuerza. No se condenan directamente en la propaganda (Ver) oficial las acciones terroristas en España o Irlanda, o se hace ligeramente en los atentados contra Estados Unidos: se narran descriptivamente y tal vez en las noticias que se difunden se deja pasar una ligera frase de censura de la declaración de algún funcionario del país afectado. Cuando gobiernos considerados amigos se ven mezclados en acciones terroristas el castrismo se hace de la vista gorda e ignora el caso, como la acusación contra el régimen libio vinculada al derribo de un avión civil de pasajeros. El castrismo recurre también a la definición de terrorismo de estado para lanzarla como acusación contra Estados Unidos, y cuando necesita apoyo de los países árabes la lanza contra el gobierno de Israel, manteniendo estricto silencio sobre acciones terroristas desde el gobierno cuando son ejecutadas por países amigos: ninguna referencia a acciones terroristas del gobierno irakí o del régimen de los ayatollahs, mucho menos a masacres contra nacionalidades soviéticas en tiempos del stalinismo.

 

Tipo duro: Definición del léxico oficial castrista para referirse a los dirigentes (Ver) ‘inclaudicables’, que nunca han vacilado o tenido dudas (Ver) y apoyan al Comandante en Jefe (Ver) hasta las últimas consecuencias, es decir, los dirigentes más reaccionarios y cavernícolas, incapaces de razonar, adoptar posiciones flexibles o ser capaces de escuchar ideas contrarias a las suyas aunque no las compartan, aún dentro del campo de los castristas.

 

Títere: Etiqueta oficial que se coloca a todo gobierno o gobernante que adopta una posición crítica frente al castrismo o no está dispuesto a hacerle el juego, que le critica en organismos internacionales o que le acusa por cualquier razón. Para el Comandante en Jefe (Ver) el mundo está lleno de gobernantes imperialistas (Ver) y sus títeres, además de los gobiernos de amigos (Ver) y del propio castrismo. Durante los años sesenta y setenta la definición de títere utilizada por el castrismo alcanzaba a casi todos los gobiernos de América Latina.

 

Tortura: Daño físico o psicológico provocado sobre los prisioneros con el objeto de obtener informaciones por la fuerza, acción condenada por la Convención Internacional de Ginebra y la Declaración de Derechos del Hombre. El gobierno castrista acusa a muchos gobiernos de torturadores, algunos que realmente lo han sido y otros que no, a la vez que se declara solemnemente incapaz de torturar detenidos para obtener informaciones. Sin embargo, las técnicas de interrogatorio castrista son mucho más sofisticadas y sutiles que las de sus maestros soviéticos: las golpizas y pateaduras se pueden evitar cuando se actúa más ‘científicamente’: constantes cambios de temperatura en habitaciones o ‘gavetas’ del tamaño de una urna, alteración de los ritmos de alimentación y descanso en condiciones de aislamiento, o las celdas tapiadas, donde la incomunicación es total durante semanas, pueden lograr los mismos resultados que los métodos de brutalidad física, o más, sin dejar huellas físicas que puedan ser posteriormente denunciadas. Ese tratamiento, más la obligatoria firma de una declaración antes de salir de la prisión donde el detenido reconoce que ha sido tratado correctamente, constituyen un escudo que el castrismo ha cuidado celosamente por mucho tiempo para evitar denuncias internacionales, aunque cuando los golpes y patadas son necesarios no son escasos en las prisiones y calles donde imponen su ley los castristas.

 

Tostado: Frase del lenguaje popular para referirse a las personas que por exceso de trabajo se fatigan mentalmente y pierden capacidad de actuación, o quedan totalmente enfermos de los nervios o la mente, o ambas cosas. Se utiliza también en tono de burla para referirse a discursos o declaraciones de los dirigentes (Ver), o del Comandante en Jefe (Ver), que se sobrepasan en exageraciones o absurdos: ‘oye, se tostó quien tu sabes’ (Ver), o ‘el tipo está tostado, ahora quiere que todos vayamos a la agricultura’.

 

Trabajo ideológico: Definición oficial para las acciones encaminadas a la educación política (Ver) de la población: círculos de estudio (Ver), ‘convencimiento’, propaganda (Ver), charlas y conferencias, prensa escrita y radiodifusión, vallas, carteles, portadas de revistas. Se definen campañas sobre temas determinados: la zafra (Ver), la cadena puerto-transporte (Ver), la condena al imperialismo por sus acciones contra el régimen irakí, la preparación para la guerra de todo el pueblo (Ver), y se concentra todo el trabajo propagandístico en estos temas, hasta atiborrar a las personas con el mensaje que se quiere enviar.

 

Trabajo político: Definición oficial para referirse a todo el trabajo ideológico (Ver) que realiza el Partido (Ver) y la juventud (Ver) más directamente sobre la población, a través de sus militantes y aspirantes: ‘atención’ a los no militantes, plan de captación (Ver), ‘salirle al paso’ a todas las manifestaciones contrarias a la revolución (Ver): de esta manera, por un lado está el constante torrente de propaganda (Ver) que se lanza a través del trabajo ideológico y, por si fuera poco, sigue la acción directa de los militantes (Ver) para garantizar que la población interiorice (Ver) el mensaje que envían el Comandante en Jefe (Ver) y el Partido.

 

Trabajo por cuenta propia: Trabajo que se realiza por una persona que no es empleada de las empresas o instituciones estatales, que se autoriza en condiciones muy específicas, se controla rígidamente por el gobierno, y se prohíbe con cualquier pretexto cada vez que el castrismo considera necesario hacerlo. Por regla general, los trabajadores por cuenta propia son mucho más eficientes que los empleados de las empresas estatales, lo cual crea un llamado problema político (Ver) al castrismo, quien continuamente acusa a estos trabajadores de utilizar materiales y suministros propiedad del estado adquiridos por medios que constituyen una ilegalidad (Ver), por lo que cada cierto tiempo el castrismo  decide intervenir con el Partido (Ver) y la juventud (Ver) contra los que lucran con el sudor del pueblo (Ver), para imponerles multas o prohibir su actividad. No obstante, el aparato empresarial castrista resulta tan ineficiente e ineficaz que los trabajadores por cuenta propia resurgen constantemente, autorizados o sin autorización, y contribuyen a la solución de infinidad de problemas de la población que el castrismo declara no haber podido resolver durante cuarenta y siete años por el criminal bloqueo imperialista (Ver).

 

Trabajo voluntario: Trabajo sin ninguna característica de ‘voluntario’ en la decisión de realizarlo o no, dadas las presiones que se ejercen sobre la población para que lo ejecute, lo único que tiene de voluntario es que no se percibe remuneración por realizarlo. Se organiza básicamente por los sindicatos (Ver) y los CDR (Ver), aunque el Partido (Ver) orienta que se realice, y lo mismo supone salir el domingo a barrer las calles de la cuadra que irse una semana a la microbrigada (Ver) o durante seis meses a la zafra (Ver), o participar en un domingo rojo (Ver). Todo el mundo sabe que el trabajo voluntario es improductivo, innecesario e ineficiente, que resta tiempo a las personas para atender problemas familiares y resolver necesidades fundamentales, pero el Comandante en Jefe (Ver) insiste en su realización y en revitalizarlo, por su carácter  de educación política (Ver) y porque corresponde al espíritu del Che (Ver).

 

Tracatrán: Denominación popular peyorativa para los ayudantes de poca categoría, similar a michelín (Ver), que se caracterizan por la adulación a los jefes y la fidelidad que demuestran, a cambio de sonrisas de los dirigentes (Ver) y de algunas migajas en las actividades (Ver).

 

Traidor: Denominación oficial del castrismo para toda persona que por una razón u otra decide separarse de las filas castristas en algún momento y manifiesta con palabras o acciones su oposición al Comandante en Jefe (Ver). La traición se define como traición a la patria y la revolución (Ver) porque el Comandante en Jefe se identifica a sí mismo con la patria y la revolución, y es un calificativo que en el plano penal puede ser causa de severísimas penas, incluido el fusilamiento.

 

Trayectoria: Comportamiento de la persona a lo largo de los años, su fidelidad (Ver) y su participación en las tareas de la revolución (Ver), que se expresa en su autobiografía (Ver) y constituye una forma muy recurrida de evaluar a las personas antes de ser designadas para cargos de dirigentes (Ver) o para la captación (Ver) del Partido (Ver) o la juventud (Ver). La trayectoria de la persona siempre se somete a un proceso de verificación (Ver).

 

Tribunal Popular: Denominación oficial de los tribunales castristas, fundamentalmente los llamados de base, que se integran con jueces profesionales y ‘legos’ para la administración de justicia (Ver) en el concepto castrista del término, y juzga delitos menores y contra la economía popular (Ver). Los casos de más gravedad son juzgados en tribunales municipales y provinciales, o en cortes marciales.

 

Tribunal Supremo: Máximo órgano de justicia (Ver) del régimen castrista, encargado de conocer en última instancia las apelaciones de los tribunales inferiores y de interpretar las leyes en caso de conflictos de intereses u opiniones, lo cual resulta extremadamente inusual en el castrismo. Por regla general el tribunal supremo se pronuncia en línea con los intereses y deseos del gobierno, y la separación de poderes no existe ni por definición conceptual ni por actividad práctica. El tribunal supremo conoce y analiza de oficio todas las condenas de pena de muerte, y por regla general las ratifica, a no ser que el interés del castrismo exija que alguna de ellas se conmute por la pena de treinta años de privación de libertad.

 

Tricontinental: Concepto apoyado y utilizado sistemáticamente por el Comandante en Jefe (Ver) desde la década de los sesenta, cuando reunió en Cuba a representantes de movimientos de liberación y organizaciones políticas de izquierda de Asia, África y América Latina en la llamada ‘Conferencia Tricontinental’, donde surgió un organismo subversivo conocido como OSPAAAL (Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina), con sede en La Habana, que tenía la tarea de ‘coordinar acciones solidarias de las organizaciones revolucionarias de los tres continentes en la lucha común contra el imperialismo’. Inicialmente coordinada con otras organizaciones regionales o continentales de solidaridad (Ver), pronto la OSPAAAL quedó como instrumento del castrismo a cargo de la solidaridad tricontinental, lo que supuso acciones militares, entrenamiento, financiamiento, propaganda y envío de combatientes internacionalistas (Ver) a todas partes del mundo. En la medida que el propio gobierno castrista se fue comprometiendo abiertamente con la solidaridad tricontinental en operaciones guerrilleras en América Latina y el envío de contingentes militares a Angola y Etiopía los organismos de solidaridad pasaron a segundo plano, pues la actividad perdió su carácter clandestino para convertirse en política oficial del castrismo.

 

Tronar: Lenguaje popular para referirse a cesantear del cargo a un dirigente (Ver) o demoverlo, lo que en el eufemismo oficial del castrismo se conoce como liberar de su cargo (Ver) al dirigente o enviarlo a otras funciones (Ver). ‘Lo tronaron’ es una frase habitual de respuesta entre la población cuando alguien pregunta por algún cuadro (Ver) que ya no está en el cargo que estaba.

 

Tropas Especiales: Regimientos y batallones de alta preparación y entrenamiento, subordinados inicialmente al Ministerio del Interior (Ver) y  a la contrainteligencia militar, que tras el golpe reaccionario comunista de 1991 en la URSS pasaron al MINFAR con la misión de actuar como unidades de respuesta inmediata en caso de disturbios o situaciones de conflictos armados, o como unidades para establecer y garantizar el orden en tiempos de guerra. Aunque aparentemente las tropas especiales constituyen pequeñas agrupaciones militares, la existencia de un regimiento en cada provincia más las unidades destacadas en Ciudad de La Habana suponen en total 16 regimientos de tropas de alta preparación y recursos, a disposición del Comandante en Jefe (Ver) para cualquier situación de emergencia. Fueron las unidades de tropas especiales las que primero se enviaron a Angola en 1975 cuando se decidió una masiva intervención militar en ese país en nombre de la solidaridad (Ver) y el internacionalismo proletario (Ver).

 

Tropicana: Famoso cabaret y centro nocturno de la ciudad de La Habana desde antes del castrismo, de merecida fama internacional y extraordinaria belleza que combina espacios abiertos y salones bajo gigantescos árboles, donde se celebran shows de fastuosas coreografías y se baila hasta altas horas de la madrugada. Abandonado por el castrismo durante sus primeros años de poder, comenzó a recuperarse cuando el Comandante en Jefe (Ver) comprendió su función de mecanismo de recaudación de divisas (Ver) por su preferencia por el turismo (Ver) extranjero: entonces fue sometido al clásico apartheid (Ver) castrista y vedado a los cubanos, funciona en base a dólares (Ver) y hoy constituye tal vez el más importante centro de visitas del turismo, así como plaza obligada de jineteras (Ver), turistaxis (Ver) y segurosos (Ver), a donde el 'Máximo Líder' (Ver) en ocasiones lleva visitantes de gobiernos amigos (Ver) en medio de extraordinarias medidas de seguridad.

 

Túneles: Construcciones de carácter militar que se ejecutan soterradamente en la Ciudad de La Habana y en todo el país con el objetivo declarado de asegurar la protección de las tropas y la población en caso de una agresión (Ver) del imperialismo (Ver) o un golpe aéreo masivo sorpresivo (Ver). La base conceptual del sistema de túneles es la supuesta experiencia de los combatientes vietnamitas en las guerras frente a las tropas francesas y norteamericanas en Indochina, y de los norcoreanos en la guerra frente a Estados Unidos. La construcción de túneles constituye un extraordinario gasto de cuantiosos recursos constructivos deficitarios en el país, imperiosamente necesitados para la construcción de viviendas y obras públicas, y su utilidad es bastante dudosa, pues supuestamente se destinan para una guerra que no se ha producido durante casi cincuenta años y que muy pocos realmente creen que se pueda producir, lo que despierta suspicacias en el sentido de que puedan ser utilizados como prisiones masivas de disidentes (Ver) o población rebelde en caso de que se produzcan sublevaciones populares anticastristas.

 

Turismo: Actividad de carácter económico y cultural que realizan las personas en todo el mundo para conocer otros países, y que constituye una fuente de ingresos de importancia para muchos países. El castrismo declaró priorizado (Ver) el turismo desde los años ochenta, lo elevó a los primeros planos al inicio del período especial (Ver) y ya a finales del siglo lo considera como la ‘locomotora’ de la economía cubana, aunque hay que destacar que al castrismo sólo le interesa el turismo hacia dentro, es decir, que los turistas vayan a Cuba a gastar sus dólares (Ver), pero no autoriza el turismo de los cubanos hacia afuera, porque no se pueden gastar las divisas (Ver) que tanto necesita el Comandante en Jefe (Ver). El turismo en Cuba tiene carácter segregado, de apartheid (Ver), pues se establecen condiciones y facilidades para los turistas extranjeros en base a prohibir o limitar el acceso de los cubanos a esas mismas facilidades: el acceso a los hoteles del turismo internacional es restringido a los cubanos, quienes sólo pueden entrar en condiciones especiales y rigurosamente controlados; los cubanos, aunque posean legalmente divisas después de la dolarización (Ver) de la economía, no tienen derecho a utilizar instalaciones turísticas destinadas para extranjeros. Los escasos suministros se destinan con prioridad al turismo y después, si queda algo, al consumo nacional. A pesar de todo ello, de haber creado un Ministerio del turismo y tener a medio gobierno trabajando en función del turismo, el castrismo no logra la eficiencia de la actividad como corresponde: la baja productividad de la agricultura estatal y la poca calidad de sus productos obliga a importar productos alimenticios como carnes, vegetales y frutas; la ineficiencia de los servicios ha obligado a enviar por avión a países cercanos ropa y lencería que debe ser lavada rápidamente para utilizarse de nuevo, a un costo increíble; mobiliario y productos de jabonería y perfumería deben importarse por la pobre calidad de la producción nacional. A pesar de los alardes del castrismo sobre los ingresos del turismo, que superan los de la industria azucarera, la cifra real de ingresos netos no puede conocerse realmente, porque gastos como energía eléctrica y salarios no se contabilizan en dólares, pero parece imposible que puedan ser mucho más que una pequeña parte de la cifra que se declara como ingreso bruto, que por otra parte está viciada por las adulteraciones características de la estadística (Ver) castrista.

 

Turistaxi: Taxis estatales que funcionan al servicio del turismo (Ver) y admiten solamente pago en dólares (Ver). A diferencia de los taxis estatales regulares, que se caracterizan por la pobre calidad de los vehículos y su mal servicio, y que por regla general sólo paran o aceptan una ‘carrera’ si les conviene la dirección en que el usuario (Ver) desea ir, los taxis del turismo cuentan con mejores equipos y ofrecen un mejor servicio, motivados fundamentalmente por las propinas que se reciben y que, aunque el castrismo pretende que se entreguen a la administración de la empresa (Ver), por regla general quedan en los bolsillos de los taxistas.

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS